Las calles de Girardot como un camposanto de llantas

Por: Carlos Roberto Bonilla
Gerente general de Ser Ambiental

 

No es un secreto mundial que el uso de las llantas es inevitable para el ser humano,  puesto que son residuos especiales que hacen parte de los carros, motos, camiones, tractores, bicicletas, entre otros. Estos inventos del hombre, permiten que las personas puedan movilizarse; pero, en la actualidad, la disposición de ellos se ha convertido en un problema.

Según el último informe en diciembre de 2017 de la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (ANDEMOS), para 2018 se proyectó un incremento del mercado automotor del 6, 8%, lo que quiere decir que a nuestro país siguen llegando carros del extranjero y se aumentan sus ventas. Pero eso, no es preocupante, por lo menos no para la industria vehicular, empero sí, para el medio ambiente.

Pues el problema aquí, es el acrecentamiento de las pilas de llantas que al terminar su vida útil, descansan en las calles convirtiéndose en puntos críticos y focos de contaminación, por la inconsciencia de los ciudadanos que resuelven dejarlas tiradas donde se les ocurre.

Ser Ambiental, la empresa de aseo de Girardot, que presta el servicio en varios municipios de la región del Alto Magdalena, lleva a cabo un proyecto de recuperación de parques con llantas recicladas que han sido botadas en las calles de la ciudad, ya que el descaro de algunos de sus habitantes no tiene límites y en una semana se llegan a rescatar hasta  400 llantas tiradas en lotes baldíos.

El camposanto está aquí, donde reposan los restos de todas las llantas que llegan de otros pueblos acompañadas de muebles, colchones y toda clase de inservibles que se puedan imaginar. Y si con eso no basta, busque el lugar más visitado de la ciudad, siempre concurrido por los fieles que día a día piden milagros quemando llantas.

Se trata de la tumba de la avenida Nariño, a la altura del barrio La Esperanza, donde los neumáticos forman la estatua que adorna ese cementerio y que recuerda vagamente al pensador de Rodin, quien descansa displicente en su posición un tanto amanerada, mientras sus devotos le hacen peticiones susurrándo

selas al oído.

En todo caso, al salir de ese camposanto, alégrese de no hacer parte aún de aquella larga y honrosa lista de muertos con familiares anónimos, la mayoría. Piense no más cuántos de ellos morirían sin saber a la hora fatal que su fin había llegado y hoy, sólo podemos quejarnos y no hacemos un esfuerzo, aunque sea por darle un uso artesanal a esas llantas, o por lo menos adornarlas diciendo: “Aquí yace una llanta, que, con un fósforo, un día fue a ver si gas había… y había”.

Etiquetas: Llantas, Ser ambiental,  Girardot,  Contaminación 

2 comentarios en “Las calles de Girardot como un camposanto de llantas

  • Pingback: Movilidad sostenible ambientalmente durante 24 horas en Girardot – Giro en U

  • el 4 octubre, 2018 a las 11:53 AM
    Permalink

    Este tipo de actividades de Ser Ambiental son muy buenas ya que generan contribución al medio ambiente. las llantas son un producto que tardan años en descomponerse y tirarlos por ahí no es sano. Es un trabajo de ardua labor y es importante que la comunidad lea sobre este tipo de acontecimientos que suceden en nuestra ciudad.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *