‘Indio guardaparques’

Aunque su pasado no ha sido el más afortunado, su presente deja huella en los habitantes del barrio Alto de la Cruz.

Antonio María Castro Vanegas, junto a sus mascotas en el salón comunal del parque del Alto del Bárbula.
Foto por Peter Ramírez

Desde los cinco años de edad llegó a Girardot y empezó la lucha por sobrevivir. Escapó no sólo por el hecho de no tener alimento, sino por el miedo a que su vida se fuera en medio de las balas; desde, entonces, llegó al barrio Alto de la Cruz, donde se radicó para forjar un futuro.

“Me ha gustado hacer lo mío, como el taller artesanal, hacer collares, hacer cosas imaginarias; todo lo que es imaginario artístico y color. Todo lo que crea la mente para sacar a un encuentro veredal y que nos sintamos bien” (sic), afirma Antonio Castro, conserje del parque Alto de la Cruz, y quien, a sus 55 años, define su vida como arte.

Los pastos verdes, el cantar de los pájaros, las zonas limpias y un espacio puro, son testigos de la labor que Castro -como cariñosamente le dicen sus vecinos- ha venido realizando por un largo tiempo: el cuidado y arreglo del parque Alto de la Cruz; es un servicio social que no es pagado, pero sí muy apreciado por sus habitantes.

“Me vine con mi tribu, que estábamos por allá en la montaña y hubo una concentración de gente de como la guerrilla que hay ahora; entonces, ‘montaron’ que nos iban a matar. Cuando es una vaina así, si usted no les sale adelante, ellos sí le salen” (sic): Castro.

Andrés Cruz, administrador de empresas y habitante del barrio, uno de los vecinos que más trasiega el espacio público barrial, pues todas las mañanas saca a sus mascotas, destaca: “Realiza una labor que genera un impacto social y ambiental, porque hace años no se veía una persona dedicada a embellecer el parque público” (sic). Algo que para muchos es admirable, pues su trabajo es desinteresado.

“Voy para dos años; mi fecha de término es hasta de cuatro años. El parque lo vi muy podrido y yo soy un ‘man’ que cree en Dios y en el señor Jesús, y me dije: » yo así no lo dejo y así a mí no me paguen yo lo voy ayudar a limpiar”: Castro. 

Dedicación a su trabajo

El barrio el Alto de la Cruz es una de las zonas de Girardot que más concentración poblacional tiene; por ende, las instituciones educativas que se encuentran alrededor son las que aprovechan el paraje, que es brindante de múltiples opciones recreativas para sus usuarios. Las madres comunitarias que habitan la localidad, agradecen la labor que Antonio Castro adelanta en el parque.

Matilde Carrillo, madre comunitaria comenta que “de todas maneras, si no  se le da un sueldo que dignifique su empleo, él no va a poder contar con los recursos que necesita para estar bien” (sic). Esta ha sido una de las mayores quejas de los vecinos del sector, que no comparten lo pactado en el contrato laboral por la Junta de Acción Comunal (JAC), por el arreglo de la zona.

“No sé qué pasó, de un momento a otro viajé y me fui y al parque pareciera que le hubiese llegado la ‘roya’. Muchos árboles los mataron, y la vaina es que si no queremos los árboles y la vida de nosotros; entonces, ¿qué vamos a querer?” (sic), expresa Castro, apoltronado en su silla de plástico y con los ojos llenos de indignación, recalcando el daño que se le ha ocasionado al lugar.

A su vez, Álvaro Torres, fiscal de la JAC del Alto de la Cruz, afirma que “se necesitaba un muchacho que nos colaborará a barrer y todo eso. Nosotros le dimos el techo; pero con una condición registrada en un contrato con él: lo dejábamos vivir en el salón comunal y él nos prestaba el servicio” (sic). Pocos ven el esfuerzo puesto por Castro en el cumplimiento de su deber.

Castro, además de su labor con el parque, ha rescatado animales de la calle.
Foto por Peter Ramírez

“Con el muchacho nos ha ido bien, uno le dice, ‘vea hermano vaya barriendo, para que después no estén hablando de la Junta’ (…). La Alcaldía no nos colabora con nada todo es parte de nuestra gestión” (sic), afirmó Torres, destacando  el mantenimiento que se hace en el parque, producto del cuidado dispensado por los mismos habitantes y de la ayuda que Castro ofrece a la comunidad.

Explicó Castro que “el cuidador que estuvo antes, tenía muchas mañas, guardaba armas, guardaba cosas. Pero ahora estoy y soy Castro el ‘Indio’, maestro imaginario, el que quiere cosas buenas para la humanidad” (sic); quien le ha dado otro rumbo a lo que ahora es el parque Alto de la Cruz y ha dejado la enseñanza de que cuando se hacen las cosas con plausible intención, son más los que dan la mano. 

Etiquetas: Girardot, Alto de la Cruz, Junta de Acción Comunal (JAC), Alcaldía

Por: Peter Ramírez – Sofía Galeano 

2 comentarios en “‘Indio guardaparques’

  • el 6 junio, 2018 a las 9:45 PM
    Permalink

    Es interesante ver como un medio de comunicación juvenil, viene destcando estas historias sociales que se esconden en medio de la violencia. Es bueno conocer, estas partes de una sociedad carente de solidaridad.

    Respuesta
  • el 6 junio, 2018 a las 8:30 PM
    Permalink

    Es importante que a estás personas, les hagan este tipo de reconocimiento y que interesante ver el trabajo de un medio de comunicación juvenil, destacando estos aspectos sociales.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *