Percepción de seguridad en el barrio Valle del Sol, en Girardot

Los habitantes de la ciudadela revelan sus opiniones de incertidumbre.

El puesto de control de la Policía tiene como objetivo mantener el orden público en los alrededores. Foto por Alejandra Rubio

Valle del Sol es reconocido por muchos ciudadanos, dada su historia llena de delincuencia común, violencia, intolerancia y marginación. La preocupación de los habitantes del sector por las llamadas ‘fronteras invisibles’ configura una constante presente desde que se abrieron las puertas a la construcción del barrio, por lo que la Policía ha venido generando estrategias de seguridad y protección en su perímetro.

El pasado de Valle del Sol

Antes los uniformados llegaban a los 30 minutos (de un llamado a la línea de emergencias). No hacían recorridos ni intervenciones en el barrio” (sic), informó María Ruth Calderón, líder del Colectivo de Adulto Mayor del barrio; situación que dejaba a la comunidad a merced de las bandas criminales, trenzadas en enfrentamientos armados, peligrosos al poner en riesgo la vida de los residentes incluso de los alrededores.

«Cuando menos se pensaba estaban echando ‘plomo’ y todo mundo corra. No les interesaba niños ni nada» (sic): María Calderón.

El tráfico de alucinógenos, las nombradas ‘ollas’, el hurto, la delincuencia común, entre otros, constituyen los factores generadores de la sensación creciente de miedo y desconfianza de los habitantes, que muchas veces no se atrevían a salir de los edificios en la noche. El rechazo de la sociedad por un barrio al que denominan ‘peligroso’ y las constantes riñas entre vecinos desembocó en un abismo de desesperanza para los residentes.

La falta de asistencia por parte de la fuerza pública causó una ruptura en el tejido social, a partir de una serie de quejas y citaciones por parte de las juntas de acción comunal del sector, cansadas de la misma situación; tal como lo planteó el ama de casa Sandra Vidal: “La Policía no permanecía presente y dejó que los problemas y el ‘ladronismo’ se establecieran como algo normal” (sic).

La situación afectaba la calidad de vida de los asentados en Valle del Sol y, a su vez, al comercio floreciente en los conjuntos y urbanizaciones aledaños. Esto empezó a tejer mitos en el imaginario girardoteño sobre los moradores del sector, estigmatizándolos y marginándolos, impidiendo la sana convivencia entre ciudadanos. 

 

Varias comunidades desplazadas y de escasos recursos han llegado a las residencias de la urbanización con el objetivo de mejorar su calidad de vida. Foto por Paula Jiménez

Además, la cercanía a la zona del vecindario de Corazón de Cundinamarca permeó con sus dinámicas y conflictos a los jóvenes y niños de los lugares cercanos, esparciendo la virtual existencia de varios focos altamente peligrosos, con respecto a la delincuencia común. El control de estos hechos ha demandado una constante lucha, por parte de las instituciones de orden público para reinstaurar la seguridad en todo el municipio.

En el presente

La ciudadela cuenta con un mejor ambiente. Sus residentes declaran el cambio que han evidenciado con las estrategias desplegados por dispositivos policiales y poder por fin tener algo de tan anhelada calidad de vida y, sobre todo, el recibir visitantes sin el temor de que puedan ser agredidos.

Sin embargo, cambiar un imaginario colectivo, no es tarea fácil, pues hay quienes se vieron afectados tiempo atrás por las conductas delictuales del área, tal como lo mencionó el comerciante Luis García, para quien “más del 80% del conjunto Bello Horizonte está deshabitado, pues la situación del sector era delicada; y, aunque la realidad ha mejorado, aún los comentarios negativos no cesan” (sic).

Ha sido un proceso largo de planeación, intervención y resolución de conflictos, con miras a reestablecer la confianza y la solidaridad entre los pobladores del municipio, en búsqueda de disminuir la discriminación sectorial y los índices delictivos. El primer paso consistió en la instauración de un Punto de Control Policial, a la entrada de la zona residencial, que funciona las 24 horas.

«La gente tiende a satanizar lugares que han sido marginados o excluidos»: María Teresa Rodríguez.

El futuro de Valle del Sol intenta ser prometedor, pues al entretejerse tantos rumores, la realidad en muchas ocasiones es reemplazada por la ficción. María Teresa Rodríguez, docente del Colegio La Presentación, mencionó al respecto que “es importante enseñarle a padres e hijos a no juzgar un lugar por su estilo de vida ni sus condiciones, pues el territorio lo construimos entre todos” (sic).

La fuerza policiva ha hecho presencia en patrullajes motorizados y han sentado precedentes por su constante vigilancia. La comunidad afirma que las rondas son frecuentes y manejan horarios fijos en los que realizan el acompañamiento. Además, se realizó la instalación de quince cámaras de seguridad a lo largo y ancho del sector, para tener un mayor control.

Los residentes agradecen y reconocen los esfuerzos policiales para garantizar la tranquilidad de las familias, toda vez que la presencia de los uniformados ha prevenido un sinnúmero de situaciones; pero reclaman una mayor atención por parte del presidente de la Junta de Acción Comunal, tras notar su desinterés sistemático por las problemáticas del barrio.

Etiquetas: Delincuencia Común, Uniformados, Inseguridad en Girardot, Garantías de seguridad.

Caricatura por Alexánder Nieto



Por: Alexánder Nieto – Paula Jiménez – Bianka Sánchez – Alejandra Rubio

7 comentarios en “Percepción de seguridad en el barrio Valle del Sol, en Girardot

  • Pingback:Reparación y mantenimiento del alumbrado público en el Parque Principal de Tocaima – Giro en U

  • Pingback:Incremento en la tasa de inseguridad en Girardot revela estudio local – Giro en U

  • el 8 septiembre, 2018 a las 10:21 PM
    Permalink

    Es importante que la Policía realiza estos controles de seguridad así los ciudadanos se podrán sentir mas seguros, es evidente que esto ayuda a disminuir la delincuencia, aunque también pienso que no solo se deben realizar en Barrios como «Valle del Sol» solo porque este catalogado como uno de los mas peligrosos del municipio, hay sitios donde se realizan hurtos y son sitios que no son de esta categoría o no tienen un alto indice de peligro como el que representa un barrio como «Valle del Sol».

    Respuesta
  • el 6 junio, 2018 a las 3:53 PM
    Permalink

    Considero que en la actualidad ha sido muy significativo el poder contar con el apoyo policial, puesto que esto a disminuido un poco con la delincuencia e inseguridad del barrio como tal, además a mejorado mucho el control y orden público con la movilidad de los peatones y vehículos. Y sobre todo con los escándalos familiar que con frecuencia sucedían de manera muy bochornosa,por lo cual pienso que ha sido muy satisfactorio y algo muy positivo que debe seguir en marcha…

    Respuesta
  • el 6 junio, 2018 a las 12:21 AM
    Permalink

    El sistema de seguridad en Girardot no da abasto y esto no es de hace poco tiempo en realidad siempre ha existido esta falla, las administraciones anteriores de la ciudad, no han logrado conocer cual puede ser la estrategia con el que lograrían superar esta problemática, es necesario pronto tomen las riendas de la ciudad y tomen medidas drásticas donde los turistas no se vean afectados, puesto que son ellos los que ven todas las inconsistencias que tiene la llamada ‘Ciudad de las Acasias’.

    Respuesta
  • el 6 junio, 2018 a las 12:03 AM
    Permalink

    Es necesario lograr que el alcalde se apiade de las partes que han vivido en carne propia robos, asesinatos como es este barrio del Valle del Sol, a lo largo del tiempo, se ha analizado que en esta zona de la ciudad aún se sigue viendo estos tipos de casos, muy a pesar que la Policía llega hace retenes pero de ahí pasan sólo dos días y no vuelven más, necesitamos más cooperación del gobieno municipal para que se pronuncie, no solo en este barrio si no en otros que en realidad necesitan de las ayudas por parte de los entes competentes.

    Respuesta
  • el 5 junio, 2018 a las 2:31 PM
    Permalink

    Es muy importante el apoyo de la policía y la alcaldía para que la mala fama que tiene este sector desaparezca y de paso al crecimiento económico y social.
    Claramente este proceso de reivindicación no será de la noche a la mañana e irá de la mano de diferentes programas sociales, económicos y de seguridad que permitan que los habitantes sientan el cambio.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *