Cierre de la Clínica San Sebastián en Girardot

Más de siete mil pacientes saldrán afectados por la intempestiva decisión de la institución de salud.

Pacientes de la entidad deberán remitirse a ciudades cercanas como Bogotá e Ibagué para recibir atención médica. Foto por Ana María Hernández

Debido a la precaria situación económica que imposibilita sufragar el costo de operación de los servicios que presta el centro de salud, la Nueva Clínica San Sebastián (NCSS) ha decidido cerrar sus puertas hasta el momento en que se logre solventar el monto adeudado a la entidad, lo que implicaría el traslado de sus pacientes a centros asistenciales de ciudades próximas para recibir atención médica especializada.

La NCSS es una IPS de cuarto nivel de complejidad, es decir, que cuenta con la infraestructura y profesionales especializados en campos específicos para atender cualquier patología. Así mismo, presta diferentes servicios encargados de resolver con eficacia las necesidades médicas de diversa severidad y magnitud. En ese nivel atiende mensualmente más de siete mil casos de urgencias, aunado con hospitalizaciones, cuidados intensivos e intervenciones de alto riesgo.

La sociedad Médicos Asociados –dueña de la entidad- presenta una cartera que supera los sesenta y cinco mil millones de pesos, en virtud de pagos incompletos que generan que la institución no cuente con los recursos financieros necesarios para mantener sus gastos operacionales diarios; por lo tanto, al no encontrarse una solución conveniente ha puesto en peligro la prestación del servicio habitual de la clínica de cara a sus pacientes.

 “Es necesario estudiar la situación, crear estrategias y solicitar ciertas garantías con relación a planes que sirvan de refuerzo y solventen las dificultades financieras”: Alberto Morales, líder de la JAC del barrio Porvenir.

Siendo la salud un derecho fundamental, resulta oportuno que la situación sirva para que la EPS “le ponga más atención al control de limpieza y a mejorar la atención” (sic), aseguró Carolina Pinilla, trabajadora informal. Sin embargo, las entidades que no cumplen con el flujo normal de los desembolsos correspondientes afectan el comportamiento de cada uno de los referidos servicios: Casos de Convida, Comfacundi, Coomeva, Famisanar y Nueva EPS.

Luego de haberse emitido el comunicado acerca del cierre total de las instalaciones de la NCSS, el alcalde César Villalba, se reunió con Valeria Méndez, directora administrativa de la IPS, para trazar estrategias y generar soluciones que permitan mantener activos sus servicios. Una de sus propuestas consiste en solicitar a la Secretaría de Salud la intervención ante las EPS y realizar los aportes correspondientes para reducir los futuros riesgos de liquidez.

Consecuencias del cierre de la San Sebastián

Mensualmente, la institución maneja cinco mil millones de pesos, sin embargo, los “huecos financieros”, como por ejemplo la deuda contrastada por la Nueva EPS, que “varía entre los dos mil y tres mil millones de pesos desde hace seis años”, agravada por la falta de conciliación entre las partes comentó Alberto Morales, líder de la Junta de Acción Comunal del barrio Porvenir.

Alrededor de mil quinientas personas acuden diariamente a solicitar el servicio de urgencias de la NCSS. Foto por Karen Cárdenas

La Secretaría de Salud de Cundinamarca, la Superintendencia Nacional de Salud (Supersalud) y el Gobierno departamental son los entes encargados de intervenir en la problemática, aclarando que son las mismas EPS -involucradas en el caso de la retención de recursos- las acreedoras de las obligaciones para poder garantizar el servicio a los pacientes, la atención inmediata según el rango de urgencia y la distribución de medicamentos según se requiera.

“La crisis de la San Sebastián es responsabilidad únicamente de esa IPS por dejar pasar el tiempo y no tomar las medidas necesarias” (sic): Carolina Pinilla, trabajadora informal.

La crítica situación de la entidad deja no sólo a la deriva a los pacientes que acuden diariamente a solicitar servicios médicos, sino también a “cientos de estudiantes de enfermería”, que de ella dependen como su «lugar de prácticas» afirmó Gloria Naidú, docente de Enfermería en la UDEC. Sin embargo, días previos a su cierre se darán a conocer los demás servicios ofrecidos por la IPS que ahora están recibiendo en Girardot y que se encuentran habilitados.

El 65% de los pacientes que asisten a la NCSS provienen de distintas partes del país, incluso de Departamentos lejanos como Putumayo, Meta y Caquetá, posiblemente tendrían una afección directa debido al flujo de personas que “diariamente se dirigen a la entidad de salud para solicitar servicios médicos”, indicó Julieth Rodríguez, paciente de la NCSS. Por tal motivo, se han visto en la obligación de trasladarse a otras IPS.

Entre tanto, la Secretaría de Salud junto al alcalde César Villalba adelantan planes de contingencia para enfrentar el cierre de la institución, por ejemplo adecuando los servicios de urgencias en entidades como Salud Total, Colsubsidio y la Clínica de Especialistas; mientras se define totalmente el destino de la NCSS. Sin embargo, al no encontrar una solución se generará un colapso inevitable en la cobertura de los marginares.

Etiquetas: Derecho fundamental, Salud, IPS, Control de cartera

                         Infografía por Karen Cárdenas

 

Por: Ana Hernández, Karen Cárdenas

6 comentarios en “Cierre de la Clínica San Sebastián en Girardot

  • el 31 mayo, 2019 a las 9:56 AM
    Permalink

    El cierre de la Clínica no solo afecta a los habitantes de Girardot si no a los demás municipios aledaños, pues en los pueblos que no cuentan con herramientas para atender a los pacientes son trasladados en su mayoría en el caso de Tocaima los trasladan para Girardot entonces, realmente es una problemática porque el tema de la Salud no se puede descuidar y con esta noticia refuerza los argumentos sobre el mal servicio en la salud de algunos pueblos. Por otra parte, el trabajo de las compañeras cumple con la estructura planteada en clase, brindan buena información, pero, sin embargo, hace falta la caricatura.

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2019 a las 7:13 PM
    Permalink

    El artículo presenta fallos en su puntuación, lo que ocasiona un obstáculo en el lector; además, hay un error en la frase «el próximo 1 de mayo», pues el artículo se publicó el 14 de mayo; los audios de las fuentes en el vídeo tienen bajo volumen y en el audio se usa la sigla EPS en plural, es decir «eps’s», que es incorrecto. En cuanto al cierre de la NCSS, es una pérdida importante, puesto que afecta el ejercicio del derecho fundamental a la salud y más, por ser está la única institución de cuarto nivel en la región.

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2019 a las 5:10 PM
    Permalink

    Esta situación pone en riesgo el servicio de salud de los girardoteños y municipios circunvecinos que usan este servicio, los pacientes que necesitan con urgencia la atención médica y que no tienen el modo de viajar a alguna capital departamental sin duda están quedando a la deriva, debido a que esta es la única entidad que presta algunos servicios especializados en toda la región, sumado a esto afecta a todas las familias que dependen económicamente de la institución.
    Adicionalmente seria interesante ver la caricatura y la fotografiara para contextualizar la información de una manera mas ligera, el audio del vídeo debería ser mas alto, puesto que no se puede escuchar claramente el audio de las fuentes.

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2019 a las 3:32 PM
    Permalink

    El artículo carece de cohesión debido a la falta de puntuación y las oraciones redactadas de manera equívoca. Si bien, se entiende que la situación de la NCSS es preocupante puesto que no puede continuar prestando servicios a los ciudadanos, se dificulta comprender el texto a causa de la escasez de coherencia. Además, las cifras extensas no deben ser expresadas en números cardinales. Para la composición de la nota, se debe tener presente la fecha en la cual se publicará, para no cometer errores como el de la frase «próximo 1 de mayo» siendo publicado el 14 de mayo.

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2019 a las 3:31 PM
    Permalink

    El artículo carece de cohesión debido a la falta de puntuación y las oraciones redactadas de manera equívoca. Si bien, se entiende que la situación de la NCSS es preocupante puesto que no puede continuar prestando servicios a los ciudadanos, se dificulta comprender el texto a causa de la escasez de coherencia. Además, las cifras extensas no deben ser expresadas en números cardinales. Para la composición de la nota, se debe tener presente la fecha en la cual se publicará, para no cometer errores como el de la frase «próximo 1 de mayo» siendo publicado el 14 de mayo.

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2019 a las 1:31 PM
    Permalink

    No encontrar una solución oportuna a esta situación pone en grave peligro la prestación del servicio de salud en la región, por cual se verá afectado un gran número de habitantes, Está situación deja a la deriva a los pacientes que necesitan con urgencia la atención médica y que no tienen el modo de viajar a alguna capital departamental. Sumado a eso, cerca de 800 familias perderán la fuente de su sustento. esto con el fin de que dichas entidades adopten las medidas necesarias para garantizar la prestación de los servicios de salud a los usuarios; y por último, es deber de las entidades responsables del pago garantizar la continuidad de la atención en salud a su población afiliada, llevando a cabo para esto las previsiones necesarias dentro de su red de prestadores de servicios de salud.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *