El sendero de un ingeniero de sistemas

En la primaria no sabemos qué hacer, es un camino que iniciamos con inocencia y sin mirar adelante, se es desordenado y sólo el juego llama nuestra atención por largo tiempo. El estudio se vuelve molesto, los profesores son como enemigos dispuestos a acabar con tu vida por fuerza de calificaciones; las tareas son la mayor tortura que se puede implantar el fin de semana y ni hablar de leer; se torna como una actividad innecesaria y asfixiante.

Leer más