Hackeo de fondos públicos a la Alcaldía del Carmen de Apicalá

El caso es procesado por la Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional.

El Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) adelanta averiguaciones para dar con los responsables del desfalco financiero. Foto por Diego Vera

Enmarcado entre cerros azules, clima agradable y popular por sus fiestas a la Virgen del Carmen, es como visitantes y lugareños describen las inigualables vistas y festividades que ofrece el municipio. Sin embargo, no todo es como se suele imaginar. Un hurto por cerca de trescientos millones de pesos tiene consternados a los carmelitanos, puesto que la cuantiosa suma fue desviada de la noche a la mañana sin previo aviso.

“Mediante dos transacciones del Banco Davivienda a Bancolombia fue como desviaron los recursos de la Alcaldía”: Efraín Másmela, docente de Ingeniería de Sistemas.

La rapacería virtual se habría llevado a cabo el 17 de junio pasado, no obstante, y según lo confirmado por una fuente confidencial y cercana a la Alcaldía, se dan por enterados del extravío de dichos fondos desde el 5 de julio. La irregularidad se presenta al revisar el Informe de Auditoría que realizó la Contraloría Departamental del Tolima, y la denuncia la interponen el 19 de julio, catorce días después del enterado del delito.   

Sin embargo, lo que disgusta a los habitantes “es que ni el alcalde Emiliano Salcedo ni el secretario de Hacienda, que es donde corresponde la cuenta bancaria, no se hayan pronunciado al respecto y nos demos por enterados hace veinte días”, asevera Fáber León, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) del barrio Obrero, además, de ser “dinero que le corresponde a la municipalidad para las diferentes obras públicas”, recalca León. 

Copia del Informe de Auditoría por la Contraloría Departamental del Tolima. Foto por Diego Vera

Reconstrucción de los hechos

Según el Informe que realizó la Contraloría Departamental, el 13 de agosto sin presencia del burgomaestre Salcedo y el secretario de Hacienda, Édgar Sánchez, pero con la participación de Yuri Aponte -como secretaria General y de Gobierno Municipal y Deicy Triana –como auxiliar administrativa adscrita a la Secretaría de Hacienda-, se realizaron las respectivas conciliaciones y se esclarecieron los hechos a partir de los extractos bancarios de la cuenta involucrada.

El procedimiento llevado a cabo el día siguiente y al verificar los movimientos relacionados en el extracto de la cuenta de ahorros N°. 282674217 del Banco Davivienda, evidenció que el 17 de junio se registraron dos operaciones que no se encontraban en el libro auxiliar de bancos; como tampoco contaba con los soportes necesarios. De inmediato se informó al secretario de Hacienda, quien al enterarse de lo sucedido se pone en contacto con el banco.

Así mismo, Aponte hizo entrega de un folio remitido por el Banco Davivienda, en el que le informa a la Administración Municipal que las transferencias realizadas dicho día iban con destino a la cuenta corriente N°. 17849457887 de Bancolombia, que registra como beneficiario a Rodrigo Sánchez, identificado con cédula N°. 79.592.010. Sin embargo, la preocupación invade a los residentes, puesto que “ningún funcionario da respuesta sobre el dinero”, según comenta el lugareño Cristian Carrillo.

Hackeo: significado y ambigüedad

En términos técnicos, hacker (pirata informativo) es quien “tiene habilidades tecnológicas para irrumpir en un sistema de información” y que considera que poner información privada al alcance de todos constituye a un bien, según indica el docente de Ingeniería de Sistemas, Efraín Másmela. De dicha forma ingresaron a la plataforma de Davivienda, suplantaron la identidad del secretario de Hacienda y procedieron con el desvío del dinero” recreó Másmela.

“En 2013 el Banco Davivienda devolvió doscientos cincuenta millones de pesos que fueron hackeados de los fondos de la Alcaldía de Armenia”: Raúl Moreno, concejal del Cármen de Apicalá.

En la actualidad, existen dos tipos de piratas informáticos: Por un lado, está el que extrae información y es capaz de introducirse en sistemas informáticos; y el segundo, llamado cracker; es aquél que, además de burlar los sistemas informáticos, lo hace a fines delictivos. Por consiguiente, se puede entender que el responsable del robo virtual en la Alcaldía del Carmen es un cracker y que su accionar se encuentra tipificado como un delito informático.

¿Cómo solventar la situación?

Por ahora, los habitantes aún siguen a la deriva, pues “trecientos millones de pesos de recursos propios han desaparecido”, según manifiesta el concejal Raúl Moreno; y, aunque no se sabe con exactitud la cantidad de dinero que puedan llegar a devolver a la actual Administración las pólizas que tienen con la entidad Seguros del Estado S.A., la Contraloría dejó un plan de mejoramiento para que no vuelvan a ocurrir tales incidentes.

En busca de ofrecer respuestas a la comunidad, y a pesar de las varias veces que el equipo de Giro en U intentó comunicarse con algún funcionario de la Alcaldía del Carmen de Apicalá, la respuesta siempre fue negativa, bajo el argumento de que la Fiscalía ya estaba llevando el caso. Así mismo, se intentó esclarecer los hechos por parte del Banco Davivienda, pero infortunadamente se obtuvo la misma réplica.

Etiquetas: Deficiente manejo del dinero recaudado por Ser Regionales, Recapitulación de metas cumplidas durante el periodo fiscal 2016-2020, Piratas informáticos: un reto en materia de seguridad digital en el país, Acciones de seguridad bancaria en Girardot

                                                                                           Caricatura por Mishelle Ortiz

 

                                                                                                                                                                                           Infografía por Mishelle Ortiz

 

Por Diego Vera, Mishelle Ortiz, Xiomara Portela

2 comentarios en “Hackeo de fondos públicos a la Alcaldía del Carmen de Apicalá

  • el 16 marzo, 2020 a las 4:25 PM
    Permalink

    El alcalde hizo de las suyas y se aprovechó de los recursos que estaban designados para bienes del pueblo, definitivamente la corrupción no tiene codicia y es infame ver estos casos que en varias ocasiones vuelven y se repiten; una de las coyunturas es el silencio de un pueblo que no proclama, no reclama lo que le corresponde y acceden a reservar la información y a dejarlo en el olvido.
    Una propuesta es crear manifestaciones para que estos actos delictivos que nos perjudica a todos, no pasen y tener claro por quien votar, no dejarse engañar.

    Respuesta
  • el 13 marzo, 2020 a las 6:40 AM
    Permalink

    Pienso que los delitos informativos como malos envíos de transacciones no es problema de los bancos sino problema de las personas que realizan esas transacciones, ya que ellos son los que quieren ganar dinero bajo cuerda. Porque vivimos en un país donde es uno de los países más corruptos del mundo y el alcalde del carmen de Apicala quiere tapar el sol con un dedo echándole la culpa a las entidades bancarias.
    Por ese motivo es que el país está como esta, un país lleno de corazones negros que se quieren robar el dinero del pueblo en lugar de hacer algo por el pueblo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *