Estrategia integral para combatir el microtráfico en Colombia

Por medio del Decreto 1070 de 2015, adjuntado al Código Nacional de la Policía y Convivencia, se prohíbe poseer, entregar y comercializar drogas o sustancias prohibidas.

 

Marihuana incautada por la Policía Nacional en Girardot. Foto por Karen Cárdenas

 

Desde el 1 de octubre comenzó a regir el decreto que permite a la Policía decomisar la dosis mínima de sustancias psicoactivas o sintéticas. El capitán Diego Álvarez le abrió las puertas a Giro en U para explicar cómo es enfrentarse al control del fenómeno de las drogas y las implicaciones que conlleva el no cumplir con la nueva norma.

Valentina Claros (V.C.): Desde que se aprobó la ley ¿se han presentado casos de incautación?

Diego Álvarez (D.A.): En el Decreto Presidencial 1844 del 1 de octubre de 2018, se nos faculta a la Policía Nacional para realizar las incautaciones de estupefacientes en menores cuantías o llamada la dosis mínima. Eso quiere decir que si encontramos alguna persona con una dosis de 20 gramos de marihuana, de un gramo de cocaína  o superiores a éstas, deben ser incautadas y se le coloca de inmediato un comparendo por este comportamiento contrario a la convivencia (sic).

V.C.: ¿Cree que al decomisar la dosis mínima se genera un aumento en la venta de drogas?

D.A.: Puede haber una necesidad y obviamente una demanda de que si se incauta al instante, el consumidor que es narcodependiente de esa sustancia, va a tener la necesidad de buscar más. Puede que se aumente la compra y venta o la distribución de alguna de las sustancias psicoactivas. (sic)

Tácticas para una ciudad más segura

V.C.: ¿Qué estrategias emplean para detectar al consumidor habitual?

D.A.: Por experiencia, las características de una persona, normalmente se encuentra en la calle y va a tener unos aspectos diferentes a cualquier otra persona, como el color de su piel, de sus manos, la yema de los dedos, el aroma que suelta la persona: siendo esta una de las situaciones que más nos indica que posiblemente sea un consumidor y, aparte de esto, tenemos que confiar de que porte una sustancia psicoactiva (sic).

Ana Hernández (A.H.): ¿Desde que se expidió dicho decreto ha evidenciado una reducción de consumidores en los espacios públicos de la ciudad?

D.A.: Sí se ha evidenciado una reducción grande, porque posiblemente a la persona que se le incaute esta sustancia y se le haga el comparendo, va a tener una multa general que son doscientos ocho mil pesos y la destrucción del elemento. Eso quiere decir que se va a ver afectado económicamente, también, porque se le retiraría el producto que se va a consumir (sic).

Cabe resaltar que la iniciativa contenida en el decreto sobre la incautación de cualquier dosis mínima de narcóticos rige a partir del mandato del Presidente de la República, Iván Duque, con el objetivo de evitar el consumo de drogas en el espacio público para generar un ambiente agradable y acabar con el micrográfico y, en especial, contribuir con una política integral que contenga medidas de prevención a partir de la salud pública, la educación y estrategias que busquen disminuir el alto porcentaje de consumidores.

A.H.: ¿Qué tan alto es el porcentaje de consumidores en Girardot?

D.A.: Tenemos un porcentaje bastante alto, sobre todo, en los barrios populares, que son los sitios donde más se genera esta problemática, ya sea por problemas sociales, familiares, por falta de oportunidades u ocupaciones y, así mismo, los jóvenes o personas distraen su mente, ocupando tiempo con el consumo de esas sustancias (sic).

 

El capitán Diego Álvarez. Foto por Valentina Claros

 

Con un perito se realiza la prueba de cuál sustancia es y debidamente se verifica que realmente sea una sustancia psicoactiva. Todo el procedimiento se realiza en compañía del CTI y la URI” (sic): Diego Álvarez.

 

A.H.: ¿Cuáles son los barrios donde más se ha incautado ‘la dosis mínima’?

D.A.: Tenemos Valle del Sol, Corazón de Cundinamarca, Puerto Monguí, Puerto Montero, Puerto Cabrero, Brisas de Bogotá, Las Acacias, entre otros sectores como la zona central, donde las personas vienen por turismo y se prestan para consumir (sic).

Karen Cárdenas (K.C.): ¿Qué tipo de sanción se le impone a la persona que porte más de la dosis mínima?

D.A.: Aparte de la dosis mínima, que es 20 gramos, se debe judicializar a la persona, se le aplica el artículo 140,  numeral 8, de la ley 1801, la cual indica que es una multa general tipo 2 (doscientos ocho mil pesos). De la misma forma, al realizar la incautación,  se hace la destrucción del elemento (sic).

K.C.: ¿Piensa que con el decreto se acabará la venta y el consumo o, por el contrario, será un generador de estrategias para que no los atrapen vendiendo y consumiendo?

D.A.: Pienso que, ante todo, son situaciones muy mínimas que se puede manejar dentro de la sociedad; pero sí deberíamos buscar otras soluciones, porque es un problema de salud y no de seguridad: realmente, el que consume es una persona enferma; entonces, deberían crearse nuevas políticas públicas, las cuales ayuden al consumidor y no aumentar el consumo(sic).

V.C.: ¿Cuántos gramos equivale la dosis mínima y cómo la pesan en una requisa por ejemplo?

D.A.: La dosis mínima equivale a 20 gramos en marihuana y en cocaína, a un gramo, pero normalmente el que expende, las trae con un peso determinado. Hay diferentes dosis, se puede encontrar entre 5 y 10 gramos o las bombas que normalmente vienen con 50 dosis de bazuco, cocaína o de diferentes sustancias. Obviamente, no nos guiamos sólo por lo que vemos, sino que se pesa con una gramera y ahí se le notifica a la persona si tiene la dosis mínima. Se le aplica el procedimiento o si se pasa de esa cantidad mínima, se le judicializa (sic).

V.C.: ¿Cuál ha sido el promedio de edades en que más se ha tenido que aplicar la incautación?

D.A.: El consumo de presenta en todas las edades, uno encuentra desde niños de 8 ó 9 años, hasta adultos de 60 años; pero se presenta más en los jóvenes o adolescentes, de pronto, por el deseo de explorar nuevas experiencias o probar porque lo incitaron a hacerlo. Sin embargo, el joven queda ya inmerso en ese consumo, por lo que, específicamente, el porcentaje se maneja más entre las personas de 13 a 25 años. (sic)

A.H.: ¿Cómo ha sido la reacción de los consumidores frente al nuevo decreto?

D.A.: Obviamente, a ninguno le gusta que le pongan sus límites  y mucho menos que le hagan un comparendo, que le destruyan sus elementos, cuando realmente lo tiene para consumo. No es muy buena la reacción. Si se presenta agresividad, nos toca trasladarlo a la estación de la Policía Nacional por protección, ahí tendría otra causa para ser judicializado, la mala conducta (sic).

A.H.: Desde su perspectiva, ¿cuál sería la solución más viable para la problemática del microtráfico y las drogas en el país?

D.A.: Creería que sería legalizarla, no sólo la marihuana, porque muchas veces nos quedamos pensando que solamente es ese producto un estupefaciente y actualmente hay otras sustancias sintéticas. Entonces si legalizamos la marihuana, nunca vamos a terminar con el problema, porque hay muchas más situaciones; pero sí ayudaría a organizarse un poco más la situación.

 

“Sabemos que hay variedad de mercados de drogas ilegales y zonas de distribución en la ciudad; pero hay lugares de expendio relativamente tranquilos que no llaman la atención de las autoridades”: Diego Álvarez

 

K.C.: ¿Expedir fórmulas que certifiquen que una persona puede consumir, no podría ir en contra de dicho decreto?

D.A.: Si se certifica por salud, es necesario que muestre que se está utilizando para alguna situación, pero se debe tener registro en algún lado o, si no, se prestaría para que cualquiera obtuviera una fórmula médica o la pudiera falsificar para engañar a las autoridades (sic).

Consecuencias del consumo masivo

Mientras se llevaba este proceso, se iba analizando también sobre lo que conlleva al suministro de la sustancia con fines medicinales, por medio de productos como el tetrahidrocannabinol (THC), sustancia química de la marihuana; responsable de los efectos psicotrópicos y el compuesto más común que es el cannabinoides, que tiene uso medicinal. Se pone a disposición sacar la licencia de la fábrica del producto, para la siembra de semillas del cultivo con fines psicoactivo y no psicoactivo. Es decir, que el decreto no afecta en nada, porque son productos derivados de la marihuana y no se hace referencia exactamente a la planta (sic).

K.C.: ¿Cree que si se expidieran dichas fórmulas médicas se generaría un aumento en la falsificación de tales documentos?

D.A.: Sí. Es por eso que se va a tener en cuenta como un problema médico; debe estar registrado en algún sistema con las entidades de salud pertinentes para poder certificarlo de alguna forma por medio de un documento visible (sic).

K.C.: ¿Cree que el libre desarrollo de la personalidad tiene que ver con portar dichas sustancias?

D.A.: De pronto si la persona quiere consumirla para experimentar, se podría decir que va junto con el tema de la personalidad. La situación es que le puede quedar gustando y puede llegar a deteriorar su salud física y mental (sic).

V.C.: ¿Piensa que al confiscar dicha dosis se está afrontando de raíz los problemas de microtráfico?

D.A.: No, porque es un problema muy grande y proviene de grandes redes o cultivos. Estamos atacando el tráfico en menores cuantías, pero eso realmente no acabará la situación de raíz (sic).

V.C.: ¿Por qué cree que el consumo de drogas se ha disparado en los últimos años?

D.A.: Podría ser por la facilidad de acceso y por querer probar algo nuevo y se quedan ahí, generándose problemas de salud con el consumo (sic).

V.C.: Si vamos con seis compañeros por la calle y cada uno porta 20 gramos de marihuana ¿cómo responderían ustedes ante esta situación?

D.A.: Se deben incautar todos los elementos; se les realiza su comparendo y se  destruye la cantidad que porta a cada uno (sic).

A.H.: ¿Cómo el ciudadano del común verifica que la droga incautada por el uniformado es destruida por las autoridades?

D.A.: Se le hace un acta de incautación, que se deja a disposición de la persona; de igual forma, hacemos la destrucción en presencia de las autoridades competentes, como lo es la Personería y la Inspección de Policía, donde quedan videos y fotografías como evidencia de que sí se hizo dicho procedimiento (sic).

V.C.: Dentro de su labor, ¿recuerda alguna incautación a la que haya tenido que extraer por la fuerza el producto?

D.A.: Sí, claro, en muchos casos, porque realmente la persona no está en sus cinco sentidos y cuando se le ha incautado el elemento, se pone agresiva y es necesario utilizar la fuerza y los medios coercitivos (sic).

V.C.: ¿Cree que es necesario destruir la dosis mínima al momento de incautarla?

D.A.: Si se puede destruir en ese momento, se hace o, si no, se deja a disposición del comando de estación y hacemos un solo contenido para hacerse la destrucción completa de lo que se haya incautado en un tiempo moderado (sic).

V.C.: ¿Se maneja un límite de cantidad de comparendos para así mismo aplicarle algún otro castigo?

D.A.: No tiene límites, si se le encuentra con la dosis diez veces, pues diez veces se asume el comparendo y va a llegar el momento cuando tendrá que cancelar todo, como pasa con los comparendos de tránsito: porque con una numeración que tiene son subidos al sistema de medidas correctivas y eso queda en el registro como si fuera su hoja de vida. Si usted quiere salir del país, sacar la visa o algún otro documento, le va a aparecer en el sistema que tiene un mal comportamiento contra la convivencia (sic).

 

       El decreto de la dosis mínima está vigente en la ‘Ciudad de las Acacias’. Foto por Valentina Claros

 

Durante el proceso se tuvieron en cuenta puntos de vista de diversos funcionarios públicos, académicos -como abogados- y personas que cumplen con una investigación en la cual se plantea el futuro del decreto y qué efectos se obtendrán respecto de la problemática por combatir. La medida de seguridad no procede en cuanto al consumo en espacios privados, puesto que sigue siendo una conducta no prohibida por el ordenamiento jurídico colombiano

V.C.: ¿Piensa que es un método eficaz para la reducción del microtràfico en Girardot?

Mauricio Tole (M.T.): No es un método eficaz porque las personas la seguirán consumiendo, lo que se debería hacer es legalizar la droga, poner puntos específicos donde se pueda consumir y que no a cualquiera se le pueda vender; sólo si es medicinal (sic).

 

“Realizar los comparendos no garantiza que las personas dejen de consumir porque siempre buscarán la manera de hacerlo, además la policía no es constante en los patrullajes para que haya un control más estricto.”: Mauricio Tole

 

A.H.: ¿Ha notado algún cambio en cuanto a la delincuencia a partir de la vigencia del decreto y cree que disminuirá el consumo en los jóvenes?

M.T.: No se ha evidenciado ningún tipo de cambio desde que se está aplicando dicho procedimiento ni, mucho menos, se ha disminuido el consumo de sustancias (sic).

Lo esperado radica en  que los consumidores no invadan ni afecten el espacio público, y que la venta disminuya en el mayor promedio posible. Se puede evidenciar nuevos métodos de camuflar las dosis e incluso se puede observar que muchos jóvenes consumen en la ‘Zona Rosa’ incluso habiendo patrullas en el sector.

 

Etiquetas: Espacio público, Seguridad, Microtráfico, Drogas psicoactivas

 

 

                                                                                                               Caricatura por Ana María Hernández

 

 

 

                                                                                                                                                               Infografía por Karen Cárdenas

 

Por Ana María Hernández, Karen Cárdenas, Valentina Claros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 comentarios sobre “Estrategia integral para combatir el microtráfico en Colombia

  • el 6 junio, 2019 a las 11:08 AM
    Permalink

    La noticia cumple con todo lo parámetro, menos con el audio.
    Es una nota periodística de gran interés para la comunidad, porque es una situación que se ve muy frecuentemente y que no se ha podido acabar con ese problema en Colombia.

    Respuesta
  • el 6 junio, 2019 a las 11:04 AM
    Permalink

    El artículo tiene variedad de información que sirve para lograr entender todo lo que tiene que ver con esa ley, el procedimiento que se aplica al momento de incautar droga con el objetivo de acabar con el microtrafico y así las personas tengan conocimiento de todo el trabajo que hacemos nosotros en seguridad.

    Respuesta
  • el 6 junio, 2019 a las 10:58 AM
    Permalink

    Las autoridades encargados de hacer cumplir esa ley muy poco lo están haciendo, porque el narcotraficante todavía sigue existiendo por mas de que se las quiten y si no los judicializan ellos siguen en las mismas, en vender y consumir la marihuana.

    Respuesta
  • el 6 junio, 2019 a las 10:51 AM
    Permalink

    Cada párrafo de la entrevista cuenta con diferente información, la cual es importante porque ayuda a complementar el escrito. El artículo no cuenta con el audio.

    Respuesta
  • el 6 junio, 2019 a las 10:47 AM
    Permalink

    Deberían de poner mas seguridad en aquellos sectores que se vea mas constante esos chicos consumiendo drogas para que se acabe esa situación, porque ya las personas a las que le ha afectado están cansados de poner la queja sabiendo que la policía no hace nada y llegan al sitio cuando ya esos chicos no están, entonces es bueno que la policía mantenga constantemente haciendo recorridos por los sectores mas afectados.

    Respuesta
  • el 6 junio, 2019 a las 10:40 AM
    Permalink

    La policía no ha hecho nada, todavía hay jóvenes por ahí en la calle consumiendo drogas como si nada, por el siempre hecho de que no se sienten inseguros en que los cojan por estar consumiendo drogas, entonces es bueno que existan quejas para la policía se pongan pilas en cumplir esa ley.

    Respuesta
  • el 6 junio, 2019 a las 10:34 AM
    Permalink

    La incautación de la dosis mínima es una situación que se ha tratado de ir cumpliendo desde la fecha establecida, pero aun así las policía nacional no le ha prestado la atención necesaria para acabar con el consumo de drogas en un establecimiento público, porque en diferentes sectores se evidencia muchos jóvenes consumiendo drogas sin importar la incomodidad que le genera a las personas de su alrededor.

    Respuesta