De lo que trata la vida

                                                Stephany Celemín, psicóloga egresada de la Corporación Universitaria Iberoamericana.

Definitivamente, todas las etapas de la vida son un aprendizaje y sólo quien quiere crecer como persona aprovecha la enseñanza, recordando cómo fue mi vida antes y después de emprender la mía propia puedo decir… cómo me ha enseñado: a veces a las buenas y a veces, no. Y tanto de lo uno como de lo otro llega el momento que da es risa que lo bueno llena el corazón de alegría, y lo no tan positivo te hace agachar la cabeza para poner cada situación en manos de Dios y levantarte más fuerte. Momentos en los que miro al espejo y pienso: no sabía que tenía absolutamente tanto para dar y no sabía que era esta mujer tan llena, pero tan llena de amor. Cuando comienzas una vida propia lo haces desde abajo -y eso lo recuerdo tanto como si hubiese sido ayer-; aunque lo más lindo de todo es que rememoro que mi esencia nunca cambió con el paso de los años, y eso lo conservo. Hay demasiadas cosas negociables, pero los valores, jamás.

Que la posición social nunca cambie tu esencia, porque podrás tener todo en la vida; empero, ¿sin esencia?, sin eso no hay nada. Algunas veces me costó muchísimo tomar decisiones importantes en mi vida. Tuve miedo, y sentí que varias veces no podía tomar dichas decisiones, que darían un giro a mi vida, pero comprobé que los apegos son sólo eso y no necesidades. Renuncié a muchísimas cosas a las que les puse esfuerzo, dedicación; y que hasta lágrimas me costaron.

En muchas ocasiones me dejé opacar por personas que no eran ni la mínima parte de lo que siempre fui. Muchos pelearon por quedárselas, yo preferí mi tranquilidad, porque llega un momento en el que el amor propio, la paz y la libertad no tienen precio y qué mejor que despertar todos los días, así, con el amor en pleno; con el lujo más grande de todos: ser feliz ahora.

Utiliza tus vivencias siempre para ser más grande y mejor persona, no las utilices como excusa para tus errores ni para victimizarte respecto del pasado: ya pasó y no tiene que ser parte de tu futuro, de tu nueva historia de vida. Todo lo bonito siempre llega y cuando menos lo esperas; la tormenta es exclusivamente un pequeño obstáculo de todo lo sublime que vives a lo largo de tu vida, las personas son pasajeras y lo único que queda son los momentos: hay personas buenas que llenan tu mundo de glorioso tecnicolor y otras que únicamente opacan tu vida y la llenan de nubes grises. Trata de buscar a las personas que sumen a tu vida, a tu ser, a tu corazón, y llegará el momento en que te das cuenta de que la vida se trata de amanecer, de vestirse como quiera uno, desayunar rico, salir de prisa, ir en bici, tomar el bus,  llegar tarde,  llegar a tiempo,  leer mucho,  ver películas,  ir a museos,  comer,  tomar fotografías,  comprar chocolates,  beber café,  quitarse la ropa,  tomar una ducha,  quedar al natural,  salir de fiesta,  estudiar,  aprobar exámenes,  trabajar duro,  salir de viaje,  romperse el corazón, enfermar,  aliviarse,  tener manías,  escribir,  perderse,  encontrarse,  caerse,  levantarse,  andar descalzo,  caminar bajo la lluvia,  dormir, ver el atardecer, ser feliz. De eso se trata esto, de ser feliz y te das cuenta que el mayor propósito de nuestras vidas es evolucionar.

Cuando el alma evoluciona, se vuelve consciente, se conecta con su Dios interior, con su ser superior, su luz, su magia, su poder; se da cuenta de que él mismo es el universo, co-creador de su propia felicidad y existencia. Pero, sobre todo, entiende que su verdadera esencia y naturaleza es el amor incondicional, de soñar cada día; de ser libre y, cuando sientas la necesidad, ve a esos lugares tranquilos, que lo único que te despierte sea el sonido de las campanas marcando la hora, y que cuando vayas caminando y sólo vas pensando en tu mente, todos esos momentos en los que lloraste, en los que permitiste que te pisotearan y te hicieran sentir algo mínimo, hablo hoy de esta manera, porque me golpearon y humillaron durante tres años, haciéndome sentir que la vida ni tenía sentido si esa persona conmigo no estaba. Tuve miedo de denunciar; pero con agallas me liberé, muchos años después de que opacó demasiadas cosas de mí -al punto de terminar en un hospital sin fuerza alguna para volver a empezar-. Y qué mejor cura que el tiempo y la fe en Dios: es volver a nacer y creer como nunca en uno mismo.

Pero sucede, también que, sin saber cómo ni cuándo, algo te eriza la piel y te rescata del naufragio; pasa el tiempo y curas tu alma: estás en tu mejor momento, eres feliz hasta con el más mínimo detalle. Una sonrisa, un buenos días, un creo en ti, es suficiente para hoy en día ser feliz y vuelves a creer en el amor y quieres sentir qué se siente sentir el verdadero amor; ése que mientras cumples tus sueños, recorre cada parte de tu ser y de maneras diferentes, que de cierto modo no logras sentir siempre y cuando lo encuentras, es como si fuera tu primera vez, y dejas el miedo a un lado: teniendo siempre en cuenta que primero enamórate de ti, de la vida, de lo que te rodea, lo que haces, de quién eres. Entrégate a vivir por y para tu bien: cultívate, nútrete, cautívate y, así, encontraras quién te ame de verdad. 

Dice uno de mis escritores favoritos, Hermann Hesse, que “si quieres embriaguez, ¡acepta también la resaca! Si quieres sol y bellas fantasías, ¡acepta también la suciedad y el hastío! Todo está dentro de ti, el oro y el barro, el deleite y la pena, la risa infantil y la angustia moral. ¡Acéptalo todo, no te aflijas por nada, no intentes rehuír nada! No eres un burgués, tampoco eres un griego, no eres armónico y dueño de ti mismo, eres un pájaro en plena tormenta. ¡Déjala rugir! ¡Déjate llevar! ¡Cuánto has mentido! ¡Cuántas miles de veces, incluso en tus libros y poesías, has fingido ser el armonioso y sabio, el feliz, el iluminado! ¡Lo mismo ha fingido ser los héroes al atacar en la guerra, mientras las entrañas temblaban! ¡Dios mío, qué simiesco y fanfarrón es el hombre, sobre todo el artista, sobre todo el poeta, sobre todo yo!”.

Dicen que el paraíso no es un lugar, sino un momento, ve siempre por tu momento y sé feliz; de eso de trata la vida: de ser siempre FELIZ.

Etiquetas: Empoderamiento femenino, ¡Ni una más!, “Volví a nacer”: `Camila´, Apoyo oficial a la mujer

                                                                                                                                                                                     Caricatura por Diego Vera

Por Stephany Celemín

9 comentarios en “De lo que trata la vida

  • el 22 mayo, 2020 a las 1:15 AM
    Permalink

    Las etapas de nuestra vida nos permiten aprender de ellas, en aras de poder utilizarlas como un impulso hacia un futuro emprendedor y perfectamente estructurado, la posición social enmarcada por nuestros directrices no tiene que atribuir o influenciar en absoluto nuestros conocimientos, nuestros paradigmas y nuestras ideologías.
    Utilizar nuestras vivencias para ser una mejor persona evitará que los miedos ocupen el lugar de los sueños. Avanzar, aprender, crecer y no rendirse son la clave para naufragar en un sin fin de momentos felices, logros y metas culminadas con un gran escalafón de conocimientos.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2020 a las 7:11 PM
    Permalink

    Las etapas de la vida son las mejores experiencias para el ser humano, incluso… vivir situaciones abrumadoras o demasiado tediosas, nos permiten adquirir conocimientos para ser aplicados a lo largo de la existencia. Soy fiel partidaria de ir en busca de la felicidad, del amor propio, además de crear nuevas oportunidades que enriquezcan el proyecto de vida de cada individuo. Me parece interesante hablar de estos temas ya que ayudan a identificar y reflexionar al lector, permitiendo hacer una evaluación de su ser, generando acciones de mejora para crecer cada día como persona y así, otorgar valor a la sociedad.

    Respuesta
  • el 8 mayo, 2020 a las 5:38 PM
    Permalink

    La violencia de género es una de las cuantías problemáticas que nos afecta como mujeres y como sociedad, la cifra para Colombia según Medicina Legal cada año es más alta en cuanto a feminicidios, y lastimosamente durante el Aislamiento Preventivo Obligatorio se han disparado los casos de violencia intrafamiliar, en ese sentido, artículos como el de Celemín motivan a las que han sido víctimas para que denuncien y a las que no, para que no lo permitan.

    Así mismo, el articulista invita a que las mujeres se valoren y tengan amor por sí mismas, a que el opresor reflexione por los actos que comete y a que los gobiernos implanten políticas para salvaguardar la vida de las afectadas

    Respuesta
  • el 7 mayo, 2020 a las 3:54 PM
    Permalink

    A lo largo de nuestra vida, nos encontramos con varias etapas, que nos hacen reflexionar acerca del sentido y el valor que cada una tiene. El amor propio y las ganas de vivir es lo que debe prevalecer frente a las adversidades, sabemos que la vida no es fáci, y que llegar a nuestros sueños nos va a costar trabajo y esfuerzo. La práctica de ensayo y error nos hace fuertes en la medida que vayamos construyendo nuestro proyecto de vida.

    Respuesta
  • el 7 mayo, 2020 a las 3:43 PM
    Permalink

    Las etapas de la vida quien lo diría, que este proceso trae consigo lecciones y aprendizajes, donde todos los individuos pasan por momentos y circunstancias, unas buenas otras veces malas.
    Las experiencias y las vivencias, son importantes y se deben tener en cuenta en la toma de decisiones que nos depara el destino, ya que los obstáculos siempre se cruzaran, pero depende de la fortaleza, la esencia y el creer de sí mismos para poder seguir adelante y confrontar nuestros mayores miedos.

    Respuesta
  • el 7 mayo, 2020 a las 3:37 PM
    Permalink

    Las nuevas juventudes se han olvidado del amor propio, la admiración de sí mismo, su peculiar personalidad, ¡todo por recibir comentarios positivos! Muchos no son felices con la cara que connotan en la sociedad puesto que no son realmente ellos mismo. Valoro mucho la valentía de las personas que se dejan impactar de lo que realmente les dicta el corazón; además, es admirable contemplar cómo no les afecta los prejuicios que departe de las bocas de «la sociedad». La vida es corta para desperdiciarla en cosas que no colman tu esencia, es una carrera contra el tiempo por «la búsqueda de la felicidad».

    Respuesta
  • el 7 mayo, 2020 a las 10:50 AM
    Permalink

    Existen personas que siempre van intentar cambiar nuestras vidas, y no solo en un buen sentido sino que también van intentar degradarnos lo que sé es realmente, todo lo que sea construido en la vida; el ser primero persona va en cada uno desde que ese ámbito social se construya primero, todo lo demás va en lo que uno transmita, el respeto es una de las principales razones que hay que demostrar para hacer entender que todos lo merecemos y más que todo una mujer, si ella no demuestra respeto y no se hace respetar la sociedad siempre va seguir juzgando por algún mal acto que ellas hagan.

    Respuesta
    • el 7 mayo, 2020 a las 11:02 AM
      Permalink

      No quiero llegar a sonar machista ni nada de eso, pero la vida está llena de malas personas y no todas son buenas, hay gente que hace daño por diversión, los hombres en muchos casos están de acuerdo con las acciones de las mujeres ya que se entiende que en la familia existen madres, hermanas, tías, primas, abuelas, etc. El respeto nace de como sea han criado las personas y de como este ha sido implantado y enseñado en la sociedad para poder tener una convivencia con los demás.

      Respuesta
  • el 6 mayo, 2020 a las 7:57 PM
    Permalink

    Que bonito y que admirable que se usen los medios de esta manera, si, es necesario informar y debatir ciertos temas, pero también lo es el motivar, e incitar al amor propio, a vivir sin miedos ni cautiverio, impulsar a salir de situaciones cuando ni nosotros mismos encontramos una salida. En lo personal me encanta leer este tipo de experiencias, de personas soñadoras y luchadoras que han sido capaces de dejar atrás lo que los afligía y los cohibía de notar su valor como personas. Creo que en algún momento de la vida todos necesitamos que alguien nos recuerde que si podemos y que somos capaces de hacer cualquier cosa que nos propongamos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *