De actor a reconocido empresario

El amor por las tablas lo ha llevado a pisar grandes escenarios, sin embargo, con el dulce ha dejado huella.

Jefferson Valencia revolucionó la modalidad en que eran consumidas las obleas en la región, en la actualidad su negocio ‘Cronch’ cuenta con dos sucursales.                                                                                                                                                                         Foto cortesía Cronch Artesanalmente Oblea

Todo aquél que llegue a la ‘Ciudad de las Acacias’ se lleva no sólo una experiencia sino un grato recuerdo; un pensamiento con el que cientos de comerciantes pretenden darse a conocer en la región. Las calles del municipio evidencian variedad en cuanto a locales, comidas y bebidas; pero no una marca que represente a la cultura girardoteña. Quién diría que el encargado de cambiarlo sería un joven que de empresario no tenía nada y demostró que para triunfar no existe edad.

El nombre de Jefferson Valencia causa emociones encontradas en la región, ya sea por sus increíbles interpretaciones en teatro o como empresario. No obstante, el camino del joven no ha sido de sólo éxitos. Valencia nació en Bogotá, el 14 de septiembre de 1995. Desde muy niño su familia tomó la decisión de radicarse en Girardot, con la intención de cambiar el ritmo de vida capitalino. Jefferson recuerda que el fútbol era su escudo, pero debió dejarlo de lado.

Reconocido actor

Tras el cambio casi obligatorio de actividad recreativa, Valencia asegura que el destino lo fue llevando a donde pertenecía; empezó haciendo teatro en el colegio y posteriormente pasó a cursos en la Casa de la Cultura local. Su potencial como actor se forjó con sacrificio y terminó no solamente ganándose el respeto de sus colegas, sino que esto lo motivó a presentarse en una de las reconocidas escuelas de actuación del país, Casa Ensamble.

Con alegría recuerda que en la compañía de teatro pasó en su primer casting, tuvo que luchar para mantenerse allí: vendía desde dulces hasta películas para poder sostenerme económicamente. Durante los tres años que se radicó en la capital del país, pudo participar en decenas de obras, series de televisión y una película. No obstante, su amor por Girardot lo llevó a empacar maletas y “echar raíz en la tierra que lo ayudó a encontrar su pasión”, recuerda Valencia.

Jefferson Valencia en la obra de teatro ‘El doctor Manzanillo’, uno de los personajes que lo destacó en Girardot. Foto cortesía Cámara de Comercio de Girardot 

“Desde pequeño me proyecté a tener mi propia empresa, no tenía idea que fuera a ser con obleas; pero el destino me llevó por este camino y lo agradezco” (sic): Jefferson Valencia, propietario de Cronch Artesanalmente Oblea.

Oportunidad de emprender

Con la apertura del Teatro Cultural Luis Enrique Osorio, en Girardot, encontró un escenario para demostrar su talento; empero, Valencia se vio en la necesidad de buscar estabilidad económica. Recuerda que “se dio la oportunidad de negocio, al notar que en las heladerías locales los productos eran distribuidos directamente en Ibagué, así surgió Crocante conos y galletas”. De comienzo se cerraron puertas. Para la artesana Gloria López, emprender no es fácil; aquí el apoyo es poco y se trabaja mucho”.

Valencia, a sus 23 años, ha demostrado que para triunfar en los negocios no se necesita edad o un título de profesional, el joven no únicamente es actor con varios años de experiencia, sino que ingresó a formalizar un ideal que de niño lo cautivaba: “yo veía los grandes edificios o personas que eran empresarias y soñaba con tener mi propia empresa; ahora, la tengo”, recalca con alegría. El sueño de Jefferson es el mismo que el de cientos de colombianos, triunfar en el mundo de los negocios.

Cronch artesanalmente oblea

En el mundo de los negocios suele ser cuidadoso en cuanto a enseñar sus instalaciones, inicios y proyecciones, debido a que no todo el mundo cuenta con la visión de emprendedurista. Quizás la juventud, con ganas de comerse el mundo o simplemente compartir con el otro sus conocimientos, han hecho que Jefferson Valencia sea transparente y motive a sus congéneres a seguir sueños. “Cada paso dado o fracaso sirve para estar más cerca de nuestro verdadero camino”, apostilla. Por ahora, su hijo es Cronch y esperará prudentemente para avanzar al siguiente paso, expandir su franquicia.

Como un padre en el nacimiento de su primogénito, el empresario recuerda la apertura de su primer local en Girardot: “fue el 8 de octubre de 2016, el nerviosismo invadía, pero estaba seguro de mi equipo de trabajo”. Tan seguro está de su producto, que en estos cerca de tres años ya tiene sucursales, en Ricaurte y El Espinal. De momento espera perfeccionar la empresa; pero la meta es ser punto de referencia en la región y llegar a Bogotá e Ibagué.

“Inicié a estudiar ingeniería financiera, me retiré porque Cronch fue consolidándose y requería mi atención total; no tengo los conocimientos teóricos pero mi próxima meta es terminar mi carrera” (sic), afirmó Valencia.

El 14 de mayo de 2017 se inauguró la primera sucursal de Cronch, en el municipio de Ricaurte.                                                                                                             Foto por Angie Rincón

Los logros del joven empresario han hecho que no exclusivamente comerciantes locales admiren sus destrezas comerciales empíricas, sino que profesionales como el docente de Marketing y Finanzas en la Universidad Cundinamarca, Guiovanni Quijano, lo expongan como ejemplo de modelo por seguir en sus clases: “Jefferson es un caso particular; él es actor y muy bueno. Tuvo una idea, la desarrolló y ahora no sólo es referencia local, sino que obligó a repensar la forma en la que se consumía un producto tan sencillo como la oblea” (sic), subraya.

Al preguntársele si ha recibido apoyo económico de terceros o concursos para empresarios ofertados por el Estado, Valencia enfatiza que pese a haber participado en convocatorias, no pasó, y recalca que “por alguna razón nadie de esta zona ganó; existen proyectos muy buenos, pero los premios no quedan acá”. Los bancos son su principal apoyo financiero y, por ende, el éxito de la empresa se debe a que trabaja constantemente por mejorar su producto.

El ‘voz a voz’ fue una de las primeras formas de darse a conocer. La calidad del producto, el trato a sus clientes y colaboradores, al igual que la persona segura proyecta que ser, son características que lo hacen un empresario diferente al resto. Así, lo percibe Diego Enciso, auxiliar contable quien actualmente apoya en Cronch: “Jefferson es una persona inspiradora; ver lo que ha logrado siendo tan joven, hace que miremos esos espejos para hacer algo propio” (sic).

La pasión por los sueños ha llevado a que Jefferson Valencia supere obstáculos para convertirse en el empresario que actualmente es: un veinteañero sorprendente por su talento innato para los negocios y lo artístico. El estudiante de Comunicación Social y Periodismo, Bayron Forero, aportó frente a ello que “el problema de Colombia es que se apoya en la macroeconomía y dejan de lado a las personas con ideas innovadoras”. A la historia de Valencia le cabe el conocido refrán: “El que no arriesga no gana”.

Etiquetas: Independencia económica, Macrosistema de negocios, Problemática del cuentapropismo de los jóvenes girardoteños, Emprender es para apasionados

Infografía:

                                                                                                                    Infografía por Margarita Calderón

Caricatura:

 

                                                                                                                                             Caricatura por Margarita Calderón

Por Jenny Ramírez, Margarita Calderón, Cristian González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 comentarios sobre “De actor a reconocido empresario

  • el 16 mayo, 2019 a las 12:08 AM
    Permalink

    es realmente satisfactorio que los jóvenes decidan dar rienda suelta a sus suelos y éstos beneficien no sólo a sus colaboradores sino a sus familias. Considero que emprender no es fácil y más en Girardot, sin embargo, cada día se evidencia que los girardoteños están listos para crear empresa y no sólo para recibir órdenes. Este tipo de notas llaman la atención debido a que suelen inspirar a quienes están dudando sobre arriesgarse a cumplir un sueño.

    Respuesta
  • el 8 mayo, 2019 a las 1:10 PM
    Permalink

    Es importante abordar esta clase de artículos que da iniciativa a los proyectos de pequeños empresarios que desde muy jóvenes han querido alcanzar sus sueños y hoy día los pueden compartir con los jóvenes girardoteños, esta crónica contiene una buena estructura donde menciona como fue su idea de negocio, también en el texto se resalta lo más importante de cada párrafo, el estilo de la redacción y los signos de puntuación hace que se entienda claramente, cada párrafo contiene un audio y un vídeo donde también contextualizan la crónica, sus fotos de contexto también manejan un mensaje para incentivar a los jóvenes a crear sus proyectos de vida.

    Respuesta