Por la educación, una vida de lucha

El colectivo 10 de octubre se rige bajo los estatutos nacionales para la creación de sociedades, que cumple con el derecho de asociación estipulado en la Declaración de Derechos Humanos; Juan David Cetina es uno de sus líderes y fundadores.

Juan David Cetina ha participado en manifestaciones como la Marcha de los Libros y Lápices, realizada el 15 de noviembre de 2018, movilización convocada por los derechos a la educación pública y de calidad. Foto por Lisa Rincón

“¿Quién es usted? Soy estudiante. ¡No lo escuché! Soy estudiante…”: era el canto al unísono, que se oía en las calles de las ciudades del país el 10 de octubre, cuando los universitarios salieron, una vez más, a exigir el cumplimiento de la Ley 1911 de 2018, que se había firmado el año anterior con el Gobierno Nacional y que, como si de una profecía se tratase, pasaría al olvido como muchas otras políticas sociales en Colombia.

En Girardot, ese mismo día un grupo más pequeño caminaba por distintas vías entonando la misma consigna. Entre los marchantes resonaba la voz de Juan David Cetina, un joven ibaguereño cursante de Enfermería en la Universidad de Cundinamarca, que desde el primer momento sentiría la necesidad de alzar su voz por la educación y los derechos económicos, sociales y culturales, convirtiéndose en un líder estudiantil y parte del Colectivo 10 de octubre, de la UDEC.

“Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacífica” : artículo 20, Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948).

Un colectivo estudiantil, surgido a partir de los constantes problemas administrativos presentados en la institución de enseñanza superior y en honor de quienes han perecido luchando por la educación, y que terminó siendo reconocido por la UNEES como el movimiento estudiantil de la ‘Ciudad de las Acacias’, que representa “el empoderamiento de las nuevas generaciones”, comenta Diana Sepúlveda, estudiante de Trabajo Social en UNIMINUTO; y en cuyo parecer, además, encarna “una oportunidad para denunciar las irregularidades en la educación del municipio”.  

Líder por convicción

Cetina nació el 2 de agosto de 1998 en la ‘Ciudad Musical de Colombia’ y por distintas razones se radicó en Girardot, donde empezó su carrera universitaria, en la que hallaría una pasión que va más allá de salvaguardar la salud de las personas, pues se cautivó con la lucha social, especialmente por la educación, al reconocer las injusticias que día a día se viven en las universidades públicas del país, sector olvidado por un Estado negligente.

Estado en el que cada vez más, también, se amplía la brecha social y económica, lo que vuelve necesaria “la reivindicación de los diferentes derechos, que diariamente se transgreden”, manifestaba el líder Cetina, mientras describía su mayor motivación para luchar; que ahora no sólo se trata de un ideal, toda vez que mediante el colectivo buscan concienciar a la comunidad de que “Colombia necesita una transformación tangible a través de la educación, la cual debe formar líderes críticos”, enfatiza Cetina.

“Toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Sólo la ley podrá establecer de manera expresa, los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho”: artículo 37, Constitución Política de Colombia.

Dado que la estructuración de líderes simboliza una nueva ciudadanía, con “valores más íntegros e interesados en los asuntos de la esfera pública”, como afirma el cabildante Gustavo Lopera, ello se vuelve esencial, ante el desinterés general por dichos temas, que generan una constante repetición de la historia; pero que, sobre todo, “alimenta las problemáticas de la región, tales como el microtráfico, la delincuencia y la ignorancia respecto de lo público”, puntualiza Lopera.

El colectivo 10 de octubre, de la Universidad de Cundinamarca, se instituyó en 2018, en él se realizan asambleas estudiantiles y distintas actividades lúdicas, lideradas por sus miembros, entre ellos, Juan David Cetina. Foto cortesía del colectivo 10 de octubre

No obstante, ser líder, representante o miembro de un colectivo en Colombia no es tarea fácil, porque se presentan obstáculos frente a cualquier lucha social, como los encarnados por los grupos al margen de la ley o la Fuerza Pública, que según cifras de Indepaz desde enero de 2016 a mayo de 2019 reportaban 837 homicidios de adalides o activistas sociales y, que, para las manifestaciones realizadas, han mostrado un cuestionable abuso de fuerza y una extralimitación de autoridad con los protestatarios.

Y Cetina ha sido testigo de ello, pues no sólo las fuerzas del orden o los vándalos lo han amedrentado, sino la universidad por la que lucha lo castigó por alzar su voz, cuando tras una manifestación recibió la notificación de suspensión de matrícula al atentar contra la convivencia, una absurda justificación que lo alejó de las aulas durante un tiempo, en el que se vio obligado a demandar a la institución y de lo cual salió vencedor.

Luchar por la educación: ¿una Colombia mejor?

El liderazgo juvenil respecto de la educación es un tema que enciende la palestra pública y para los progresistas representa el despertar del león dormido, que es la ciudadanía; sin embargo, pensar que la transformación social liderada por los jóvenes es el renacer absoluto, simboliza una “utopía, que centraliza a la educación como la solución de problemas sociales”, opina Andrés Olivar, docente en UNIMINUTO, con lo que se ignora “las bases estructurales de dichos problemas, que necesitan intervenciones menos ilusorias”, concluye Olivar.

Empero, Juan David Cetina continuará encabezando el combate por la educación; así para otros no sea más que una etapa de rebeldía, típica de los nóveles universitarios que pretenden cambiar el mundo vociferando por las calles consignas, que para Cetina son el preludio de una generación que despierta y que con cuya voz y beligerancia van a marcar la historia de un país sumido en el silencio, la injusticia y el olvido.

Etiquetas: Una lucha por la educación, Movilización estudiantil, Asamblea permanente en la Universidad de Cundinamarca, Qué tiene que hacer la educación para el progreso

                                                                                                                              Caricatura por Geraldine Cruz

 

                                                                                                                               Infografía por Yussen Hernández

 

Por Lisa Rincón, Geraldine Cruz, Yussen Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 comentarios en “Por la educación, una vida de lucha

  • el 6 diciembre, 2019 a las 4:23 PM
    Permalink

    Una de las grandes problemáticas sociales por las que actualmente está pasando el país es la posibilidad de brindar y dar garantías a las instituciones académicas, sean colegios o universidades, sin embargo, el Gobierno se ha hecho el de la vista gorda y la situación poco a poco se ha hecho más grande. La educación en cualquier circunstancia debe ser una prioridad y no un lujo, ante esto, muchos jóvenes se ven en la penosa situación de dejar a un lado sus estudios y embarcarse en la famosa vida laboral. La iniciativa de los movimientos juveniles ha obligado a que el Gobierno de alguna manera se fije en la problemática; resalto el trabajo que hace el colectivo 10 de octubre, en Girardot, aunque no seamos una gran ciudad hasta aquí llega las consecuencias del mal manejo que se le ha dado el tema.

    Respuesta
  • el 6 diciembre, 2019 a las 3:04 PM
    Permalink

    La educación es la herramienta fundamental para combatir todas las problemáticas sociales. Es increíble que en Colombia, se vean casos donde los mismos directores de universidades se roben el dinero para beneficios individuales, como paso en la universidad Distrital en Bogotá. Es por esto y muchas otras cosas mas que los ciudadanos protestan en contra del Gobierno, ya que es evidente la corrupción y mal manejo de los recursos que deberían ser destinados para la cultura y educación. Los jóvenes en la actualidad no son indiferentes en los asuntos políticos, son conscientes de la necesidad del cambio, por ende, se manifiestan mostrando su inconformidad.

    Respuesta
  • el 6 diciembre, 2019 a las 1:54 PM
    Permalink

    El derecho a la educación debe ser accesible a todas las personas, sin discriminación alguna. Las normas internacionales reconocen la importancia de este derecho e insisten en la necesidad de hacer de la educación un factor primordial de la vida de las personas, pues, es vital para el desarrollo económico, social y cultural de todas las sociedades; sin embargo, continúa siendo inaccesible para miles de personas del país y el mundo. El artículo cuenta con valores noticiosos, actualidad, proximidad, interés humano e información relevante del tema principal de la noticia, pero no manejan buena contextualización, hay escasa transición entre citas de fuentes consultadas.

    Respuesta
  • el 28 noviembre, 2019 a las 4:44 PM
    Permalink

    La educación como principal solución a los problemas estructurales sociales, no se puede asumir como una simple «Utopía» puesto que el no considerarla como eje principal para el desarrollo y la convivencia, afectaría a la sociedad. Llegando al punto de no exigir tan valioso derecho, generando una precariedad en opinión crítica en el pueblo, poca pertenencia ciudadana, desinterés por ingresar a universidades y aceptando toda decisión del gobierno como verdad apodíctica; prontamente estarían convirtiéndose en sus propios verdugos. Lo anterior es sólo una especulación pesimista y demasiado exagerada sobre el asunto, está claro que determinados casos nunca suceden en Colombia.

    Respuesta
  • el 28 noviembre, 2019 a las 11:56 AM
    Permalink

    La lucha por una mejor educación o por una mayor inversión hacía la educación, ha sido un constante problema por la cual, lo estudiantes de las universidades públicas han querido salir a marchar para ser escuchados ante la Secretaria de Educación, para así lograr recibir una solución. Así mismo, durante esta lucha se han unido estudiantes de las universidades privadas, porque son temas de la cual ellos también se ven involucrados sin la necesidad de hacer parte de una pública, ya que piensan en el bienestar de todos.

    Respuesta
  • el 28 noviembre, 2019 a las 11:08 AM
    Permalink

    La Educación es un Derecho fundamental que junto a la Cultura son ejes Transversales de las Transformaciones políticas, sociales y económicas. Nuestro futuro esta ligado a las nuevas generaciones que deben tener la mejor calidad en su educación.
    El Colectivo 10 de Octubre es una propuesta amplia, abierta, que busca generar nuevos liderazgos para el Departamento y el país, serán estos nuevos liderazgos los que lleven la batuta de las grandes tranformaciones estructurales, pero más allá de esto, el Colectivo 10 e Octubre lucha por la defensa de la educación pública, gratuita y de calidad, lucha por los Derechos Humanos, lucha por culturizar a la Universidad de Cundinamarca, Lucha junto a las organizaciones sociales que quieren una nueva agenda de gobierno en nuestro país. Esperamos contribuir y ser el ejemplo de una generación emancipada, que exige sus Derechos, pero también que propone y transforma sus realidades locales, regionales. “Avergüénzate de morir hasta que no hayas conseguido una victoria para la humanidad” – Habbermas.

    Respuesta
  • el 28 noviembre, 2019 a las 12:44 AM
    Permalink

    Para una vida digna, se necesita Educación, educación de calidad y cobertura para que todos sean participes de conocer la historia, de tener visión del futuro, de contribuir a la sociedad con aportes buenos gracias a esa buena y adecuada educación… En un país en vía de desarrollo su pilar fundamental ha de ser la educación. Pará concientizar a la población sobre los problemas reales de la sociedad y puedan aportar, para poder ser más Competitivos. Esa competitividad que se desarrolla en los diferentes ámbitos gracias a la educación… Que nos permite tener una calidad de vida, en la cuál se nos permita el acceso a salud, vivienda a conocer, acatar los deberes y hacer respetar los derechos para que haya un control y pueda así crearse civilizaciones donde haya cultura, empatia, por todos los seres vivos, por el medio ambiente entre otras muchas cosas importantes y de interés para todos. Es por ello, que se debe hacer un buen uso de los recursos para que haya una educación de calidad que brinde sustento y garantía.

    Respuesta
  • el 27 noviembre, 2019 a las 7:27 PM
    Permalink

    La lucha social es importante para las nuevas generaciones para generar un cambio en el gobierno y en las políticas que se implementan, por las injusticias y las muertes a diario. Es alentador que más jóvenes se sumen y reclamen sus derechos, además de apoyar a los líderes del cambio.

    Respuesta
  • el 27 noviembre, 2019 a las 5:42 PM
    Permalink

    Es agradable ver como los jóvenes incentivan la acción colectiva para mejorar sus derechos y por supuesto el más principal, la educación pública. El colectivo 10 de octubre de la UDEC se ha hecho escuchar y así mismo invitar a sus compañeros de otras universidades a que los apoyen y acompañen en sus protestas, pues lo que se busca es la mejoría en todos los ámbitos y para todas las personas.

    Respuesta
  • el 27 noviembre, 2019 a las 4:27 PM
    Permalink

    La educación como solución a todos los problemas sociales estructurales, no puede ser pasada como una simple «utopía» ante los ojos de la población, que en su mayoría están en los estratos uno y tres en el caso que creyeran que la educación en la una sociedad es más como un sueño inalcanzable se anularían las convicciones de conseguir un derecho fundamental, progreso social y económico que él país carece gracias a la corrupción, concentración del poder ejecutivo y legislativo. La lucha estudiantil continua, pero ¿Y los demás sectores de la población? ¿Qué sucede con las personas pensionadas, que no apoyan dichos movimientos? la participación ciudadana es la clave para hacer un cambio social en Colombia y América Latina.

    Respuesta
  • el 27 noviembre, 2019 a las 12:29 PM
    Permalink

    La educación es la herramienta fundamental y la única salida para que la ciudadanía despierte de un pensamiento neoliberal “si el pueblo estudia los gobernantes tiemblan”. Por otra parte, la desigualdad y la falta de apoyo para que niños y niñas tenga a futuro una educación superior es desalentadora, puesto que, el apoyo del estado es poco e indiferente cuando se habla de desarrollo, de modo que, las protestas y el conflicto social son permanentes. No obstante, esta quienes donan y apoyan a universidad públicas y privadas UNIMINUTO hace parte de las academias que apoyan al desarrollo y la cultura.

    Respuesta
  • el 26 noviembre, 2019 a las 2:37 PM
    Permalink

    La educación en Colombia es tema a discutir, puesto que a la educación superior es difícil acceder debido a la economía inestable de las diferentes familias colombianas, y por la que se lucha para que sea totalmente pública; para los gobierno este factor es el último sobre la mesa, pues es al que menos recursos se le deja, por ello los estudiantes que deciden tomar iniciativas para poder continuar y luchar por su educación, son considerados por algunos medios como terroristas, cuando tan solo exigen un derecho al que casi no se le da importancia, pero es de suma importancia.

    Respuesta