El recinto vacío

En promedio, solo el 10,90% de la comunidad girardoteña acude a las urnas. El panorama es desolador teniendo en consideración que sólo un sector de la población decide el futuro de la ciudad.

Concejo Municipal 8:32 a.m. Según la programación, la plenaria iniciaba a las 8:30 a.m. No obstante, se evidencia la inasistencia masiva de los cabildantes. Foto por Luis Suárez

La ‘Ciudad de las Acacias’ hace frente a una de las épocas más obscuras de su historia. Pese al radiante sol, el horizonte se torna gris cada vez que se aproxima la celebración de una jornada electoral. La última experiencia data de 2017, cuando se promovió la revocatoria al mandato de  Cesar Fabián Villalba, alcalde de Girardot.

En  dicha ocasión se registraron 8.574 votos por el ‘sí’, 400  por el ‘no’, 54  nulos y 36 tarjetas no marcadas; para un total de 9.064 sufragios. No se alcanzó el umbral. Umbral que de por sí era paupérrimo: 19.250 votos, en una ciudad con un potencial de 83.141 sufragantes. Es vergonzosa la contundencia de tales cifras,  prueba fehaciente de la ausencia de  una cultura de involucramiento ciudadano.

La población “parece no ser consciente de la trascendencia de participar de los procesos democráticos”, expuso el ingeniero Juan Devia, quien con un gesto de incredulidad relató que también, cuando de  afluencia de girardoteños al Ayuntamiento se trata, ella es ínfima. Según datos suministrados por el Observatorio Cívico de Girardot, sólo una de cada veinte personas asiste al Concejo del municipio en calidad de veedor. 

Plenaria del Concejo: debate para determinar viabilidad de la restricción al parrillero hombre en motocicleta; sólo se evidencia acompañamiento de siete ciudadanos. Foto por Juan Lugo

Ahora, si se hace un análisis retrospectivo aún más profundo, remitiéndose a las elecciones locatarias para la Alcaldía, se podrá apreciar un registro menos apocalíptico. Las estadísticas son particularmente pintorescas, casi se podría suponer que en tiempos no tan remotos, se tenía una concepción mucho más completa acerca de ejercer la ciudadanía de forma activa.

Según datos suministrados por la Registraduría Nacional del Estado Civil, el 26 de octubre de 2015, siendo las 12:15 a.m. se evidenció la movilización de 20.046 almas que cumplieron la cita con las urnas. Teniendo en cuenta que el potencial de sufragantes para dicha justa comicial era de 33.792 personas, se podría concluir que el índice de participación fue más que aceptable. Situación bastante peculiar.

Evidente fluctuación en el porcentaje de participación ciudadana

En primera instancia, es menester puntualizar la diferencia existente entre una contienda electoral y otra. Si se hace alusión a la iniciativa de revocatoria se tiene un registro de participación del 10,90%; no obstante, el 59.32% de la población girardoteña fue partícipe del escogimiento de la nueva cabeza del Estado local. ¿Gran diferencia, no?

Óscar Imbáchiz, estudiante de Comunicación Social y Periodismo de  Uniminuto, sugiere que la situación se debe a un fenómeno en particular: clientelismo. Tan sencillo como el ‘tú me das, yo te doy’. “Es ingenuo suponer que, de repente, las personas se interesan por participar en política”, acotó Imbáchiz; “simplemente votan porque un individuo les ofrece un beneficio en particular”. ¿Es motivo de orgullo que por dicha causa se eleve el índice de participación?

“Votar sin realizar un proceso analítico, posiblemente es peor que no votar”: Jonathan Lozano, analista de contratación.

Históricamente, Girardot ha sido epicentro de episodios de corrupción. La soleada ciudad bañada por el Río Grande de la Magdalena, ha dejado de ser reconocida por su potencial turístico. Las últimas noticias, acerca de la antiguamente denominada ‘Chivatera’, versan acerca los problemas administrativos. A decir verdad, no hace falta ir muy lejos para identificar tal situación.

Plenaria del Concejo: debate para promover estrategias que fortalezcan el potencial turístico, con evidente ausencia de cabildantes.  Foto por Luis Suárez

Como secretario de Salud de Cundinamarca, a Diego Escobar se le imputaron delitos de concierto para delinquir, constreñimiento al elector, corrupción al sufragante y, finalmente, peculado por apropiación. Según la Fiscalía, todo ello por promover la elección de su sucesor, el anteriormente mencionado César Fabián Villalba.

Contemporáneamente a la captura de Escobar Guinea, el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, ordenó la captura de Villalba, recién electo burgomaestre de Girardot; esto como estrategia para atacar el foco de corrupción descubierto en investigaciones adelantadas durante 2016 por la Contraloría General de la Nación. No obstante, y pese a las capturas, el “primer gran golpe contra la corrupción”, como lo titularon algunos medios, no prosperó.

Iniciativas implementadas para mitigar la corrupción en el municipio

La estrategia más certera para controlar la corrupción es elegir en conciencia, precisó  Walter Bustos, docente de  Comunicación Social y Periodismo y Trabajo Social de Uniminuto, quien luego añadió que “el artículo 41 de la Constitución dice, en términos generales, que las instituciones de educación superior, públicas y privadas, tienen la obligación de promover la participación democrática”. No sólo se trata de garantizar que la gente vote, sino que lo haga tras un juicio razonado.

Así, se determina que “votar no es un derecho, es un deber”, como expuso Leidy Lozano, estudiante de Ingeniería Civil de Uniminuto, metaforizando con audacia el pensamiento ejemplar que debería tener un joven interesado por su realidad política. Ojalá los jóvenes cobren conciencia; ojalá en algún momento se supere la apatía por la política; ojalá  en un futuro no muy lejano el recinto deje de estar vacío.

Etiquetas: Sesiones del Concejo, Plenarias, Participación cívica, Corrupción electoral

                                                                                                                                                                                                   Caricatura Juan Lugo

 

                                                                                                                                                                                                                                            Infografía Juan Lugo

Por Luis Suárez – Juan Lugo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario sobre “El recinto vacío

  • el 30 mayo, 2019 a las 9:31 PM
    Permalink

    Se evidencia el buen manejo de fuentes para otorgar una buena información, por otro lado, el audio presenta errores técnicos en cuanto a vocalización por parte del periodista al igual que el vídeo. Incentivar la política en los jóvenes es un papel importante para que haya un buen ejercicio de participación democrática, no obstante, sería genial que haya una ley donde el derecho a voto sea obligatorio más no voluntario como sucede en Argentina.

    Respuesta