Famisanar, un problema latente

El sistema de salud colombiano camina hacia la ruina por el mal servicio de las EPS.

Al ser aprobada la Ley 100 de 1993 se crearon las Entidades Promotoras de Salud (EPS), que desde entonces se harían responsables de garantizar y organizar la prestación nacional del servicio de salud; tal asistencia se encuadraría dentro del designado Plan Obligatorio de Salud (POS) con el que los ciudadanos podrían acceder a servicios básicos de recuperación de salud, prevención de enfermedades y atención médica transitoria.

Famisanar EPS sería una de dichas entidades que surgiría para darle cumplimiento a la ley, constituida por una alianza entre las cajas de compensación familiar, Cafam y Colsubsidio, que actualmente cuenta con la afiliación de 2’062.551 usuarios en su sistema de salud, registro que la posiciona como una de las más importantes en el país. No obstante, es una de las que más genera inconformidades e incumplimiento en los servicios prestados.

“Todas las entidades promotoras de salud como las instituciones prestadoras de servicios de salud deben contar con oficinas de atención al usuario (…), a los cuales puede acudir el afiliado para que sea brindada la información que demande en torno de la prestación de las actividades (…)” : Capítulo II, artículo 4.4, Resolución 4343 de 2012, del Ministerio de Salud y Protección Social.

En Agua de Dios, la indignación respecto de los servicios prestados por la EPS es colectiva, dado el mal funcionamiento y la falta de un punto de atención allí que “vulnera los derechos de los ciudadanos”, apuntó la residente Norma Ricardo. Dichas fallas generaron que los afiliados optaran por exigir la intervención del gobierno municipal con el que se acordó “la visita semanal por parte de un funcionario para facilitar el acceso a los servicios”, destacó Ricardo.

Sin embargo, lo pactado con la Alcaldía se incumplió, toda vez que la entidad no garantizó las visitas determinadas. “A veces se presentaban cada quince días y en una ocasión faltaron por tres semanas”, acotó Luis Burgos, veedor de salud, quien a la vez, comentó que la problemática es de doble vía, “pues los usuarios realizan las autorizaciones y no las reclaman para continuar con el proceso” (sic); aunque ello no es excusa para que la EPS omita sus deberes.

La ley determina que la entidad debe resguardar los intereses y el bienestar de los pacientes, por lo que debe consolidar tales procedimientos con la finalidad de darle una respuesta oportuna a los ciudadanos. A esto se suma, que la ausencia de un punto de atención genera más dificultades para los prestatarios, quienes de manera recurrente se ven obligados a trasladarse a Girardot, único centro de servicio de la EPS en el Alto Magdalena.

Educación para salvaguardar la salud

Entre los aspectos frecuentes en la problemática de salud que se presenta es el desconocimiento sobre los derechos de los ciudadanos en cuanto al sistema de salud, que está sujeto como la Ley 100 de 1993 y la ley estatutaria 1751 de 2015, que en apartados determinan que las EPS deben garantizar el derecho fundamental a la salud, con lo que los ciudadanos deben de tener acceso a servicios de salubridad eficaces y de calidad.

Empero, la ignorancia sobre los deberes de las EPS conlleva a que se permita la vulneración de derechos, lo que conmina a una imprescindible campaña de educación que enseñe la reglamentación del sistema de salud, conducente también a la necesidad de que “en las instituciones se imparta la materia de cívica”, indicó Carlos Ruiz, docente de Ciencias Sociales, pues por medio de la asignatura  “los niños y jóvenes podrán conocer que la Constitución establece sus derechos” (sic), concluyó Ruiz.

El aprendizaje de la normatividad que rige a las EPS posibilita actuar frente a la no autorización de medicamentos, la no asignación de citas, la falta de aval para procedimientos quirúrgicos o de otra índole; así como, de paso, posibilita exigir la presencia de la entidad en los municipios: caso de Agua de Dios, que busca disponer de un punto de atención rechazado por Famisanar.

Ahora bien, ¿qué alternativa tienen los usuarios aguadioscenses para recibir un mejor servicio de salud? Acaso ¿cambiar de EPS? Cuando nacionalmente se vive una crisis en el sistema de salubridad, pues las Entidades Promotoras de Salud convirtieron el servicio en un negocio permeado por la corrupción, en el que acceder a una cita médica requiere de meses de espera y trámites, en su mayoría innecesarios, que complejizan los procedimientos y dificultan el acceso expedito de pacientes.

Entonces, los afiliados deberán seguir con su lucha ejerciendo presión por medio del gobierno local y las vías jurídicas para que Famisanar EPS al menos afiance una estrategia que les permita acceder a sus servicios de manera transitoria en el municipio para mitigar el exceso de gastos que les representa movilizarse a Girardot; a la espera que el Estado colombiano genere políticas que realmente obliguen a dichas entidades a cumplir la legislación garante del derecho fundamental de la salud.

