Una lucha constante por la salubridad en Girardot

La situación deja más de tres puestos de salud cerrados y una clínica sin servicio en la ‘Ciudad de las Acacias’.

Además de la Gobernación de Cundinamarca, tres empresarios han contribuido con la inversión de quinientos millones de pesos para mitigar el flagelo. Foto por Ana Hernández

Parece que el actual Gobierno se hizo el de la vista gorda con los temas de salud del municipio, pues para nadie es un secreto la crisis por la que está pasando la población girardoteña al vivenciar la paupérrima atención de una de las clínicas y la suspensión de servicios de otras por las diferentes deudas contraídas  con las EPS que superaban los sesenta y cinco mil millones de pesos, según la Contraloría de Cundinamarca.

Mientras las enfermedades proliferan y los pacientes, agobiados por el pánico, se arremolinan en los centros médicos, teniendo que esperar más de dos meses haciendo fila, para que les autoricen sus citas o puedan reclamar sus remedios  y/o diagnósticos médicos -amén de instar a una respuesta sincera y viable- siguen los escándalos diarios, despilfarros e incumplimientos evidenciados por los índices de la Secretaría de Salud, que se traducen en el incremento de un 45% en casos de corrupción en el área de salud en Girardot.

“Hay que volver a nuestro sistema de salud viable o el día menos pensado se va a derrumbar, cayéndonos encima”, aludió el estudiante de Enfermería, Iván Romero.

El sudor que escurre por la cara de muchos de los habitantes no es sólo por los días soleados y las altas temperaturas de la ‘Ciudad de las Acacias’, sino también por la angustia de enfermarse y no poder llegar a un centro asistencial de calidad, y por la preocupación de no hallar soluciones, intentadas por la Gobernación de Cundinamarca mediante procesos jurídicos y legislativos, sin resultados positivos.

Esta vez, las voces de petición y protesta de una comunidad cansada y desesperada fueron escuchadas por el Gobierno Nacional, que decidió invertir, junto a la Gobernación departamental, mil millones de pesos “que serán exclusivos para el pago de las deudas con las EPS, a través del decreto 215 de 2019”(sic), informó Érika Ramírez, secretaria de Salud, quien precisó que “el rubro ayudará a reabrir varios centros asistenciales, que fueron cerrados por causa de las deudas no pagas” (sic).

Largas filas en clínicas para reclamar exámenes o sacar citas, procedimientos que en ocasiones se queda sin cupos. Foto por Johan Hernández

Apoyo del Gobierno Nacional a Girardot

Resulta increíble que la Presidencia de la República ojeara por este lado y metiera mano en el municipio, pues las políticas públicas en temas de salud, se han visto permeadas por escándalos de corrupción, precariedad de salubridad y abandono del Estado; de ahí que el descenso en los índices de salud, registrado por la revista Semana, aclara que han bajado en un 35% en el actual Gobierno; aparte de evidenciar las moras justificadas de las EPS con las IPS.

Los casos multiplican y las deudas aumentan a lo largo de  todo el país. Las EPS cada vez deben más plata a las IPS; por tal motivo afecta la atención a sus usuarios y afiliados, y se demoran más de un año para cancelar los saldos, cuando deben tardar, por mucho, tres meses. Lo más injusto es que el propio Estado obliga a las IPS a seguir prestando servicios sin argumentar que no les pagan.

“A médicos y clínicas no les pagan, pero sí les cobran”, comentó el abogado Jesús Méndez.

El panorama luce lúgubre, pues “el Estado tolera, con plazos infinitos, que las EPS no entreguen el dinero que sus afiliados pagan; mientras que las entidades que prestan el servicio se quiebran económicamente”, se lamenta la administradora pública María Díaz. Asimismo, los más humildes terminan purgando las culpas, como el chofer de ambulancia, toda vez que “ahora los centros de salud tienen más abogados que médicos, porque se la pasan litigando para que les paguen al personal” (sic), concluyó Díaz. (79 palabras)

La realidad indica que, como es natural, las primeras víctimas y las de peor condición son las IPS más modestas, que están empezando a cerrarse en diferentes regiones del país. Cuando en diferentes circunstancias, la pequeña clínica del barrio o el laboratorio clínico se ven obligados a no prestar más sus servicios, debido a la avalancha de protestas de pacientes y embargos, etc. Sin olvidar que interviene la Superintendencia Nacional de Salud con medidas sancionatorias a los diferentes centros médicos.

Problema sobre problema

Tras los cierres interpuestos de diferentes centros de atención médica, los índices de desempleo aumentaron un 25% en el municipio y en los diferentes lugares de la región como Flandes, Ricaurte, Agua de Dios y El Espinal, donde se presentó este problema. En Girardot, “fueron más de 200 personas despedidas en un solo mes” aseveró el abogado Jesús Méndez, quien explicó que a pesar de que hoy “el panorama sea un poco esperanzador, el atraso social fue fuerte” (sic).

El flagelo se está multiplicando por toda Colombia, desde las grandes capitales hasta las poblaciones intermedias, por aquí y por allá; y no va en silencio, va haciendo ruido y estragos, dejando a miles de poblaciones sin una atención médica digna. Por eso, ahora a puertas de épocas de elecciones regionales, es debido pensar bastante bien a quiénes se le dejarán los municipios del país. Que Girardot siga ardiendo de calor y no del mal estado en temas de salud.

Etiquetas: Insuficientes brigadas  de salud, Abandono de la UAPS, Salud como derecho fundamental, Campañas de salud para adultos mayores

 

                                                                                                                   Caricatura por Xiomara Portela
Infografía por Heidy Miranda

Por Ana Hernández, Johan Hernández, Heidy Miranda, Xiomara Portela

 

3 comentarios en “Una lucha constante por la salubridad en Girardot

  • el 8 octubre, 2019 a las 12:36 AM
    Permalink

    El precario estado de la salud a nivel local y nacional esta permeando hasta los más desfavorecidos y abandonados por el gobierno, los pequeños puestos de atención prioritaria que beneficiaban a miles de familia por la cercanía a sus hogares han sido desvinculados y estos obligados a trasladarse a lugares mucho mas lejanos implicando mas gastos, algunos optan por la auto-medicación cosa que en algunos casos les puede generar hasta la muerte, el gobierno nacional solo vive generando falsas promesas a las personas que mas lo necesitan pero nunca una solución verdadera.

    Respuesta
  • el 7 octubre, 2019 a las 7:02 PM
    Permalink

    Es preciso señalar que en dicha ciudad la salud es tan mala debido a que, el gobierno no le da un alto grado de importancia, hasta que los habitantes protestan de alguna manera para llamar la atención de que pasan por una serie de necesidades. Además, en Colombia, personas se quejan primordialmente a causa de que algunos centros de salud no poseen los medicamentos necesarios para las víctimas; una solución para la crisis, es que principalmente paguen todas las deudas, así mismo que le suban el sueldo a los que laboran en centros médicos y que la salud sea gratuita. (100 palabras)

    Respuesta
  • el 7 octubre, 2019 a las 1:29 PM
    Permalink

    La mala administración de los recursos destinados a las EPS es un gran problema para todos, ya que muchas han tenido que cerrar sus instalaciones, la clínica San sebastián es un gran ejemplo, esta es importante en Girardot y ha tenido que cerrar sus instalaciones debido a la falta de ingresos económicos, cientos de personas se han visto afectadas, tanto los usuarios como quienes trabajan allí, es importante que en Colombia se haga una buena supervisión de los recursos que son destinados a las entidades de salud ya que es un tema de vital importancia, muchos municipios se ven afectados por los cierres de estas y su mala atención. El estado debe tomar cartas en el asunto pronto.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *