Un convenio importante con vacíos alarmantes en su implementación

Durante la creación de la propuesta no se tuvo en cuenta la participación del estudiantado de Agua de Dios.

La ley 1012 de enero 23 de 2006 autoriza, en sus artículos 1 y 2, a las entidades Territoriales la posibilidad de crear los fondos de crédito educativo en el nivel departamental y municipal. Foto cortesía Concejo Municipal

Mediante el Acuerdo 008 de 2018, avalado por el Concejo Municipal, se crea el Fondo Local para la Educación Superior, que tiene como objetivo incentivar a los jóvenes «a iniciar sus estudios, por lo que ofrece créditos o subsidios para matrículas o transporte intermunicipal», manifestó el cabildante Edwin Reyes. Sin embargo, por ser municipio de sexta categoría dicho fondeamiento depende del recaudo del impuesto predial del año en curso, agregó Reyes.

En lo aprobado por los servidores públicos, no se da una fecha tentativa para el inicio de la vigencia del acuerdo, al contar con una suma inicial de veinte millones de pesos; aunque sí se hace la salvedad de que comenzará a funcionar cuando se llegue a un total de cincuenta millones de pesos, por lo que algunos padres de familia no tienen la certeza de contar con tal beneficio para el año lectivo.

Por otra parte, algunos de los jóvenes manifiestan su inconformidad con la mencionada normatividad puesto que “no se tiene en cuenta a los discentes que ya adelantan una carrera universitaria; lo que conlleva a la deserción educativa”, expresó Antonio Eslava, cursante de Ingeniería Civil en Uniminuto Girardot.

Limbo jurídico

Dentro de lo aprobado, se refleja la falta de precisión, como en el caso del artículo cuarto que habla de financiar un porcentaje de la matrícula o beneficiar con un auxilio de transporte; por tanto, si las personas tienen para pagar los costos pecuniarios tendrán que resolver la manera en la que deben trasladarse a la institución educativa, sumado al alto precio de los pasajes intermunicipales.

Otro de los factores preocupantes es la exclusión de los migrantes del municipio, toda vez que si sus hijos llegan a cursar “sólo los dos últimos años de educación secundaria no pueden ser acogidos, así cumplan otros requisitos”, expresó Vicente Pardo, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Egipto. Así mismo, “otorgar créditos mediante tal fondo no es la ayuda que espera la comunidad”, recalcó el lugareño.

La Secretaría de la Alcaldía hará las adjudicaciones de los créditos y subsidios en cada semestre, previa convocatoria pública y cumpliendo con los parámetros, méritos y requisitos establecidos en la reglamentación que expida el ejecutivo municipal: artículo séptimo del acuerdo 008 de 2018, Fondo Local para la Educación Superior.

A lo dicho se añade la disconformidad, que exponen las víctimas del conflicto armado, quienes “ya han iniciado su carrera universitaria y no han podido acceder a ningún tipo de beneficio por parte del gobierno de turno”, señaló el estudiante de Trabajo Social en Uniminuto, Daniel Barrera, que a su vez agregó que la creación del fondo contribuiría al flagelo de la deserción educativa.

Panorama nacional de la deserción

 De acuerdo con el informe del Banco Mundial, realizado en 2018, Colombia es el segundo país en América Latina con mayor tasa de deserción en la educación superior,  al contemplar que los estudiantes que ingresan a programas universitarios y programas de ciclos cortos (para técnicos y tecnólogos), alrededor del 36% de los educandos abandonan al finalizar el primer año estudiantil; y se cifra en el 30% el retiro del sistema educativo después de cuatro años de estudios.

“(…) El Estado facilitará mecanismos financieros que hagan posible el acceso de todas las personas aptas a la educación superior”: artículo 69, Constitución Política de Colombia.

La adopción de programas como ‘Generación E’ busca mitigar el fenómeno cubriendo el 100% del valor de la matrícula para las personas que hayan sido admitidas en una institución de enseñanza terciaría pública y tengan un nivel de Sisbén igual o superior a 32 puntos. No obstante, no todos los jóvenes de estratos populares cumplen con dichos requisitos, lo que representa una barrera para superarse.

Así que el principal obstáculo es la falta de recursos económicos, pues  “un estudiante promedio del país logra acceder con bastante dificultad a la educación superior y su lucha es mantenerse”, señaló Flor Morantes, docente de Comunicación Social y Periodismo en Uniminuto;  en consecuencia, muchos deben tener hasta dos trabajos para poder cubrir los gastos generados y en “varias ocasiones su responsabilidad académica desciende” (sic), concluyó Morantes.

La Universidad de Cundinamarca es la única institución de educación superior en Girardot donde se puede acceder al programa ‘Generación E’. Foto por Carlos Díaz

Mientras tanto, los habitantes del municipio exigen que el acuerdo sea modificado y se cambien los requisitos existentes; además, se propone la introducción de un artículo que obligue al Miguel Unía, la única institución de educación secundaria pública del municipio a brindar una cátedra sobre orientación profesional para que, así, los que son beneficiados de manera momentánea no les quiten la oportunidad a quienes sí sueñan con ser profesionales.

Etiquetas: Fondo Local para la Educación Superior, Deserción Estudiantil en UniminutoUna lucha por la educación, Apoyo financiero para la educación superior

Caricatura:

                                                                             Caricatura por Lisa Rincón

Infografía:

                                                                                              Infografía por Lisa Rincón

Por Yussen Hernández, Lisa Rincón, Carlos Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 comentarios sobre “Un convenio importante con vacíos alarmantes en su implementación

  • el 16 mayo, 2019 a las 1:45 PM
    Permalink

    Lamentablemente la Educación en Colombia no está respaldada por el gobierno como la sociedad espera que sea, esto implica que muchos de los estudiantes que terminan su bachiller no puedan seguir su educación superior por buscar formas de sustento económico, puesto que esta conlleva gastos que si no son respaldados, una familia común colombiana no puede suplir con ellos. Por otra parte el artículo cuenta con distintos puntos de vista pese a que las fuentes consultadas permiten la amplia discusión del tema tratado, resaltando también el buen uso del lenguaje periodístico.

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2019 a las 12:39 PM
    Permalink

    La educación en el país se ve afectada por los pocos recursos que invierten en ella, perjudicando así a los jóvenes que desean superarse, debido a que no acceden a ningún tipo de beneficio por parte del Gobierno; siendo esto el principal obstáculo para lograr un título profesional, resaltando que los estudiantes no cuentan con los suficientes recursos económicos para financiar sus gastos académicos. Por otra parte, las fuentes brindan información necesaria, puesto que es posible evidenciar diferentes puntos de vista, también esta subrayado lo más relevante para una mejor comprensión e igualmente, la foto representa lo que el informe plantea.

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2019 a las 11:02 AM
    Permalink

    Muchos Estudiantes que dejan la universidad tienen que trabajar mientras estudian. Diversos tiene niños que depende de ellos, y se matriculan en jornada parcial. Este proyecto prevé subsidiarlos a los, que pertenecen a los colegios y universidades del municipio, son muy pocos los que pueden acceder, sabemos se convierte en un problema por la falta de solvencia económica de distintos estudiantes y sus familias. Para superar esta brecha en el acceso, ciertas instituciones de educación superior del país ofrecen ciertos beneficios que suponen una reducción en el costo de la matricula o puedan tener una ayuda en su transporte.

    Respuesta