Etiquetas: Cabildo abierto sobre la salud, La salud un derecho fundamental, Infraestructura para Unidad de Atención Primaria de Salud, Participación social en el sistema de salud

 

                                                                                                              Caricatura por Laura Garzón

 

                                                                                                                              Infografía por Laura Garzón

Por Laura Garzón, Lisa Rincón, Yussen Hernández, Carlos Díaz

6 comentarios en “Famisanar, un problema latente

  • el 6 junio, 2019 a las 11:11 AM
    Permalink

    El problema de la salud en Colombia es algo que nos afecta a todos no solo por la pésima atención por parte de las entidades prestadoras sino también porque al leer el artículo de nuestros compañeros,se vulneran cosas tan básicas como es para este caso un punto de atención, el cual lo necesitan las personas de Agua de Dios para dejar de estarse transportando a Girardot, es algo a lo que ellos tienen derecho independientemente de la cantidad de usuarios, puesto que hay personas de la tercera edad que pertenecen a esta Eps, y les queda difícil su desplazamiento. Es de resaltar que el concejo municipal este en pro de ayudar a la comunidad y no como en otros lugares que se le facilitan las cosas es a las empresas.

    Respuesta
  • el 6 junio, 2019 a las 10:46 AM
    Permalink

    Es interesante leer este artículo ya que nuestros compañeros demuestran mediante las diferentes leyes que es obligación de la eps famisanar colocar un punto de atención en Agua de Dios para que los usuarios puedan gestionar las diferentes diligencias. Relacionado a la parte periodística nuestros compañeros realizaron todas la pautas establecidas para la clase.

    Respuesta
  • el 27 mayo, 2019 a las 3:04 PM
    Permalink

    Agradezco al grupo de Pasantes Laura Garzón, Lisa Rincón, Yussen Hernández, Carlos Díaz estudiantes de la Uniminuto, por el interés que han prestado a la problemática y haciendo pública la situación que viven los afiliados a Famisanar y de paso con otras EPS, en el municipio de Agua de Dios y municipios aledaños que no cuentan con un punto de atención al usuario y a ver si haciendo públicas las inconformidades de los usuarios que son múltiples, en algo se vean beneficiados.
    A ver si la Administración encargada de estas entidades se apersonan más de la situación, Auditando a la persona encargada de realizar el trámite, si es que ella tiene diversas ocupaciones y no cuenta con el tiempo requerido o no ha podido verificar en que va el proceso, o si es preciso den empleo a alguien que le colabore, con un auxiliar para que este se encargue específicamente de esta situación y así poder cumplir con los requerimientos para llevar a feliz término la adecuación de un punto de atención al usuario bien dotado con personal no solo de gestionar capaz y apto para realizar todo tipo de actividad, desde agendar una cita para servicio médico general hasta la autorización de una cita especializada o de medicamentos que sean necesarios y no tener que esperar días, en algunas ocasiones mes(es) para que estas sean autorizadas y puedan ser reclamadas en el municipio, para que por lo menos mitigar en algo los costos adicionales y de transporte que tiene que asumir el usuario a quien le descuentan sagradamente de su sueldo o pensión el servicio de salud, porque de eso ($$$) si no se les olvida de cobrar.
    Mil gracias por su trabajo periodístico en el cual se puede evidenciar que son periodistas de corazón que les interesa realmente lo que hacen, que argumentan la situación con el enfoque que se debe, que realizan la investigación en campo (puerta a puerta) que apoyan a la comunidad y en este caso defienden el derecho a la dignidad humana y la igualdad para la atención de un servicio de Eps con lo mínimo que se debe de tener un punto de atención al usuario en el municipio de residencia.

    Respuesta
  • el 15 mayo, 2019 a las 3:18 PM
    Permalink

    El tema de la precariedad por parte de la salud en Colombia es un tema que ya esta cansado de discutir, pero aun así es importante que se siga con la lucha para que se mejore esta situación y mas en los pueblos donde la población necesitan de un centro de salud que les ofrezca buenos servicios, en especial para el ahorro económico de no tener que dirigirse a ciudades cercanas. Ademas como es posible que no les brinden el acceso a un puesto de atención al cliente y que la espera a que sean atendidos por un medico no sea tan demorado, es algo que no puede continuar, por eso es necesario que como población busquen las estrategias necesarias para que sean escuchados y les brindes la ayuda que necesitan, para eso como lo dice el articulo es bueno que se empapen de las ley de los derechos a la salud.

    El artículo de comentario se encuentra muy bien estructurado, cumple con los parámetros y cuenta con audio y videos que es algo importante para una mayor información del tema.

    Respuesta
  • el 15 mayo, 2019 a las 3:09 PM
    Permalink

    El sistema de Salud en Colombia es cada vez peor, las EPS prestan un servicio pésimo y ya no dan abasto para atender a tantas personas y nosotros los usuarios tenemos que seguir esperando que medianamente funcione. Vamos de camino a la ruina con el sistema de salud, porque casi de manera semanal se ven en las noticias que se cierran EPS, clínicas, hospitales y otras entidades que brindan el servicio.

    Respuesta
  • el 6 mayo, 2019 a las 7:17 PM
    Permalink

    Actualmente no es secreto que las entidades de salud van de mal en peor, cada vez más son las quejas que demuestran la inconformidad de los ciudadanos ante estos servicios médicos y realizando, notas como estas, quizás por fin los encargados de las mismas se interesen en realmente lograr una definitiva solución. Por otra parte, es triste pero cierto que no obstante con el mal servicio, algunos habitantes deben movilizarse a su municipio aledaño para recibir atención medica, puesto que en su lugar de recinto no se cuenta ni con los materiales adecuados, ni con el personal y en el peor de los casos ni con el servicio.
    El trabajo periodístico de los compañeros se encuentra bien argumentado además que, cuenta con todos los parámetros para entender mejor la nota.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *