Una mujer comprometida con la comunidad girardoteña y el medio ambiente

Gladys Garzón no calla ante la autoridad y hace cumplir la ley a favor de la ciudadanía.

Una lugareña orgullosa de su terruño y usufructuará de los placeres que le da la vida. Foto por Michele Quesada

Nacida el 23 de junio de 1952, en Girardot – Cundinamarca, Gladys Garzón tiene por vocación ayudar a la comunidad, pues sus padres Pedro Garzón y Vicenta Sarmiento le enseñaron la disciplina, el liderazgo, la honestidad y el entusiasmo por generar cambios sociales. Es egresada del Colegio La Presentación y de la Universidad Escuela Superior de Administración Pública (ESAP) en 2013.

M.Q.: ¿Qué valores cree que la resaltan como persona?

G.G.: Mi ética, la disciplina y la credibilidad que ejerzo en la comunidad. Pues es lo que siempre tengo presente para que las personas se sientan satisfechas con mi labor y no haya quejas (sic).

Mishelle Ortiz (M.O.): ¿Qué la inspiró a ser presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Sucre?

Gladys Garzón (G.G.): En el año 2000, la Junta Comunal del barrio no existía, pues nadie de la comunidad mostraba interés en las necesidades que presentaba la zona, entonces, decidí ir a la Administración de Girardot y averigüé qué se podría hacer. La respuesta fue satisfactoria, ya que se empezó hacer la gestión para la delegación de los respectivos cargos y así lograr que la Alcaldía nos prestara la atención correspondiente (sic). 

Michele Quesada (M.Q.): ¿Cómo maneja los espacios entre su vida laboral y su vida privada?

G.G.: Mi agenda comienza muy temprano y termina a las seis de la tarde. Es allí cuando inicia mi tiempo de esparcimiento, en el cual hago aeróbicos, zumba, confecciono mis prendas o las de mis amigas; además, me gusta leer noticias de mi ciudad y publicar en redes sociales lo que acontece a mi alrededor (sic). 

“He sido campeona varias veces en bolos, en el Club Campestre de Girardot. Una vez, siendo novata, quedé en segundo lugar y casi paso a las nacionales” (sic): Gladys Garzón.

M.Q.: ¿Tiene hijos?

G.G: No (lo expresa con nostalgia y sonrisa). Pienso que los hijos son lo más lindo, siempre y cuando se haya conformado una familia. Me críe en un hogar muy bello y mi ideología se basaba en que no le puedo dar menos a una persona entrañada por mí; pero, gracias a Dios, tengo muchos sobrinos de los cuales me siento orgullosa.

“A pesar no tener hijos, mis sobrinos son mi felicidad” (sic): Gladys Garzón. Foto por Michele Quesada

 M.O.: ¿Cómo se ve de aquí a cinco años?

G.G.: Si Dios me da la oportunidad, como alcaldesa de mi Girardot; un cargo que desempeñaría con fluidez y sabiduría, puesto que soy administradora pública. Aunque muchos me dicen que es muy temprano para ejercer dicha labor y que aún me falta experiencia. Yo sólo pienso que nunca es temprano para comenzar (sic).

M.Q.: ¿Qué teme que le suceda a la sociedad en la que vive?

G.G.: Que haya menos oportunidades laborales para los habitantes y, en especial, para la juventud, que en la actualidad tiende a desistir de las universidades por problemas económicos y por malas influencias, que se derivan del mal uso del tiempo libre (sic).

La ayuda a la sociedad es primero

M.O.: ¿Alguna vez llegó a pensar en hacer algo diferente con su vida?

G.G.: No, siempre me interesó contribuirle a la sociedad, ya que lo encuentro satisfactorio. Al principio, quise ayudar desde el ámbito de la medicina como profesional en Bacteriología, dado que logré estudiar cuatro semestres en la Universidad Mayor de Cundinamarca, ubicada en Bogotá (sic).

M.O.: ¿Alguna experiencia que haya marcado su vida de manera negativa?

G.G.: Eso se dio cuando en ese entonces mi nuevo vecino estaba edificando y se logró confabular con la Oficina de Planeación para tumbar la pared de mi casa. Usando mis conocimientos y recursos hice la gestión para hacer todos los papeles legales e impuse una tutela con la ayuda del defensor del Pueblo, que era Fernando Uribe, la cual gané satisfactoriamente (sic). 

M.Q.: ¿Cuál es su contribución a la sociedad?

G.G.: Logré bajar la estratificación del barrio de cuatro a tres, con esto se vieron beneficiadas 157 personas aproximadamente. Con la Ley 142 del 94 se resolvieron las peticiones y reclamos en cuanto a los servicios públicos del sector, la pavimentación de la calle que va hacia la Terminal de Transportes de Girardot, y actualmente, se está trabajando por la armonía y el orden del barrio Sucre.

M.Q.: ¿Cree que su labor como presidente de Junta de Acción Comunal influye en su vida personal?, y ¿de qué manera?

G.G.: Sí, porque me da la satisfacción de poder servir y ser reconocida de manera positiva, incentivando el deseo de las personas para que uno continúe en el cargo, ya que se logran evidenciar los resultados (sic).

Gladys no solamente ayuda a las personas, también contribuye al medio ambiente, por medio de jornadas de limpieza en las orillas del río Magdalena, recolectando de basuras. Además, asiste a campañas para el cuidado de la naturaleza y enseña a sus amigos y vecinos a preservarlo. 

La DATMA le hizo entrega de un libro sobre el medio ambiente en honor a su trabajo y compromiso. Foto por Michele Quesada

La seguridad en el barrio Sucre

M.Q.: ¿Cómo se encuentra el barrio en cuanto a aspectos de seguridad?

G.G.: Ha bajado la calidad debido a los establecimientos de la carrera 14, ya que a raíz de eso se presentan robos y alteraciones en el espacio público. Nosotros le exigimos continuamente a las autoridades que nos colaboren; pero si ellos no le imponen multas a los que infringen la ley, no habrá mejoras en el sector (sic).

M.O.: ¿Qué situación difícil ha afrontado por ayudar a su comunidad?

G.G.: Llevo un año y medio esperando recuperar la calidad de vida y la tranquilidad de la zona, pues los establecimientos de la carrera 14 son discotecas y bares, los cuales hacen mucho ruido en la madrugada. Se han puesto acciones de tutela y no se cumplen. Hemos llegado a interponer desacatos e, incluso, fui al Consejo Superior de la Judicatura para que me contestaran. Aún sigo en la lucha y espero ganar el pleito (sic).

M.Q.: ¿Prefiere hacer cumplir la ley o velar por la seguridad de la comunidad?

G.G.: El beneficio para la comunidad, totalmente. El Estado debe contribuir para hacer cumplir las exigencias que yo le hago a favor de la ciudadanía.  

M.O.: ¿Al culminar su labor como presidente de Junta de Acción Comunal, piensa seguir ayudando a la comunidad?

G.G.: Si logro llegar a la Alcaldía sería por ese medio; de lo contrario, como administradora pública haría control político más asiduo y contribuiría a la juventud prioritariamente, pues me agobia que no puedan surgir por las malas administraciones, ya que es un juego de cartas por debajo de la mesa. Quiero que los jóvenes girardoteños prosperen en el municipio sin necesidad de irse a buscar oportunidades (sic).

M.O.: ¿Ha tenido conflicto entre su ética personal y ética profesional?

G.G.: No, nunca se me ha presentado ese conflicto, porque siempre hago las cosas con tranquilidad y moderación al momento de llevar los diferentes problemas que se me presentan en mi vida cotidiana y laboral (sic).

M.Q.: ¿Cómo califica la administración en el municipio?

G.G.: Es pésima, puesto que para tener respuesta de una tutela tuve que ir hasta el Tribunal de la Judicatura. Fue la única manera para tener respuesta a mi solicitud, o de lo contrario harían caso omiso a mi necesidad como ciudadana (sic).

Garzón es una ciudadana que le aporta a la comunidad sus conocimientos como administradora pública, por medio del orden y el manejo del liderazgo que hace resaltar los valores y la moral de su sector, desde su cargo.

Etiquetas: Junta de Acción Comunal, Convocatoria a mesas de trabajo para presidentes de juntas de acción comunal, Poca participación de las Juntas de Acción Comunal de Girardot, Quiere ser presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio La Esperanza, de Girardot

 

                                                                                                                 Infografía Mishelle Ortiz
                                                                                                       Caricatura Michelle Quesada

Por: Mishelle Ortiz, Michelle Quesada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 comentarios sobre “Una mujer comprometida con la comunidad girardoteña y el medio ambiente

  • el 6 junio, 2019 a las 7:04 PM
    Permalink

    Es importante ver como una ciudadana contribuye de una manera eficaz al municipio de Giradot con sus conocimientos y disposición para hacer un cambio a la ‘Ciudad de las Acacias.

    Respuesta
  • el 6 junio, 2019 a las 1:54 PM
    Permalink

    En primera instancia, es recorfontante y necesario que se le brinde el debido reconocimiento a las personas que velan por la seguridad y bienestar de la comunidad girardoteña. De igual forma, es evidente el apoyo en el que se convirtió la señora Gladys Garzón para su barrio, al ser parte de la JAC de este, en donde puede hacer escuchar la voz de las personas que lo necesitan.

    Respuesta