Una lucha por los derechos de los animales maltratados en Girardot

Un factor que predispone a la violencia social y, al mismo tiempo, es consecuencia del mismo flagelo.

Parte de la cascada de ofensas de la sociedad hacía los animales es consecuencia de que sean utilizados como objetos de distracción. Foto por María José Aranzazu

El 13 de octubre, simultáneamente al Reinado Nacional del Turismo, se llevó a cabo una pasarela equina que fue solicitado por la Asociación de Caballistas de Girardot (ASOCAGIR), aun cuando la Alcaldía había emitido un comunicado en el que se informaba a los girardoteños que no estaría autorizada la popular cabalgata paralela al desfile de las candidatas, decisión justificada por los antiguos casos de violencia animal acaecidos en versiones anteriores.

Según la Dirección de Asistencia Técnica y Medio Ambiente (DATMA), el desfile equino era un evento privado e independiente de la festividad celebrada; sin embargo, según William Sánchez, delegado de la entidad para la organización del certamen, “se brindó el acompañamiento de veterinarios y reguladores de tránsito que ayudaran a la organización de calles y demás” (sic). No obstante, los esfuerzos no fueron suficientes, pues se presentaron desmanes y  graves casos de maltrato animal.

Fisiológicamente diseñados para el campo

El veterinario Heliodoro Varón explica que para ese tipo de eventos los caballos son sometidos a una gran carga de estrés, aparte de a un intenso agotamiento físico por los largos recorridos que les obligan a hacer previamente a las propias cabalgatas; además, “la música a alto volumen, los gritos y la presencia de gran cantidad de personas, hacen que estos animales se encabriten”, agrega Varón.

“Lo más triste es que las cabalgatas se han convertido en un negocio, en el que prevalece lo económico sobre el bienestar de los caballos, los cuales son alquilados entre cien mil y quinientos mil pesos” (sic): Julián Rojas, activista animalista.

Toda vez que la Ley 1774 de 2016 cobija a los animales y estipula que son seres sintientes, no cosas, y deberán recibir especial protección contra el sufrimiento y el dolor -en especial, el causado directa o indirectamente por los humanos-, los responsables de animales deben garantizar que no sufran hambre, ni injustificadamente malestar físico, que no les sean provocadas enfermedades por negligencia o descuido, que no sean sometidos a condiciones de miedo ni estrés y que puedan manifestar su comportamiento natural.

Responsabilidad social

El año pasado, Girardot fue foco de atención en el país por varios casos de maltrato animal que se presentaron en el marco de la cuadragésima octava versión del Reinado Nacional de Turismo, y cuyas imágenes circularon en redes sociales. El primer percance se originó luego de la cabalgata, en la que uno de los animales sufrió un infarto, y el segundo ocurrió dentro de las caballerizas del Coliseo de Ferias y Exposiciones José Alonso Escandón, en el que un equino fue encontrado deshidratado.

El ser expuestos al sol desde temprano, el bullicio y la falta de control en las distancias recorridas afectan la salud de los equinos. Foto de la web

Colectivos animalistas del municipio reprochan los hechos de violencia y que los ejemplares no reciban los cuidados necesarios, sean abandonados tras su fallecimiento y que las autoridades solamente actúen cuando las aves carroñeras caen sobre ellos. Como consecuencia de tales escándalos, la Alcaldía había tomado la medida de reglamentar la referida práctica y exigir distintos exámenes que certificaran las condiciones saludables de los equinos.

“La ingesta de alcohol es una acción permanente en el evento, lo que lleva a malos tratos hacía el equino. La admiración por un caballo debe ser demostrada en un espacio apropiado como lo son las ferias equinas en las que se puede apreciar su belleza, porte y la experiencia del jinete” (sic): Melissa Serrano, caballista espinaluna.

Por ello, el 21 de septiembre, la Alcaldía Municipal negó a la Escuela de Artes y Letras la vía libre para llevar a cabo la exposición equina que se lidera desde el programa Técnico-Laboral en Procesos de Administración y Producción Equina de la misma, lo que, para Julián Rojas -activista animalista girardoteño- resulta ilógico, pues es en la academia donde se forjan profesionales que se supone velan por el bienestar de los animales.

Sin embargo, los miembros de ASOCAGIR, que no demostraron ningún respeto por las cabalgaduras, sí tuvieron la oportunidad de hacer su recorrido equino, con corceles, cuyas “herraduras no estaban en condiciones óptimas para trasegar sobre asfalto. Sumado a ello, los montadores llevaban música a alto volumen, se encontraban bajo los efectos del alcohol y se atravesaban por vías que no estaban permitidas, como puentes peatonales”, aseguró Francisco Cabrera, docente de Ingeniería Ambiental en la Universidad de Cundinamarca.

Los casos de maltrato animal en Colombia son alarmantes, especialmente contra los equinos, pues, actualmente se habla en particular de cinco caballos electrocutados en Bojacá; veinticuatro que eran amansados con golpes y quemaduras, en Mosquera; un ejemplar que se desbocó en Sincelejo por causa del maltrato propiciado por su propietario; además, de todos los caballos que son víctimas de que sus amos los fuercen a llevar exceso de kilos en carga y a aguantar hambre y sed, aun cuando manifiesten el dolor causado.

La ley afirma que proteger a los animales es responsabilidad del Estado y la sociedad, es decir, que todos deben tomar parte activa en la prevención y eliminación del maltrato, crueldad y violencia contra ellos. De lo contrario, se les impondrán sanciones como multas, prisión, inhabilidad especial para el ejercicio de profesión, oficio, comercio o tenencia que tenga relación con animales, para quien maltrate a un animal causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud o integridad física, de tal forma que sea compromiso ciudadano velar por la integridad de todas las especies.

Etiquetas: Diez años de lucha contra el maltrato animal; Mujer que trabaja por la tolerancia, sensibilidad y respeto hacia los animales; Marcha animalista contra el maltrato animal; Rescate de animales en Girardot

                                                                                                                               Caricatura por María José Aranzazu
                                                                          Infografía por Alejandra Rubio

Por María José Aranzazu, Alejandra Rubio, Génesis Torres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 comentarios en “Una lucha por los derechos de los animales maltratados en Girardot

  • el 6 diciembre, 2019 a las 4:28 PM
    Permalink

    Es inaudito la indolencia por parte de la Administración Municipal, ya que es evidente el maltrato de los animales por parte de la personas que los alquilan. Esta es una problemática que tiene antecedentes nefastos, la gente solo lo hace para aparentar un estatus sin importar lo que sufren los animales que están expuestos a esto. Los jóvenes animalistas de Girardot han tenido una larga lucha para que prohíban esta clase de eventos, donde solo priman beneficios económicos.

    Respuesta
  • el 6 diciembre, 2019 a las 3:41 PM
    Permalink

    La pelea por prohibir las cabalgatas han sido muy constantes, pero son pocas las personas que en realidad le han puesto atención a ese maltrato, porque es un maltrato ante los caballos, ellos no fueron hechos para tomarlos como un medio de transporte para el disfrute de la gente, como un evento más de fiestas. Sería bueno que de verdad prohibieran por completo esos hechos, los animales al igual que los humanos sienten dolor y no es posible ver a esos pobres animales cargando cantidad de peso encima por vanidad de la gente.

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2019 a las 9:01 PM
    Permalink

    Es injusto que la Alcaldía haya incumplido con su compromiso y le haya dado vía libre a la cabalgata que se había cancelado. Los animalistas, veterinarios y líderes sociales expusieron los motivos del porqué se debería rechazar estos actos y la Alcaldía se burló de de los derechos de los animales. El artículo cuenta con contextualización, valores noticiosos, actualidad, proximidad, interés humano e información relevante del tema principal de la noticia, pero no manejaron citas parciales y escasa transición entre citas de fuentes consultadas.

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2019 a las 7:18 PM
    Permalink

    Esta crónica nos hace reflexionar del cuidado que debemos tener con los animales en general. Los seres humanos somo demasiado inconscientes y no nos importa dañar a los demás con tal de satisfacer nuestros recónditos deseos carnales culpables de tanta maldad. Somos responsables de todo lo que nos rodea y en definitiva esta clase de textos nos ayudan a cambiar ciertas condutas que ya son rutina. En cuanto al contenido periodístico, las fuentes son claras exponiendo su punto de vista y hay contextualización del tema.

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2019 a las 7:07 PM
    Permalink

    Es muy desalentador que aun luego de tantos decretos, marchas y solicitudes se sigan maltratando a unos seres que no tienen cómo defendersen, son incapaces de hacer daño y además nos brinda compañía. Como activista no dejaré de luchar por sus derechos y segurié yendo en contra de cualquier situación que quiera dañar a los animales, además, iniciaré con unas charlas para concienciar a las personas sobre esta situación que no se vive solo en Girardot sino también en el plano nacional.

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2019 a las 9:57 AM
    Permalink

    Las iniciativas en pro de los derechos de los animales no es nada novedoso, de hecho, es un tema muy recurrente desde hace más de 10 años. En cuanto a los artículos que exponen el tema, siempre se enfocan en las características del maltrato y la necesidad de una mejor conciencia social con respecto de los animales sintientes. Trabajar el marco histórico, es decir, los antecedentes, puede ayudar a contribuir en el impacto de la noticia -mediante a antinoticia- al mostrar el desarrollo, victorias y derrotas que la causa animalista ha venido sumando a su historia.

    Respuesta
  • el 28 noviembre, 2019 a las 3:26 PM
    Permalink

    El amor, respeto y cuidado por los animales, son enseñanzas propias del núcleo familiar que se expanden en la sociedad, es desde allí en esa base primaria donde se debe formar principios de amor y cuidado por la naturaleza y los animales para construir formas positivas de comunicarnos con el entorno; es nuestra responsabilidad como raza humana cuidar y proteger las especies. Cabe resaltar que tradicionalmente las fiestas populares siempre han asignado un acompañamiento animal, ya sea en: cabalgatas, exposiciones boinas entre otras. Pero esto aunque atrayente para muchos, suele ser desfavorable para los animales, que en medio del trajín diario salen maltratados, heridos e incluso algunos terminan muertos, esto no ha tenido el nivel de relevancia que debería. Eventos » culturales» en los que son expuestos diferentes animales sin ningún tipo de precaucion han sido justificados por la sociedad.
    Es pensar más allá de acciones momentáneas, es ser conscientes que estamos acabando con nuestras especies.

    Respuesta
  • el 27 noviembre, 2019 a las 5:59 PM
    Permalink

    Es un deber de los ciudadanos proteger la vida de los animales, las cabalgatas son innecesarias e imprudentes, no se desarrollan de la forma adecuada y en la mayoría de ocasiones se presentan irregularidades y como consecuencia los caballos terminan siendo maltratados. De por si, como se plantea en el artículo los equinos no están diseñados para soportar tanto peso y el sonido tan alto de la música puede ser ensordecedor para ellos, se puede concluir que entre menos expongamos a nuestros animales a este tipo de actividades, estaremos ayudando a su protección.

    Respuesta
  • el 27 noviembre, 2019 a las 5:31 PM
    Permalink

    Tenemos que tener presente que los animales son seres vivos que sienten el dolor. Aunque sabemos todo esto, no hay una correcta protección, ellos siguen sufriendo debido a la ignorancia que permanece en la humanindad; la gran crueldad que todavía permanece presente. El fin de no apoyar las cabalgatas que son sinónimo de negligencia es el no promover el maltrato animal y cambiar ese pensamiento de negocio donde prima lo económico haciendo que los animales se conviertan en objetos, primando el Bienertar del Animal donde impulsa actitudes positivas para una mejor sociedad.

    Respuesta
  • el 27 noviembre, 2019 a las 1:20 PM
    Permalink

    La protección de los animales es un tema que nos compete a todas las personas. No es un secreto que en las cabalgatas que se realizan no se tiene en cuenta el bienestar de los caballos, debido a que quienes participan se enfocan solo en la diversión y en la exhibición de los mismos, olvidándose en el momento del sufrimiento que padecen. No solamente en Girardot sino que también nacionalmente se deberían aplicar métodos de concientización a través de la educación, sobre el cuidado y protección de los animales, las personas necesitan aprender que son seres vivos y no cosas.

    Respuesta