Incierto futuro de un partido

“Trabas y dificultades que persiguen a los miembros políticos afiliados al Uribismo”.

Las estructuras políticas de una ideología que puede desmoronarse por los inconvenientes judiciales de su fundador. Foto por Alexánder Nieto

 

Desde hace seis años, el ambiente político parecía renovarse con la aparición del Centro Democrático (CD) que, fundado y encabezado por Álvaro Uribe Vélez, propuso virtualmente nuevos horizontes en el panorama de la opinión ciudadana, con énfasis en la seguridad del país ante los retos impuestos por la acción de las guerrillas y del fortalecimiento de las fuerzas militares colombianas, en aras de reconstruir la legitimidad ante el pueblo.

Durante los dos periodos en los que Uribe fungió como primer mandatario surgieron fuertes controversias, en torno de las formas como llevó a cabo su liderazgo nacional, formando «un entorno altamente tóxico, porque detrás de esto se presentó la ‘yidispolítica’. Lo mismo que está pasando con Pedro Kuczynski; pero, en Perú, se cae el presidente. Aquí lo volvemos senador» (sic), comentó Andrés Olivar, profesor de Trabajo Social en Uniminuto.

«Ni centro ni democrático. Es una derecha, no vergonzosa sino vergonzante, que se avergüenza de ser de derecha y el mismo nombre los delata. Se llamaron así queriendo alejarse del espectro ideológico en el que están ubicados» (sic): Andrés Olivar.

El colectivo del CD se caracteriza por llamar al voto de opinión de la derecha, integrada por ciudadanos que ven en el uribismo un muro de contención ante potenciales políticas de izquierda que, en caso de una presidencia de la oposición -por ejemplo, de Petro-, componiendo mediante alianzas, la mayor cantidad de curules, en Senado y Cámara, contrarrestarían proyectos que puedan afectarles su cotidianidad. Realidad verificable, tras las elecciones legislativas.

La falencia del partido es cargar con «el lastre político que tiene Uribe por los falsos positivos, las investigaciones por ‘parapolítica’, modificaciones a la normatividad laboral ‘Agro ingreso seguro’ y su posición ante el proceso de paz», informó Walter Bustos, docente de Trabajo Social en Uniminuto, aunque debe tenerse presente que «los escándalos son de índole personal -concluyó el académico-, y no por estos se debe ver afectada la legitimidad del partido».

Se torna en tarea constatar, si es posible o no, que la credibilidad del CD se verá afectada por los acontecimientos e investigaciones, más malos que buenos, alrededor de su máximo representante, aunque tal no parece ser el caso, ya que se evidencia su alta aceptación, en maquinaria y/u opinión, dentro de la balanza ideológica colombiana, principalmente, en lo que tiene que ver con el respaldo a la recordada seguridad democrática.

No obstante, hay quienes piensan que «sí repercute sobre la reputación y credibilidad del partido, sumado a las investigaciones por ‘parapolítica’ de algunos de sus legislativos. Tomando como ejemplo a Duque, que pega fuerte en las encuestas, y las caricaturas de ‘Matador’, mostrándolo como un marrano y títere de Uribe» (sic), acotó José Ávila, estudiante de Comunicación Social y Periodismo, síntoma de la buena parte de la población estudiantil colombiana tiene con respecto al CD.

La perspectiva asumida por los veedores ciudadanos locales sobre los candidatos que surgen del seno de la formación derechista, se resume en que, según la resolución 033 de la Personería Municipal, deben ser “quienes están pendientes de las necesidades de los barrios, y uno cree que esas personas van a ayudar a dar soluciones, pero no. Un partido se trata de estar con la gente, y no aparecer sólo cuando hay elecciones» (sic), comentó José Méndez, Mototaxista.

La legitimidad del partido CD se ve afectada no solo por lo concerniente a su fundador, sino por el refuerzo de las acciones de sus dignatarios que componen el 17,6% del Senado (con 19 curules), el 19,1% de la Cámara (con 33 curules) y la ubicación en los últimos escalones de ‘índices de transparencia’ publicados por la Secretaría de Transparencia de la Presidencia de la República en 2015 con tan solo el 6,25%.

Dejando aun en veremos la visión de futuro del poderío de dicha colectividad que, encabezada por la imagen política de Álvaro Uribe, se disputa el Gobierno de Colombia con los no tan viejos movimientos partidistas de aspirantes como Lleras, Petro y Fajardo. Todo, finalmente, será decidido en menos de un mes por las urnas.

Etiquetas: Centro Democrático, Uribismo, Petro, Elecciones, Proceso de Paz

Caricatura por Alexánder Nieto

 

Por: Heidy Miranda – Alexánder Nieto

7 comentarios en “Incierto futuro de un partido

  • Pingback:El efecto de la ausencia ante Consulta Anticorrupción – Giro en U

  • el 18 mayo, 2018 a las 2:47 PM
    Permalink

    En mi opinión cada investigación judicial en la que se encuentra un partido político da para pensar, o al menos, debe tenerse muy en cuenta. El recorrido de los miembros de cada partido no debe quedarse como parte del olvido colectivo, porque contribuye a la impunidad.

    Respuesta
  • el 18 mayo, 2018 a las 2:29 PM
    Permalink

    Iván Duque y Gustavo Petro, han centrado su campaña en una disputa entre ellos, dando una mala imagen al país, que aunque siendo los primeros en las encuestas, deberían estar mas pendientes del pueblo, generando más adeptos en vez de rivales, ya que puede que todo de un vuelco y pierdan su objetivo principal que es ganar la presidencia.

    Respuesta
  • el 18 mayo, 2018 a las 1:27 PM
    Permalink

    La información que nos dan en éste artículo los compañeros Heidy Miranda – Alexánder Nieto, muestra la realidad política por la que está pasando el país. Es lamentable tanto poder que se impone al pueblo, que se está forzando a votar, no tanto por partidos políticos, si no por Espectro político-ideológico, es decir ‘Derecha o Izquierda’, sugiriendo volver a pasar por los tiempos donde dominaban solamente Liberales o Conservadores, obligándonos a recordar aquella guerra interna social, sin embargo, seguimos viendo esas polémicas entre lado y lado por redes sociales. Está vez no debemos continuar con ese “legado” que dejó la historia del país, se debe evolucionar y la forma más correcta es analizando cada propuesta y votar a conciencia.

    Respuesta
  • el 18 mayo, 2018 a las 1:24 PM
    Permalink

    La información que nos dan en éste artículo los compañeros Heidy Miranda – Alexánder Nieto, muestra la realidad política por la que está pasando el país. Es lamentable tanto poder que se impone al pueblo, que se está forzando a votar, no tanto por partidos políticos, si no por Espectro político-ideológico, es decir ‘Derecha o Izquierda’, sugiriendo volver a pasar por los tiempos donde dominaban solamente Liberales o Conservadores, obligándonos recordar aquella guerra interna social, sin embargo, seguimos viendo esas polémicas entre lado y lado por redes sociales. Está vez no debemos continuar con ese «legado» que dejó la historia del país, se debe evolucionar y la forma más correcta es analizando cada propuesta y votar a conciencia.

    Respuesta
  • el 18 mayo, 2018 a las 11:40 AM
    Permalink

    Es importante tener en cuenta a quién vamos a elegir, porque solamente no se puede juzgar un partido sino todos los partidos tienen sus ventajas y desventajas, esta claro que se rumura muchas cosas por el Partido Centro Democrático porque se sabe que el ex presidente Uribe no es simpatizante por muchos escándalos indigamentes.
    Es por eso que nosotros como ciudadanos debemos de escuchar las propuestas de todos, para votar a conciencia y por ver un cambio en el país.

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2018 a las 2:17 PM
    Permalink

    El centro democrático durante su largo periodo ha tenido muchos casos de corrupción que han sido bastantes polémicas, es difícil creer en las propuestas e iniciativas que ellos plantean.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *