Tradición turística: exploración continua

 

Por quinto año consecutivo se celebró en Girardot el Reinado Nacional del Turismo Gay, la influencia del certamen terminó impactando favorablemente en la economía y la cultura de la ‘Ciudad de las Acacias’.

 

 

Obligatoriamente para que un destino turístico pueda competir en un mercado cada vez más saturado de ocio banal, es necesario escudriñar en las tradiciones artísticas que, finalmente, marcan los tópicos que diferencian a un lugar de otro. Quien oferta cultura genera recordación, crea tendencias e, inevitablemente, dentro de un efecto de espiral del silencio, forma un clima de opinión dominante que repercute en la imagen que nuestra conurbación debe proyectar.

Conseguir los efectos deseados cada vez se hace más complejo, puesto que, a la par de otros fenómenos sociales, lo cultural yace en un recóndito socavón que las nuevas generaciones se niegan a explorar. Todo esto retrotrae el imaginario que nuestra comunidad necesitó vertebrar durante años, desde el arribo de un ‘algo’ al puerto de la antigua ‘Chivatera’, que ha de permitir innovar dentro de ese déficit perenne.

El bálsamo

El certamen ‘transformista’, organizado por la comunidad LGBTI local, fue fundado con el propósito social de abrir un espacio para combatir el estigma y la desigualdad que aún padecen las personas de orientación sexual diversa dentro de un status quo ultraconservador. La dinámica fluctuante hizo que, de una edición a otra, se evidenciara una evolución  tácita, y sin salirse del molde, terminó convirtiéndose en   una herramienta de promoción turística.

“Fue difícil el primer año, se pensaba que el concepto aludía a la liberación de las ‘locas’” (sic), acotó Andrés Romero, director del Reinado Nacional del Turismo Gay. En adelante, su trasfondo despertó interés por la interpretación de las corrientes artísticas (la música, la danza, el teatro y el propio transformismo, entendido como arte) piedra angular para que dicho encuentro masificador se convirtiera en un modelo exitoso de empresa.          

Según el reporte de la Secretaria de Turismo, aproximadamente cinco mil visitantes se integraron a las diferentes actividades del Reinado Nacional del Turismo Gay 2018.

Es de aplaudir que, producto del emprendimiento de algunos líderes sociales del Alto Magdalena, se consiga un aporte al progreso económico, y al mantenimiento  –aunque en  formato liviano­– las tradiciones de nuestros pueblos, “pese a que la organización es independiente, el apoyo de los entes públicos es implícito”, señala Lucenis Figueroa, coordinadora de la Oficina de Comunidades Afro y LGBTI.

Etiquetas: Una historia llamada, soy VIH positivo, Derechos

Caricatura por Nicolás Rodríguez

Por: Laura Ortiz – Róbinson Grajales – Nicolás Rodríguez

Un comentario en “Tradición turística: exploración continua

  • el 7 junio, 2018 a las 9:42 AM
    Permalink

    En Colombia es necesario estos tipos de espacios para demostrar que está dejando a un lado la discriminación; es un país que ha dado pasos enormes en todo referente a la igualdad de género, no solo en la parte legislativa sino también en la turística.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *