Girardot florece

Se proyecta que Girardot se arborice en un abrir y cerrar de ojos.

 

Siembra de árboles de diferentes especies en la ciudad. Foto de la DATMA

En el transcurso del año la Dirección de Asistencia Técnica y del Medio Ambiente (DATMA) ha trabajado por la ‘Ciudad de las Acacias’ en el cuidado de las zonas verdes. Cada día se gestiona en diferentes sectores la arborización y el constante mantenimiento de las ya existentes, pues una de las principales ideas es tener a Girardot embellecido por la naturaleza.

Para la Administración Municipal es importante la reforestación en el sector rural y urbano, por lo que se ha venido laborando en lugares como la base militar de Pozo Azul, donde se sembraron doscientos árboles de diferentes especies, que permanecen protegidos por un guardabosques, que semanalmente riega y cuida la siembra; de igual manera, el batallón tiene el compromiso de preservarlas.

Fernando Perdomo, director de DATMA, informó  que uno de los sectores rurales también beneficiados fue “el Fuerte de Carabineros de Barzalosa, allí se había hecho una repoblación forestal el año anterior, y aparte de hacer mantenimiento se resembraron tipos de árboles que se habían perdido”. Igualmente, se tiene el compromiso por parte de los uniformados para que no sufran daños ni se mueran.

El representante de la entidad también brindó un balance de la acción que se realizó en Girardot, al evidenciar que entre la vía Piamonte, la Avenida Circunvalar (Nariño – Tocaima) y la avenida Cuarenta se han venido sembrando más de quinientos árboles medianos, pensando en los andenes y calles, puesto que  no afectarán los suelos con las raíces.

Aparte de la contribución a la flora en zonas rurales de la ciudad, se ha hecho plantíos de bancos de proteínas, es decir, leguminosas arbóreas que se pueden dar a los animales como alimento. También, se trabaja con la Universidad Cundinamarca, que apadrinará una campaña en pro de los árboles; y sumado al esfuerzo del Club de Leones en cuanto a reforestación.

Cristian Romero, estudiante de Ingeniería Ambiental, aportó que los procesos que se han llevado a cabo por parte de DATMA son ayuda para Girardot, toda vez que los árboles cumplen con una función de producir oxígeno, absorbiendo el  dióxido de carbono -que es el principal gas responsable del ‘efecto invernadero’-, por lo que se puede respirar aire puro.

Referente a las campañas pro-ambientalistas, Járol Guzmán, habitante de la ciudad, comentó que “para que los ciudadanos tengan más sentido de pertenencia por las zonas verdes se debería hacer un proceso de publicidad en diferentes sectores a través de las redes sociales, páginas web o campañas. Todo esto para concienciar a los girardoteños e invitarlos a plantar un árbol frente a su casa” (sic).

Etiquetas: Control de arbolado, Renacer agropecuario, Campaña de reforestación, Investigación en  medio ambiente

Por: Mayra Ruíz – Sindy Padilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *