Una lucha por la educación

Protestan estudiantes de universidades públicas para que el Gobierno Nacional cubra el déficit fiscal de casi diecinueve billones de pesos de las treinta y dos universidades del país.

No es un misterio que la educación en Colombia siempre ha tenido sus altibajos referentes al ámbito financiero. Muchos son los paros y marchas que se han llevado a cabo para mejorar en ese aspecto, tanto así, que hasta los docentes han recriminado el bajo sueldo que reciben. 

Ésta es una de las tantas causas que hacen del tema una problemática, puesto que hay cuestiones que van más allá del dinero y es el respetar un derecho fundamental: el de personas que luchan por estudiar para obtener la satisfacción de aprender, por que se les siga brindando apoyo y así continuar desde la universidad pública, la cual es una gran ayuda para aquéllos que tienen escasos recursos.  

Lo que se busca

En este momento se requiere que el actual Gobierno Nacional invierta más dinero en las universidades públicas, las cuales presentan déficit presupuestal y se encuentran en paro de actividades. Por lo tanto, Valentina Ortiz, lideresa del Movimiento Educativo de Licenciatura en Español e Inglés (MELEI) de la Universidad de Cundinamarca (UDEC), manifiesta que se acogen al “pliego nacional que propone la Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior (UNEES) y exigimos un presupuesto de cuatro y medio billones de pesos” (sic). 

Bastantes son los estudiantes que se han unido por esta causa, y quienes honran su posición de continuar con las marchas hasta que les resuelvan las exigencias plasmadas en el pliego de cargos presentado; algo que puede afectar de muchas formas, tanto a docentes como a los que quieren seguir recibiendo clases. 

“Rechazamos lo que hizo el Sistema Universitario Estatal (SUE), donde todos los rectores de las universidades públicas sólo aceptaron un billón doscientos mil millones de pesos para su funcionamiento” (sic): Valentina Ortiz, lideresa del MELEI.

La educación pública tiende a desaparecer, si los fondos oficiales destinados no son suficientes. Lo que se quiere es inversión social en capital humano por formar y no en armamento, “en un proceso en donde los estudiantes se proyecten hacia el futuro”, comentó Miguel Martínez, docente de Licenciatura en Español e Inglés de la UDEC

Las alma maters están perdiendo sus acreditaciones de alta calidad, pues “no tienen docentes contratados que les generen estabilidad y calidad educativa. Ya no se están ofertando varios de los programas académicos”, afirmó Diana Fajardo, docente de Literatura de la Universidad de Cundinamarca. Éste puede ser el principio del fin de la universidad pública; por eso, miles de alumnos  del país salen a reclamar su derecho a la educación; derecho consagrado en la Constitución Política de Colombia, en el artículo 67.

Etiquetas:  Qué tiene que hacer la educaciónFondo local para la educación superior,  Movilización nacional estudiantil,  Protesta en la UDEC

Caricatura por Nicolás Díaz

 

Infografía por Nicolás Díaz

 

Por: Nicolás Díaz – Aura Domínguez – Mayra Ruíz

2 comentarios en “Una lucha por la educación

  • el 22 noviembre, 2018 a las 1:34 PM
    Permalink

    Me parece que este articulo es muy comprensible ya que están plasmando la verdad de la situación actual que esta cruzando el país frente a la educación. El gobierno tiene que buscar una solución pronta por que este problema se esta extendiendo, que no se roben mas el dinero porque esta afectando a todo un país y a su avance.

    Respuesta
  • el 22 noviembre, 2018 a las 11:55 AM
    Permalink

    Me parece un buen manejo del artículo crítico. La educación es un derecho fundamental de todo ciudadano que en Colombia no se respeta. Estamos en pleno conflicto por una educación gratuita , donde el estado no se pronuncia y son mas las perdidas que se generan. Espero con prontitud que esta situación de por fin y sea en beneficio de cada joven que merece estudiar y no tiene las opciones económicas para hacerlo, nuevamente insisto «la educación es un derecho no un privilegio».

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *