Una batalla por la vida

El cáncer: una complicada patología que de no ser tratada a tiempo por lo general causa la muerte.

Lorena Marroquín después de terminar su segunda quimioterapia se siente optimista de que es un paso más para mejorarse.  Foto por Lorena Marroquín

“Estoy muy feliz, pese a ser mi cuarta quimioterapia, de ocho en total. Es difícil, pero no imposible. El camino es largo, pero la felicidad, la fe y el armarse de valor logran que saque fuerzas de donde sea necesario para afrontar un proceso que ha traído cambios significativos a mi vida y que hizo que mi pensamiento cambie por completo” (sic), enfatiza Lorena Marroquín, paciente con cáncer.

Lorena, una joven estudiante girardoteña de Comunicación Social y Periodismo, ha tenido que enfrentarse a la batalla más ardua de su vida, debido a que se le detectó un linfoma linfoblástico tipo B en el hombro derecho y, con ello, leucemia aguda grado cuatro. Es imposible describir cómo se pueden volver los sueños de efímeros con tan sólo un dictamen médico, pero la realidad es que nada puede ser inmarcesible y, menos, cuando le dan a alguien una noticia de tal magnitud.

Una mirada retrospectiva

Es octubre de 2018, Lorena Marroquín -amante del emprendimiento, la locución y el arte-, decide nuevamente visitar al médico… ¿la razón? Un dolor crónico que le venía generando molestias desde semanas atrás. “Es algo común, pasa con analgésicos”, recuerda Lorena que le comentó en ese tiempo un médico general en Girardot. No era nada comparado con lo que le esperaba.

“Lo que me da fuerzas es ver a mi mamá conmigo y verla cada día más contenta, porque estoy mejorando con el tratamiento” (sic), Lorena Marroquín, paciente con cáncer.

A pesar de las hazañas que lograba con su familia para poder recuperarse; debido al dolor, ocasionado por un cáncer que avanzaba silenciosamente, Lorena estaba perdiendo la movilidad de su brazo; con ello las visitas a los hospitales y a médicos eran cada vez más constantes. No obstante, siempre con una excusa de por medio, le indicaban que era común que el cuerpo humano presentara dolores repentinos.

A Lorena siempre le ha gustado destacarse por su carisma y felicidad, menciona Carmenza Piñeros, madre de la joven; y es que a pesar de las adversidades que se han interpuesto en su camino, nunca ha dejado de sonreír y disponer de su mejor cara para afrontar los hechos. Es difícil para una madre ver que un hijo sufre, y el dolor que puede llegar a sentir, se hace propio. Es un padecimiento compartido.

Lorena Marroquín en el Hospital Universitario Mayor Méderi, dispuesta para una nueva sesión de quimioterapia.    Foto por Carlos Díaz

Ganas de salir adelante

“Estoy superando el cáncer, no me gusta decir que lo padezco, porque ante todo debo ser positiva. No olvido que será duro el camino, pero lo afronto como siempre lo he hecho; dando lo mejor de mí. Como siempre, el apoyo de mi familia y amigos es indispensable para estar contenta e impulsarme para salir de ello pronto” (sic), expresó Lorena.

“Lo que queremos es generar campañas de prevención; así, las personas estarían más atentas a su salud. Y la mejor forma de hacerlo es con un autoexamen; al menos para prevenir un cáncer de piel” (sic), aseguró Isabel Forero,  presidente de la Liga Contra el Cáncer.

La sobreviviente de cáncer Sofía Lozano, hoy con cincuenta años de edad, recuerda que padecía mastitis quística crónica desde los veintitrés años, y que la actitud es muy esencial para afrontar la enfermedad; y que al igual que ella, son miles de individuos los que se han convertido en voluntarios para ayudar a personas que hoy atraviesan por tan compleja situación. El apoyo anímico de su familia y amigos es crucial para sentirse bien y motivada.

Desde que se diagnostica el cáncer, el trabajo psicológico es fundamental, dado que siempre se tiende a asociar el término con muerte y, a decir verdad, se puede desplomar la autoestima del paciente y perjudicarlo. Por ello, las Entidades Promotoras de Salud (EPS) deben de brindar acompañamiento psicológico para garantizar  el buen estado anímico.

Isabel Forero, presidente de la Liga Contra el Cáncer en Girardot, enfatizó que se debe cambiar el pensamiento: “La salud debe ser preventiva, no curativa. Cuando las células cancerígenas aparecen en el organismo son más fáciles de tratar que cuando están avanzadas; por ello, es crucial que las personas asistan a un chequeo anual para que se garantice un estado de salud aceptable” (sic).

Motivación 

Actualmente, Lorena que está recibiendo tratamiento en el Hospital Universitario Mayor – Méderi, experimenta cansancio relativo, pero ¿quién no se sentiría igual? Recuerda que para afrontar tamaña enfermedad, se transporta al 31 de diciembre pasado, cuando tuvo la oportunidad de contar con todo el apoyo de su familia y pasar un momento agradable  en su compañía.

Pese al gran optimismo que tiene tras recibir sus sesiones de quimioterapia, las dificultades cada vez aumentan; ella y su familia como oriundas de Girardot y sus alrededores, el llegar a una ciudad como Bogotá en la que no cuentan con un lugar para alojarse ni transportarse, sin ninguna ayuda, constituye un acto de verdaderas luchadoras; pero como dice el conocido refrán: ‘Dios le da las peores batallas a sus mejores guerreros’. Y la palabra ‘guerrera’ abarca todo lo que significa Lorena, una soñadora incansable que quiere salir victoriosa.

Ella ha iniciado una campaña que ha llamado la atención de cientos de personas, entre ellos la del columnista Daniel Samper Ospina. Una idea marcada por el lema: “No olvides sonreír”, que es una forma de afrontar la enfermedad y ayudar a los que también la padecen para que no olviden que la vida es una y que los problemas, por más difíciles que sean, se pueden afrontar esbozando una franca sonrisa.

Etiquetas: Una batalla que ganar, Jornada de prevención del cáncer, Campaña para combatir el cáncer, Cabildo abierto sobre salud

                                                  Caricatura por Mayra Ruíz

 

                                                Infografía por Mayra Ruíz

Por Carlos Díaz, Mayra Ruíz, Diego Vera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 comentarios sobre “Una batalla por la vida

  • el 1 mayo, 2019 a las 11:13 AM
    Permalink

    Este tipo de testimonios son los que hacen que las personas que lo leen y comprenden, empiecen a valorar mucho más su salud, ya que la vida puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos, lo que hoy está bien en nuestra vida, mañana puede estar mal. Lo más importante en situaciones como las que se encuentra Lorena y miles de colombianos más, es la fuerza y el acompañamiento que pueden ser brindados por su familia y amigos, ya que se convierten en una motivación y de cierta manera, en una ayuda para ganarle la pelea al cáncer.

    Respuesta
  • el 30 abril, 2019 a las 3:22 PM
    Permalink

    El cáncer es una enfermedad bastante dura que genera des motivación y tristeza no tiene ninguna cosa positiva, tan solo con el hecho de saber que la posees ya todo lo que haz construido con tanto esfuerzo se te va al piso tu vida se derrumba en cuestión de segundos, pero que satisfacción es tener la dicha de que las personas que mas te aman y te admiran como esa gran persona que eres estén a tu lado dándote motivación para poder ganar esta batalla y dejar de sufrir. Lorena es un gran ejemplo de vida.

    Respuesta
  • el 26 abril, 2019 a las 5:34 PM
    Permalink

    El cáncer puede ser muy impredecible. Alguien con esta enfermedad puede sentirse muy bien un día y terriblemente al día siguiente. Puede esperar que sus compañeros o familiar tengan días buenos como malos. Teniendo que aprender a vivir con la incertidumbre, tanto para el paciente como para los que le rodean. Siempre hay un cambio de mentalidad, valoras más algunas cosas, como por ejemplo, el poder vivir cada día, restas importancia a temas que antes podían ser trascendentales y ahora pasan a ser pequeños estorbos y no graves. Siendo ellos unos guerrero luchando siempre por ganar un batalla.

    Respuesta
  • el 26 abril, 2019 a las 4:06 PM
    Permalink

    La historia de Lorena nos exterioriza que esta enfermedad la podemos padecer sin tener una referencia de edad, ni de clase económica y que así como para ella se convirtió en una nueva oportunidad, en un motivo de lucha constante, pero es una lucha llena de alegrías , que sin que ,ella se diera cuenta esa fe y esa actitud positivista la lleva a superar ese miedo que nos atormenta esta enfermedad , demostrando que la mejor cura para combatir el cáncer no lo encontramos en la medicina simplemente , sino que se debe llenar de valor y felicidad.

    Respuesta
  • el 25 abril, 2019 a las 12:26 PM
    Permalink

    El cáncer o la leucemia son enfermedades duras para enfrentar,pero,sin embargo no son imposibles, es importante que las personas estén al cuidado de su salud para tener precauciones por posibles enfermedades como esta. Lorena es una mujer llena de amor y de alegría,una guerrera de Dios,ya que a raíz de su enfermedad,ha logrado sonreír y no ha perdido su tendencia de personalidad.

    Respuesta
  • el 24 abril, 2019 a las 11:18 PM
    Permalink

    Reciban un cordial saludo. En Colombia un país neoliberalismo, en el cual el sistema de salud está basado en EPS y los médicos presentan algunas negligencias y sistemas nefastos, se evidencia el caso de Lorena Marroquín joven diagnosticada con cáncer. Ella es una mujer emprendedora y su familia la apoya y ha podido sobre salir. Es algo que debemos tomar conciencia nosotros los jóvenes que no estamos exentos a este tipo de casos y debemos afrontar la realidad como lo hace esta chica con carisma y valentía.

    Respuesta