Jóvenes girardoteños promueven el reciclaje domiciliario

En el municipio no existe una ruta de recolección selectiva que permita a la ciudadanía entregar el remanente separado. Foto por Nicolás Rodríguez

La preservación del medio ambiente, que ha cobrado preponderancia en recientes años, ha incentivado a un grupo de emprendedores a apostar por la educación a la hora de separar residuos orgánicos del resto de desechos. Al respecto, Peter Ramírez, subgerente del Centro de Comercialización de Material Reciclable ‘Bárbula’, remarcó que «hay mucha desinformación a nivel general de cómo y qué cosas se deben reciclar». Por ejemplo, el plástico clasificado según su degradación, comprende los convencionales, el bioplástico y los plásticos oxo-degradables; así mismo, el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos de Girardot (PGIRS) registra que de 1.262 toneladas de residuos recolectados, el 39% equivalen a plástico, vidrio, cartón, papel, metal y aluminio. A su vez, Guillermo Ortiz, mecánico de bicicletas,  señaló que “el reciclaje debería ser recurrente; se le hace un bien al ecosistema y se puede generar empleo”.

 

Etiquetas: Educación para el reciclaje , Focos de basuras 

 

 

Por:  Paula Jiménez, Nicolás Estrada, Nicolas Díaz, Laura Ortiz, Cristian González

2 comentarios en “Jóvenes girardoteños promueven el reciclaje domiciliario

  • el 15 noviembre, 2018 a las 4:22 PM
    Permalink

    El reciclaje es un habito que todos deberíamos emplear no solo a los lugares a donde vamos como la universidad o centros comerciales, también se debe realizar desde casa. En donde fácilmente podemos empezar una cultura ecológica mediante el reciclaje y así incentivar a las antiguas, actuales y nuevas generaciones a que se sumen a la propuesta, para que de esta manera aportemos nuestro grano de arena para salvar el mundo.

    Respuesta
  • el 14 noviembre, 2018 a las 8:48 AM
    Permalink

    La importancia de proteger los recursos naturales que nos quedan es muy clara, esto es responsabilidad de cada uno, porque en resumen estamos al borde del “punto de no retorno”.
    Todas las acciones que realizamos tienen un impacto en el medio ambiente, desde lo que compramos, cómo lavamos, cómo nos deshacemos de los desechos, actividades que pueden parecer triviales en su conjunto crean las condiciones ambientales que hoy tenemos. El punto clave es la educación de todos, el asumir la responsabilidad personal del peso que nuestras acciones tienen sobre el medio ambiente, una bolsa tirada, una colilla, un papel, puede ser el punto para generar una inundación en la próxima lluvia. Todo lo que hagamos tiene una consecuencia por eso estos artículos nos ayudan a tener conciencia y cuidar nuestro planeta.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *