La precariedad del periodismo deportivo en Colombia

Andrés Francisco Olivar Rojas, magíster en Estudios Políticos, comunicador social-periodista, y docente e investigador en UNIMINUTO, Sede Cundinamarca, Centro Regional Girardot.

El viejo aforismo que dice “los hechos son sagrados, las opiniones son libres”, ha servido como valiosa lección a la hora de hacer periodismo. De esta frase surge el cuestionado -y caduco- concepto de objetividad periodística; pero el periodismo tiene que ver más con la construcción de la verdad que con un examen practicado con microscopio y en bata blanca de los hechos, y ese principio, el de la búsqueda de la verdad, es un significante vacío en el periodismo deportivo en Colombia.

Hace poco se produjo un fiel reflejo de los grandes pecados del periodismo deportivo nacional: la falta de sistematicidad y rigurosidad para la investigación (debido al pobre uso de los diversos géneros periodísticos), la falta de autocrítica como gremio (“entre bomberos no nos pisamos las mangueras”) y, derivado de lo anterior, el chisme como mecanismo de ataque a colegas.

Los pontífices del periodismo deportivo en Colombia -Carlos Antonio Vélez, Iván Mejía y Javier Hernández Bonnet- habían anunciado desde antes del mundial que la salida del DT argentino estaba cantada, particularmente, por las molestias causadas en el seno de la Federación Colombiana de Fútbol a raíz de la interferencia de Pascual Lezcano.

Pero esto no es lo más delicado, lo realmente grave eran las denuncias en torno de convocatorias de algunos jugadores, motivadas, según versiones periodísticas, no por méritos futbolisticos, sino por el afán de Lezcano de usar a la Selección como vitrina para vender futbolistas al mercado europeo. Una acusación gravísima. Frente a esto, ¿algún medio de comunicación se encargó de confirmarlo o negarlo? No, y ello porque que el periodismo deportivo nacional vive del chisme y del rumor; es su savia vital. Nuestra gran tradición radial hace que los periodistas arriba mencionados sean los más influyentes, pues desde sus tribunas radiales pontifican sobre lo divino y lo humano, espetando rumores como verdades de apuño. La suspicacia, tan necesaria en el periodismo, se quedaba en el nivel de la sospecha. ¿Alguien ha escuchado, visto o leído, de parte de esos tenores del fútbol, un reportaje, un análisis noticioso o algún otro género periodístico de profundidad con el cual quieran llegar a la verdad de algún hecho? No, nunca. pues su fama radica justamente en del antiperiodismo, en la falta de rigorismo y en el recurrir al trascendido para captar audiencia.

Ahora, frente a la precariedad periodística, el periodismo de opinión-que es lo que en realidad ellos han hecho toda la vida, y si acaso reportería en sus inicios-, tiene también herramientas para no quedarse únicamente en impresionismo crítico. Mediante esta disciplina, en cualquier formato, se puede hacer investigación, análisis y denuncia. Pregúntenle a Daniel Coronell, que cada domingo pone a temblar a Álvaro Uribe con sus columnas de opinión.

Y ¿El Tiempo, El Espectador y Semana? Medios con poderosas unidades investigativas a los que el periodismo deportivo de denuncia o investigación les resbala, en parte porque las salas de redacción de deportes están llenas de muchachos que se criaron con el periodismo de los hinchas con micrófono y teclado de Marca, As, Sport y Mundo Deportivo, atrincherados en la defensa de una camiseta y para el ataque sin miramientos hacia su rival blanco o blaugrana; o con el modelo de la vocinglería sin ton ni son de Directv Sports.

La autocrítica del periodismo deportivo nacional se hace  imperativa; por tal razón urge imprimirle la rigurosidad de cualquier especialidad periodística. Que los muchachos no crean que hacer periodismo es ‘opinadera tv’ y decir “mis fuentes me dicen que mañana llueve…”, pero al otro día hace sol. Muchos se convierten, o en idiotas útiles de las fuentes o en simples personajes que utilizan su influencia para destruir a otros.

Decir que ‘Pékerman’ convocaba jugadores para que luego Lezcano saliera beneficiado por las ventas al exterior, sin tener pruebas que lo sustenten, es no simplemente una irresponsabilidad periodística sino un acto de mala fe que delata lo peor de la condición humana. Aquí cobra toda su relevancia y dimensión la frase de Kapuzcinsky: “Para ser periodista hay que ser buena persona”.

El periodismo nació con el fin de arrojar luz hacia los poderosos para que éstos dieran cuentas de sus actos. José Pékerman, como hombre público, también debió estar sometido al escrutinio de los medios.

Los periodistas que acusan “maltrato” del veterano estratega argentino hacia el periodismo en los últimos siete años por el hecho de vetarles la entrada a las intimidades de la Selección, ¿por qué no usaron la suspicacia de la que se jactan para sacar a la luz los rumores de pasillo? La suspicacia incomprobable, pero expresada, es una inmerecida pedrada en la cabeza dirigida a quien se le endilga la responsabilidad de algo.

Etiquetas: Unidades investigativas, Disciplina, Periodista artista, Periodismo deportivo

Por Andrés Olivar

9 comentarios en “La precariedad del periodismo deportivo en Colombia

  • el 27 marzo, 2019 a las 3:34 PM
    Permalink

    El trabajo investigativo se ha quedado corto en el periodismo deportivo ya que de ha dado enfacias en sólo informar, por ende deja muchos vacíos tanto en la investigación profesional como en la académica; como lo mencionan dos estudiantes de la universidad javeriana en el texto:Una mirada al periodismo deportivo en Colombia : vacío en pluralidad y construcción de memoria.
    “Una mirada al periodismo deportivo en Colombia : vacío en pluralidad y construcción de memoria”.

    Respuesta
  • el 27 marzo, 2019 a las 3:32 PM
    Permalink

    El trabajo investigativo se ha quedado corto en el periodismo informativo ya que de ha dado enfacias en sólo informar, por ende deja muchos vacíos tanto en la investigación profesional como en la académica; como lo mencionan dos estudiantes de la universidad javeriana en el texto:Una mirada al periodismo deportivo en Colombia : vacío en pluralidad y construcción de memoria.
    «Una mirada al periodismo deportivo en Colombia : vacío en pluralidad y construcción de memoria».

    Respuesta
  • el 21 marzo, 2019 a las 1:32 PM
    Permalink

    El periodismo deportivo Colombiano se ha convertido lastimosamente en una rama de este campo a a que no le prestan la atención que se requiere, le llaman indagaciones a lo que se rumora, no hay profundidad y esto no genera credibilidad.
    El periodismo deportivo es más que narrar un partido o contar lo que les sucede a los jugadores, desde mi perspectiva es dar a conocer la historia y la importancia que tiene el deporte en nuestra sociedad.

    Respuesta
  • el 21 marzo, 2019 a las 11:38 AM
    Permalink

    El periodismo deportivo es uno de los que menos rigurosidad maneja, debido a que lo ven así como ‘juego’, como tal la palabra periodismo nos conduce a la rigurosidad de la investigación, de recolectar datos, hechos, fuentes verídicas y no a hacerse famoso por ‘hablar’ o ‘comentar’ un partido de fútbol. El periodismo deportivo debe ir más allá de contar por donde corre la pelota y que jugador la lidera, que mejor que realizar una investigación profunda de cada deporte, de cada jugador, de cada hinchada y mostrar la verdadera importancia de ello, porque aún así el deporte y con más fuerza el fútbol paraliza el mundo.

    Respuesta
  • el 21 marzo, 2019 a las 10:40 AM
    Permalink

    El periodismo ha caído a lo más bajo, la falta de interés del profesional solo han logrado que se acomoden más en sus sillas y crean, en los rumores que circulan en redes, en lugar de buscar y hacer la verdadera labor, investigar. Las generaciones han perdido el horizonte del periodismo, lo cual, hace que esa misma generación tenga la misma necesidad de rescatarla.

    Respuesta
  • el 20 marzo, 2019 a las 4:13 PM
    Permalink

    Los exponentes del periodismo deportivo se han dedicado a ser voceros nacionales de los medios deportivos europeos, dejando de lado la cualidad de investigación del periodismo, ligándose únicamente a lo que dicen estos medios. Pero sí hacen propia la información, logrando ser el principal exponente del periodismo deportivo con la ultima palabra acerca de estos temas, sin capacidad de profundizar e indagar y meramente capaces de replicar; siendo altamente calificados para criticar y opinar con toda su experiencia acerca del panorama del deporte nacional.

    Respuesta
    • el 21 marzo, 2019 a las 10:19 AM
      Permalink

      El periodismo deportivo colombiano dejo de lado las raíces y la importancia del verdadero periodismo, centrándose en lo banal, en el amarillismo, y en el poder que tienen para destruir todo a su paso, incluso a sus colegas, este mal llamado periodismo deportivo hace que las futuras generaciones se degraden aún más, que ingresen porque idólatran un equipo y quieren acabar a otro, y no para informar lo que pasa, cómo se comenta en el texto, con suspicacia, sin afirmar y sin negar, pero dar a conocer lo que pasa en el medio, sin chisme y habladuría.

      Respuesta
  • el 20 marzo, 2019 a las 10:24 AM
    Permalink

    Los periodistas deportivos mencionados en el articulo tienen algo en común y es que todos viven de sus fuentes, esa es su manera de hacer periodismo, y por su debido carácter a la hora de transmitir una noticia lo hacen de manera grosera. Por otra parte hay periodistas colombianos donde su función principal es la recolección de datos y estadísticas ya sea de un jugador y/o un equipo, donde se puede evidenciar las investigaciones a profundidad realizadas para la obtención de los datos.

    Respuesta
  • el 19 marzo, 2019 a las 2:33 PM
    Permalink

    Totalmente cierto que nuestro periodismo deportivo colombiano se queda a medias cuando de investigar se trata, son muchos los periodistas que solo informan acerca de diferentes problemáticas del deporte pero no investigan a profundidad, lo cual es un daño irreparable y sin poca ética profesional porque deben de cumplir la tarea de investigar; no quedarse con la información superficial que es lo que están mostrando a las personas que por falta de profesionalismo generan una desinformación grandísima sobre el deporte en Colombia, pues solo cumplen con comentar pero no informar.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *