Desinterés de la Alcaldía de Girardot por el fomento cultural

Las escuelas de formación cultural atraviesan distintos problemas, debido a las deficientes partidas destinados por la Administración, lo que dificulta el desarrollo del municipio.


El deterioro de los diferentes instrumentos melódicos impide la correcta formación musical de los integrantes, factor que obstaculiza el crecimiento cultural de la región. Foto por Juan Molano

Para estimular el desarrollo de actividades artístico-culturales en los jóvenes, las escuelas de formación cultural han buscado impulsar el aprovechamiento del tiempo libre de los adolescentes girardoteños, puesto que al convocar a estudiantes interesados en adquirir conocimientos sobre danza, música y teatro, ofrecen espacios que permite prepararse para competencias en las que participan como representación del municipio, lo que genera un compromiso mayor de los asistentes.

Con el empalme de administraciones municipales en el último octenio, las escuelas formativas han experimentado cambios, pues “aunque se esperaban que fuera para bien, el continuismo en la manera de gobernar de la Alcaldía 2016-2019 ha sido contraproducente para la formación musical de los alumnos” (sic), afirmó Andrés Moreno, instructor de música. Además, en la Casa de la Cultura, donde ensayan los integrantes, sólo los ilumina un bombillo y los ventiladores no funcionan desde hace más de dos años.

Desde 2016, el funcionamiento de los espacios formativos entró en decadencia; sin embargo, “desde la corporación Concejo Municipal de Girardot existe la consideración de brindar un poco más de apoyo mediante recursos a nivel departamental” (sic), aseveró Jáner Campos, cabildante electo. No obstante, los aportes presupuestales no se ven reflejados, pues la participación en certámenes es reducida, debido a las complicaciones financieras para costear el transporte y alojamiento de los concursantes.

“Doscientos cuarenta y ocho millones de pesos, eso hay en inventario instrumental”: Andrés Moreno, instructor de música.

Generalmente, al estudiar los instrumentos musicales, es frecuente encontrarse con la clásica división en cuatro familias (viento, cuerda, percusión y los instrumentos eléctricos), lo cual brinda alternativas a los jóvenes. Collage por Juan Molano

Importancia de la cultura en los jóvenes

Por otro lado, el uso de las herramientas y de las instalaciones han permitido formar en las artes musicales, danzarías y escénicas a menores que podrían estar ad portas de ingresar  en  el  mundo  de  las  drogas. Sobre  ello,  Flor  Morantes,  docente de Comunicación Social y Periodismo en UNIMINUTO, señaló que “la cultura se debería fortalecer, porque puede funcionar como un dispositivo clave para desarrollar acciones pedagógicas que permitan cambiar algunas prácticas”.

La contribución social de los espacios de formación proviene de la disponibilidad de los profesores, que preparan las lecciones pensadas para los usuarios; además, del compromiso que tienen los asistentes. Sin embargo, según Hermel Urquijo, integrante del grupo de música tradicional en la Casa de Cultura, aunque allí “se aprende a tocar instrumentos”; pero el beneficio que dan las clases se ve limitado, porque “no se participa en eventos regionales”, añadió.

Durante la adolescencia surgen procesos de desarrollo y aprendizaje que aportan a la construcción de identidad; para ello, existen escuelas de danza, música o teatro  que,  en parecer de  Nelson  Díaz – instructor de  danzas  en  UNIMINUTO, “cultivan el interés de los menores”; además de que conducen hacia el desarrollo de habilidades. Por tanto, es “fundamental el apoyo al proceso artístico” para que “no se desaproveche el talento girardoteño”, concluyó Díaz.

Futuro de la cultura municipal

La Administración Municipal 2020-2023, que llevará las riendas del Instituto de Turismo, Cultura y Fomento (IDECUT), tendrá la obligación con los lugareños de recuperar el estado de las instalaciones donde se genera cultura. Respecto de ello, “el alcalde Francisco Lozano llegará a socializar su plan de gobierno y es ahí donde se elegirán los proyectos que puedan servir para mejorar las escuelas de formación cultural” (sic), anticipó Jáner Campos, concejal electo.

“La estampilla destinada a la cultura municipal es de aproximadamente setecientos millones de pesos”, expresó el concejal electo Jáner Campos.

 

En cuanto a tal manejo de los presupuestos destinados hacia la cultura, Esteban Abril, docente de Música en UNIMINUTO aclaró que “a veces se mete mano a esos dineros” (sic), dado que al no haber una planificación en el gasto público las cuentas no encajan y “lo primero que se toca es deporte y cultura”. De tal manera, lo que se invertirá en la juventud tiene miras inciertas; aunque esa situación es “sabida por varios formadores, ninguno se interpone” (sic), finalizó Abril.

El trabajo que han desarrollado los profesores, educandos y personal de apoyo en el  IDECUT  está  mediado  por  la  función  de conocedores de cada sector; y en el de cultura lo encabeza la coordinadora Johanna Amórtegui, quien expresó que “la gratuidad es el fortín” de las escuelas de formación, toda vez que los instrumentos, espacios y trajes “se ponen a disposición de la comunidad girardoteña”, acotó Amórtegui.

Entre tanto, el aporte cultural que las académicas de formación han brindado en el municipio  se  debe  a  la  disciplina  de  los integrantes  durante  los  ensayos  y el resultado final que se muestra en los festivales organizados por la Alcaldía; pues, en aras de magnificar la relevancia artística, primero hay que reconocer que “la relación entre cultura, memoria histórica, costumbres y significados son elementos que ayudan a consolidar un sentido de pertenencia” (sic), declaró Flor Morantes, docente de Comunicación Social y Periodismo en UNIMINUTO.

Etiqueta: Formación artística inclusiva en Girardot, Disciplina cultural, Espacios culturales, Casa de la cultura

Por María Paula Tuberquia
                                             Por María Paula Tuberquia

 

                                      Por Valeria Herrada

 

 

Por Jaime Ramírez, Luis Campos, Juan Molano, Valeria Herrada y Paula Tuberquia

2 comentarios en “Desinterés de la Alcaldía de Girardot por el fomento cultural

  • el 16 marzo, 2020 a las 11:06 AM
    Permalink

    La cultura y la educación son la clave para el desarrollo en el marco social, al implementar talleres de disciplinas artísticas en el plan general educativo como; la música, la danza, el teatro, el canto etc. Encontramos muchos beneficios en pro de la formación personal. La administración tiene que trabajar mucho en la restauración del arte, ya que la cultura sirve como superación para los jóvenes que están envueltos en la drogadicción y conflictos entre pandillas, el estimular la curiosidad por aprender fomenta el trabajo colectivo en aras del desarrollo municipal. Por eso es importante salvar este patrimonio en Girardot.

    Respuesta
  • el 11 marzo, 2020 a las 4:24 PM
    Permalink

    La cultura tiene un gran significado como valor fundamental en nosotros como ciudadanos, debemos apoyarla, promoverla, y difundirla, ya que constituye un vasto legado histórico y un motor de las transformaciones de nuestro país. La riqueza intelectual, cultural y artística es un recurso primordial, que da cuenta de nuestra obra a las futuras generaciones, además de un importante sentido de pertenencia. No hay que dejar extinguir esas costumbres que nos caracterizan como municipio.
    Es muy triste y bastante preocupante que la alcaldía y medios competentes no den el valor que merece este ámbito. Pues de ellos depende la continuidad de estas actividades que además benefician al municipio propio.
    Creo que se puede hacer mucho más para salvar la cultura girardoteña.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *