Deserción académica, una realidad en Uniminuto

 Por causa del bajo rendimiento académico, la poca claridad sobre un proyecto de vida.

Se adoptaron estrategias para mitigar el abandono. Foto por María José Aranzazu

Renunciar a la vida académica es una difícil decisión que toman algunos estudiantes de la Corporación Universitaria Minuto de Dios; en la mayoría de los casos por problemas monetarios, psicosociales y académicos a los que se enfrentan a medida que avanzan en los periodos lectivos, en un  contexto de deficiencias imperantes  en los sistemas económico y educativo del país.

Medidas nacionales

El Ministerio de Educación define la deserción como el fenómeno en el cual un alumno  no logra cumplir las aspiraciones de su proyecto educativo y no registra materias por más de dos semestres seguidos. En Colombia, la problemática trae graves problemas como inestabilidad financiera en las universidades, se dificultan los avances sociales en las metas del gobierno y se produce una pérdida de productividad laboral por falta de profesionales.

La educación media es un factor importante, puesto que es el periodo académico en el que los educandos adquieren las habilidades básicas para continuar la formación profesional; pero “las exigencias y enseñanzas de los grados décimo y undécimo se quedan cortas para ingresar a la universidad, y por eso mucha gente abandona la universidad”, comentó Sandra Arteaga, estudiante de Trabajo Social.

Desde otra perspectiva, para el Profesor de Comunicación Social y Periodismo, Juan Pablo Ríos, las orientaciones vocacionales deberían brindarse desde la educación básica, ya que  garantizaría una decisión sólida al momento de escoger una carrera universitaria. Sin embargo, se hace necesario que el sistema académico nacional tome medidas serias con respecto a la situación, porque “sólo desde la educación se puede esperar que Colombia sea un país desarrollado, algún día”, remarcó Ríos

Para mitigar la problemática, el Estado a través de  MinEducación ha creado el Sistema para la Prevención de la Deserción de la Educación Superior (SPADIES), que se encarga del análisis de la permanencia en la también denominada educación terciaria, a partir del seguimiento a la deserción estudiantil y, en respuesta a ello, ha adoptado políticas públicas, como la creación  y adopción  de Bienestar Universitario en todos los claustros universitarios.

“Sólo desde la educación se puede esperar que Colombia sea un país desarrollado, algún día”: Juan Pablo Ríos, docente de Comunicación Social y Periodismo.

La situación en Uniminuto – Girardot

La correspondiente área de Bienestar Universitario, de la Corporación Universitaria Minuto de Dios, cuenta con la dependencia de Acompañamiento y Permanencia que se encarga de “brindar oportunidades de acceso y permanencia en la educación superior por medio de una estrategia de acompañamiento y atención para que los estudiantes puedan permanecer en la universidad, graduarse oportunamente y vincularse al mercado laboral”, informó Andrea Cetarez, coordinadora de dicha dependencia.

El Modelo de Atención Integral para el Estudiante (MAIE) se encarga del acompañamiento psicosocial, financiero o académico de los diferentes aprendices, y para ello, cada programa cuenta con un docente líder.  En Psicología es la profesora Mónica Trujillo, quien alude que “el problema principal de deserción académica está vinculado a las deficiencias económicas de los estudiantes”; además, de los problemas académicos que presentan por no tener sólidos conocimientos en ciencias básicas.

“El problema principal de deserción académica está vinculado a las deficiencias económicas de los estudiantes” expresó Mónica Trujillo, docente  de MAIE.

La Cooperativa Uniminuto brinda la posibilidad de adquirir créditos con tasas de interés baja de 1.4 La Tasa Mes Vencido (%MV)  a los estudiantes que deseen hacer parte de la Corporación Universitaria o para quienes los necesiten para continuar sus estudios. Respecto de ello, Germán Lizcano, Estudiante de Administración en Salud Ocupacional  comentó que “a veces aunque se cuente con la ayuda, es insuficiente, debido a la situación laboral y económica de los estudiantes y familiares” (sic).

En la búsqueda de una posible solución a la problemática de deserción académica nacional, urge la reestructuración del Sistema Académico, debido que las fallas desde la  misma  educación primaria repercuten en la vida económica y social de los futuros profesionales. No se toma en consideración que cada individuo exhibe aptitudes diferentes, pretendiéndose impartir  una formación homogénea; por tal motivo, cuando el discente se enfrenta a la educación superior no elige de manera adecuada.

En Uniminuto debería existir un filtro de admisión estudiantil para evaluar cuáles son los déficits de conocimiento que tienen al momento de ingresar a cualquier programa, toda vez que un estudiante con bases sólidas en diferentes áreas podría convertirse en un idóneo profesional, lo cual no quiere decir que deba cerrarse las puertas a quienes presentan inconvenientes de cualquier índole, sino que deben crearse estrategias académicas sólidas para  mitigar la problemática.

Etiquetas: Deserción estudiantil, Educación, reducción de deserción, Feria del crédito

Caricatura por María José Aranzazu

 

Infografía por Génesis Torres


 

Por:  Génesis Torres- María José Aranzazu 

 

5 comentarios sobre “Deserción académica, una realidad en Uniminuto

  • Pingback:Relación entre los procesos cognitivos y la calidad de los trabajos de estudiantes – Giro en U

  • Pingback:Relación entre los procesos cognitivos superiores, las funciones ejecutivas y la calidad de la ejecución de las tareas, en estudiantes con Coeficiente Intelectual (CI) normal y con necesidades educativas especiales – Giro en U

  • el 15 noviembre, 2018 a las 1:07 PM
    Permalink

    Es claro que las universidades (no todas) dan muchas posibilidades de estudiar, pero factores como la falta de presupuesto o estabilidad mental son factores para desertar la vida educativa. muy pocos profesionales se gradúan porque la universidad es desgastante, es un filtro que muy pocos superan; Ya que la educación primaria no ilustra suficientes bases para la educación profesional, de allí el hecho de que piensan que es fácil y cuando no lo es o no pueden terminan por dejar sus estudios, y perjudican su vida laboral.

    Respuesta
  • el 15 noviembre, 2018 a las 12:58 PM
    Permalink

    Es cierto que las posibilidades las hay, pero no todos los estudiantes cuentan con una estabilidad financiera, hay muchos que pagan a cuotas y ellos se cansan, y desertan este es un motivo claro. La otra es porque no tiene estabilidad emocional y quiere todo muy fácil; La educación primaria no ilustra buenas bases para la educación profesional y ese es un problema grave. La universidad es desgastante, son filtros que muy pocos estudiantes superan, de allí el hecho de que halla pocos profesionales para el mercado laboral.

    Respuesta
  • el 14 noviembre, 2018 a las 9:09 AM
    Permalink

    La Corporación Universitaria Minuto de Dios brinda a los estudiantes diferentes ayudas para mantener la educación, pero a veces por motivos “personales” muchos no pueden continuar y es allí donde acuden a desertar y no avanzar con la educación profesional establecida. A parte de esto es real que muchos prefieren la vida rápida e ir por el camino de ganar dinero trabajando en muchos campos, sin requerir un cartón profesional y encuentra esto como un camino mas “cómodo” y con menos “desgaste”. Este tipo de notas nos hacen aclarar dudas del porqué nuestros compañeros se van sin previo aviso y no terminan sus estudios académicos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *