Mediatización de la política y la democracia en la comunicación de masas

Maira Rodríguez, economista y magíster en Ciencias Económicas de la Universidad Santo Tomas, y Cristian García, comunicador social y periodista, magíster en Investigación y Opinión Pública de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO, Sede Ecuador). Ambos docentes Investigadores de UNIMINUTO y miembros del grupo de Investigación CONENCO.

 Contemporáneamente, la comunicación política está instaurada como la comunicación que se desarrolla en los medios y que tiene un contenido político, perteneciente a una corriente ideológica, en la que no sólo se expresa el interés del partido, sino también el interés del medio de comunicación por crear una imagen, acorde con las necesidades de los individuos. Entonces, tanto políticos como líderes de opinión dedican sus esfuerzos para ser cada vez más mediáticos y tener vigencia en los medios, “como consecuencia necesaria de este carácter central que tienen los medios en las modernas sociedades democráticas, se comprueba que en la actualidad los mayores esfuerzos y el mayor tiempo de los políticos están dedicados a los medios de comunicación” (Muñoz-Alonso y Rospir, 1999).

Es posible entender que la comunicación política ha estado relacionada con los medios de comunicación y su poder para establecer una nueva forma de política y democracia, reducida a los comicios. Tal proceso comunicativo se establece a partir de las lógicas de persuasión y discursos mediáticos masivos que se han creado y estudiado a lo largo de las últimas décadas, que responden a la victoria en las contiendas, y no se tiene en cuenta el papel que desempeña en las comunidades y las ciudades dentro de su cotidianidad.

De forma reduccionista los autores entienden la comunicación política como la que se desarrolla en los medios de comunicación, de tal forma, que atañen a la información de carácter electoral y de poder “un determinismo comunicativo, es decir, la suposición de que son exclusiva o preferentemente los cambios en el subsistema mediático los que impulsan la transformación del entero sistema de la comunicación política” (Martínez, 2011). No obstante, no tienen en cuenta que la comunicación política se puede desarrollar en diferentes esferas, puesto que “es una comunicación específica dentro del ámbito público y se define, porque el contenido del mensaje es político” (Costa, 2008); sin importar si se desarrolla en los medios de comunicación.

Desde una visión de mercado, los medios de comunicación se convierten en el espacio por el que los políticos emiten la información, que, de acuerdo con sus intereses, puede estar sesgada. Además, es responsabilidad de los medios lograr que la información sea simétrica ante los ciudadanos y, de esta manera, evitar que los votantes detengan un proceso de selección parcializada; en la cual no están lo bastante informados para establecer un criterio claro sobre su voto.

La idea de comunicación política puede ser vista desde diferentes perspectivas. Una que se desarrolla en los medios a partir de las contiendas electorales, de los discursos de los políticos de turno, las maneras de persuasión y la elaboración de mensajes para ganar las votaciones desde la visión más sesgadas. También, puede ser vista como la que se desarrolla en los medios (privados o comunitarios), y generadora de opinión pública no sólo respecto de los contenidos políticos, sino de los diferentes programas que se transmiten en los medios (noticieros, novelas, realities); o como la comunicación que se desarrolla en cualquier comunidad o sociedad, que no está circunscrita a las lógicas de los medios de comunicación, originada por la interacción comunicativa de los individuos; y como la que se da en las nuevas plataformas digitales.

La comunicación política se puede pensar como la interacción social y comunicativa que se da en la sociedad, sin importar si se forma por o desde los medios masivos, es aquélla en la que, como asegura Costa, el mensaje tiene un sentido político, y sería todo lo que contiene una postura ideológica, de creencia. Ejemplo de ello, podría ser el intercambio de conocimiento en un espacio académico; así, como el discurso de un cura o un pastor en una iglesia, en el cual el mensaje político expresa cómo debe ser el comportamiento de los fieles para no desagradar a Dios: en dichos espacios se genera una comunicación política entre fieles y pastores, pues algunos estarán de acuerdo con sus posiciones religiosas y otros no.

Se podría entonces pensar que toda interacción social puede ser comunicación política: cuando un padre reprende a su hijo en su forma de hablar, en su comportamiento dentro de la escuela que está afectando a sus compañeros; cuando un docente enseña cómo sentarse a los alumnos, hay comunicación política, sin importar la postura ideológica. La comunicación política podría ser transversal a cualquier comunidad y a cualquier práctica cotidiana, que como sostiene Costa, es importante que se trate de una comunicación específica dentro del ámbito público. “Para que la comunicación política sea legítima, es necesario que el mensaje se transmita de emisor a receptor, se dirija a toda la comunidad o se haga en beneficio de toda la comunidad” (Costa, 2008).

Para concluir, la comunicación política puede ser utilizada de manera instrumental, desde la teoría del poder y la comunicación que sustenta Castell, y que sería más una comunicación electoral (Costa, 2008) o advertible en la democracia mediática, como lo sustenta Muñoz-Alonso y Rospir, a través de la participación dada por el debate político que los medios generan en la sociedad. Sin embargo, aunque son posturas reduccionistas de la comunicación política, hoy puede pensársela, desde los diferentes escenarios que se fundamentan en la igualdad y el beneficio propio, en donde el desarrollo endógeno de las poblaciones sea a partir de una posición crítica del presente, y se generen procesos de comunicación política que permitan la integración social, más allá de las lógicas del poder capitalista.

Si bien es cierto que la comunicación política debe tener un mensaje ideológico que contribuya al beneficio de toda comunidad, también, debe ser la que permita que los individuos establezcan un desarrollo humano y local, a partir de la interpretación de los contenidos mediáticos como de la interacción social de iguales.

Etiquetas: Nuevas miradas de la política, Pedagogía política en UNIMINUTO, Tormenta política con 53 precandidatos para 2018, ¿Qué espera Girardot de las elecciones?

                                                                                                                                             Por Génesis Torres y María José Aranzazu

Por Cristian García, Maira Rodríguez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 comentarios en “Mediatización de la política y la democracia en la comunicación de masas

  • el 6 diciembre, 2019 a las 3:01 PM
    Permalink

    Las técnicas de comunicación política tienen una serie de características diferenciadas de las puramente técnicas electorales, y se refieren más directamente a la eficacia de la relación entre política y comunicación. Los medios se han encargado y más cuando están en épocas de elecciones de mantener en constante publicaciones sobre lo que pasa en dicha sociedad, pero por ejemplo es triste que ciertos medio por intereses propios se apoderen de querer mostrar el buen papel que cumple ese político y no en realidad tomarlo como un espacio donde se analice los pro y los contra en que tal candidato llegue a una administración, es decir si al llegar al poder su papel sera la adecuada. Por eso es importante saber el uso adecuado de los medios, darle una mejor función para beneficio de todos.

    Respuesta
  • el 6 diciembre, 2019 a las 1:58 PM
    Permalink

    Los medios de comunicación en la actualidad se encargan prácticamente de transmitir mensajes para beneficios individuales, es decir, hoy en día el periodismo ha perdido su vocación, la cual es ser la voz de los que no tienen voz, es por eso que es necesario que los futuros comunicadores prioricen su oficio teniendo en cuenta, por supuesto, su ética profesional, para que así nunca pierdan su credibilidad.

    Respuesta
  • el 5 diciembre, 2019 a las 12:40 PM
    Permalink

    Se requiere que los periodistas sean investigativos, que tengan en cuenta a la comunidad a la hora de informar, que los mensajes que transmiten sobre política se tengan dos versiones de los hechos.

    Respuesta
  • el 5 diciembre, 2019 a las 12:38 PM
    Permalink

    Es notable ver como algunos medios de comunicación solo buscan la fuente oficial, dejando a un lado la investigación y solo ofreciendo lo que es conveniente en el medio. Esto no puede seguir así, se necesitan periodistas imparciales y éticos.

    Respuesta
  • el 5 diciembre, 2019 a las 12:35 PM
    Permalink

    Es importante que los medios de comunicación aporten a la comunicación política, que muestren la verdad, y no se queden solo con una fuente, sino que se investigue para que no pierdan credibilidad ante la comunidad.

    Respuesta
  • el 5 diciembre, 2019 a las 12:29 PM
    Permalink

    Además, cabe añadir que los medios de comunicación sean imparciales y muestren la verdad, sin hacer acepciones.

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2019 a las 7:24 PM
    Permalink

    La comunicación política es un punto de estudio que hasta hace poco se a venido desarrollando a nivel de latinoamérica, por lo que la forma de estudiarlo, desde la visión Eurocentrista, es caer en el mismo error que los estudios sobre el desarrollo, pues los contextos en los que se desarrolla Colombia son muy diferentes a donde se ha desarrollaron muchas de las teorías establecidas. No obstante, esto es solo una forma para reestructurar y generar nuevo conocimiento a base de los contextos locales.

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2019 a las 6:31 PM
    Permalink

    Se suele afirmar que los medios de comunicación son el cuarto poder; en muchas ocasiones, colocan el reflector sobre los temas más candentes, denuncian hechos irregulares, incitan para que se pongan en marcha actividades estatales, y obligan a los responsables a dar explicaciones. en la política, también juegan un papel importante, pues influyen en la comunidad al momento de elecciones en la decisión de voto y en demás factores democráticos. El artículo cuenta con contextualización, buen manejo de la hipervinculación e intravinculación e información relevante del tema.

    Respuesta