CRIPTOMONEDA, ¿MONEDA VIRTUAL O MEDIO DE PAGO?

Por: Viviana García

Administradora de empresas

Coordinadora de Ventas de Ser Ambiental

Diversas innovaciones tecnológicas o financieras comienzan a ser desarrolladas por empresas y personas naturales antes de que entren a ser reguladas por el Estado. Algunas, por el contrario, nunca llegan a ser reglamentadas, debido a que no se utilizan en el sector público, quizás por ausencia de riesgos inherentes a la actividad o por inexistencia de incentivos por parte del Estado para crear legislación al respecto.

Para el caso de las monedas virtuales, es posible que el uso llegue a un punto en que sea necesario tomar una postura regulatoria contundente. Los beneficios y riesgos que proponen sistemas como la ‘criptomoneda’ merecen la atención de los desarrolladores de política pública con el fin de proteger a la ciudadanía en general, frente a posibles fraudes y a los gobiernos respecto de la pérdida de sus poderes de control y normativización sobre el tráfico monetario.

Los gobiernos de los países no deberían optar por prohibiciones o medidas que intenten eliminar la utilización de las monedas virtuales. Una restricción de la criptomoneda resulta compleja debido a la manera descentralizada en que funciona el sistema. Para el acatamiento de la proscripción sería necesario perseguir a cada colaborador para hacerle cumplir las disposiciones que se dicten a la razón, lo cual es imposible. La contravención ciertamente afectaría la confianza del público, truncando la propagación de su aceptación; pero no necesariamente sofocando su existencia. Esa elección de política pública sería difícil de adoptar; aunque es la reacción que puede surgir ante la aparición de un mecanismo que facilita actividades delictuosas.

La decisión más aceptada sería regular a los creadores del sistema que generan conexiones con la economía real. Para convertir la moneda virtual o criptomoneda a moneda fiduciaria, se requiere de una casa de cambio virtual que la acepte y la intercambie por alguna divisa. En el punto de contacto o conversión del dinero fiduciario, es cuando se pueden implementar controles razonables sobre el sistema. La dificultad con este tipo de regulación es la limitación judicial de cada país. Sería preciso ejecutar las medidas internacionales para poderlas hacer efectivas. 

La regulación de esta forma de dinero daría una sensación de seguridad y credibilidad a la criptomoneda, si se permitiera un control relativo del Lavado de Activos y de la Financiación del Terrorismo, (LAFT) y del riesgo operativo, protegiendo parcialmente a los usuarios y el sistema financiero.

 Por otra parte, las demás actividades comerciales que se quieran llevar a cabo por medio de la criptomoneda, como la compraventa de bienes y servicios, no se podrían supervisar por cuanto no habría los controles adecuados que obligaran a los usuarios del sistema a seguir las reglas que imponga el Estado. Por esta razón, la opción más objetiva es controlar el punto de contacto con la economía basada en dinero real: las casas de cambio virtuales, y restringir sus actividades a la compra y venta.

Tal vez, la criptomoneda no sea el medio virtual de intercambio que acabe con el prototipo monetario actual; empero con el progreso de la informática y las telecomunicaciones, junto con una adecuada regulación sobre las nuevas tecnologías, puede llegar a surgir una nueva forma de unidad de valor, intercambio y depósito que funcione en el futuro. La colocación de la criptomoneda en el marco de la política monetaria por riesgos en nuestro país, por desbancar el dinero fiduciario, traen consigo nuevas alternativas de inclusión financiera, bajos costos y mayor seguridad en las operaciones financieras que soporten un cambio positivo en las finanzas de la sociedad.

Etiquetas: Transacciones, BitcoinEconomía, Finanzas 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 comentarios sobre “CRIPTOMONEDA, ¿MONEDA VIRTUAL O MEDIO DE PAGO?

  • el 3 noviembre, 2018 a las 4:41 PM
    Permalink

    Es interesante este tipo de información y aún más hoy en día que los avances tecnológicos avanzan a grandes pasos, en cuanto a la criptomoneda y su funcionamiento es un campo bastante amplio donde hay que tener y abarcar grandes conocimientos, porque en relación con lo que se establece en el artículo se puede prestar para actos de fraude sino se tiene una regulación efectiva. Es por ello, que estoy de acuerdo con que el Estado se pronuncie con una regulación periódica, para evitar cualquier tipo de estafa o fraude y por ende, sería bastante interesante que se dicten conferencias en relación con ello, ya que, el mundo digital en la actualidad ha tenido un auge significativo del cual se tiene grandes resultados.

    Respuesta
  • el 2 noviembre, 2018 a las 3:13 PM
    Permalink

    Concuerdo en el aspecto de la regulación por parte del estado, puesto que hay gente que saca provecho de quienes no poseen conocimientos en este nuevo ambiente monetario, y las estafan. Seria ideal que el gobierno pusiera en marcha proyectos sobre como se usan, su función, riesgos y los altos alcances que se tienen con las monedas virtuales. Un método que es practico y fácil, pero a su vez de cuidado y mucho conocimiento, ya que el Trading (como se le conoce al mundo de intercambio monetario virtual) requiere su tiempo para aprenderlo adecuadamente.

    Respuesta