Por el bienestar de UNIMINUTO

Un trabajo enfocado al crecimiento íntegro de profesionales que, potencian su capacidad académica con la virtud. 

La coordinadora del área de Bienestar Institucional, Yohana Ibáñez, ha crecido personal y profesionalmente dentro de una organización a la cual ve como parte de su familia y donde ha pasado sus mejores años y  experiencias.

 

Yohana Ibáñez es una lideresa social. Foto de Facebook

 

Busca de alguna manera tener interacción con los estudiantes para  aportar, al desarrollo cultural e integral del ser. Ibáñez se ha preocupado por dar lo mejor dentro de la Corporación Universitaria Minuto de Dios, desde diversas áreas como la psicología y la docencia.

 

Psicología, una grata sorpresa

 Aura Domínguez (A.D.): ¿Quién es Yohana Ibáñez  y qué la caracteriza?

Yohana Ibáñez (Y.I.): La dedicación, el amor por hacer las cosas bien desde un comienzo y la entrega en el servicio de cada una de las cosas que se puedan hacer (sic).

A.D.: ¿Cómo fue su etapa de la niñez?

Y.I.: Fue supremamente linda, porque era la de en medio de un matrimonio de tres hijos; muy consentida. Compartí muchísimo con mis hermanos. Mi papá es paisa, mi mamá, tolimense; tenía el contraste de dos regiones. Mi padre era demasiado amable, amoroso, jovial; pero viajaba mucho porque trabajaba con la Gobernación del Tolima; entonces, quien se quedaba era mi mamá, una mujer muy fuerte, que quería que nosotros fuéramos muy disciplinados y entendiéramos que esto era lo que verdaderamente hacía el éxito de la vida (sic).

A.D.: ¿Cuáles han sido sus mejores experiencias en la Corporación Universitaria Minuto de Dios?

Y.I.: Tengo muchísimas. Llevo diez años con Uniminuto y, he tenido la gran ventaja de poder vivir muchos espacios; de comenzar siendo muy chiquita en el proceso laboral. Entré como psicóloga, pasé a ser docente de Proyecto de Vida; después de ahí, tuve otras cátedras con los centros tutoriales; luego de esto me ofrecieron ser coordinadora de Primer Año y allí duré varios años de mi vida, donde aprendí bastante de la administración y la organización de Uniminuto. Ya hace un año y ocho meses soy la coordinadora de Bienestar Institucional (sic).

A.D.: ¿Cómo vio la oportunidad de vincularse a la Uniminuto?

Y.I.: Fue muy gracioso. Estaba desempleada, porque me había dado una varicela horrible, pues tenía un trabajo donde hacía el ejercicio de un desarrollo con niños muy pequeños: era la encargada de hacer el proceso de orientación, era educadora de familias; así se llamaba el cargo. Me quedo sin empleo un diciembre y convencida de que Dios es un ser maravilloso. Él sabe dónde pone a sus hijos, en enero llaman a decirme que si estaba interesada en postular mi hoja de vida como psicóloga para Uniminuto porque estaban necesitando a alguien. La envié y hace diez años estoy aquí (sic).

A.D.: Yohana del Pilar Ibáñez se destaca por ser una persona dedicada en su trabajo, ¿por qué enfocarse a la psicología?

Y.I.: Creo que la psicología llega a mí como un descarte. En primer momento,  quería ser zootecnista. Por una u otra razón, la vida empieza a mostrarme que el lado de la zootecnia no era lo que quería. Me comienza a llamar la psicología: la Universidad de Ibagué es la que me abre las puertas para mi pregrado. Empiezo a enamorarme de la psicología, pero entendiéndola de atrás hacia adelante. Entonces, dije, si necesito cambiar algo o modificar algo, la psicología me va a ayudar. Entendí que ése era el paso para que yo me entendiera y pudiera mejorarme: que de esa manera iba a poder ayudarle a otros, y así fue (sic).

 

Por el bienestar universitario

 

 

Ibáñez apoya la cultura en Uniminuto. Foto de Facebook

 

 A.D.: ¿Cuál fue su motivación para ser psicóloga?

Y.I.: El amor por encontrar respuesta a muchos interrogantes que, para mi vida, en ese momento tenía. A los 16 años, uno sale con una vida totalmente desdibujada porque se ha sido protegida desde la casa; entonces, era como un despertar a un mundo con una cantidad de interrogantes, que solamente sentía que la psicología me podía dar respuesta. Sentí que ése fue el llamado para buscarme a mí misma, entendiendo una disciplina de la formación del desarrollo humano para poder trabajar en todas esas cosas que, de alguna manera, tenían interrogante en  mí (sic). 

Lucha por el cambio

Ha sido un crecimiento paulatino en el proceso de la psicología de adentro hacia afuera, y siento que de esa manera sí pude generar cambios significativos en otros, que era lo que de alguna manera se busca” (sic), afirmó Yohana Ibáñez.

 

A.D.: ¿Considera que en la universidad a los jóvenes les han ayudado sus servicios para lograr un buen desempeño en diversas áreas?

Y.I.: Bueno,  quisiera decir que sí,  y que todo el mundo ha sido impactado; pero no he tenido el proceso de poder retroalimentarme por el estudiante. Sí, en clases siento que se ha tenido la oportunidad. Como psicóloga duré muy poco dentro de Uniminuto, la mayor parte de mi trabajo fue ser docente, y ahí sí  tuve  muchísima retroalimentación. Los muchachos me calificaban muy bien, les gustaba lo que se vivía en clase, y siento que eso era como una apertura entre la psicología y la docencia, que se volvían una a la hora de poder tocar al estudiante (sic).

A.D.: Desde su punto de vista, ¿cuál cree que es el mayor reto que tiene la universidad?

Y.I.: Pienso que está dentro de nuestra misión poder formar profesionales éticamente responsables y comprometidos con el cambio de un país; ése es el reto. De nada sirve un profesional o un  título, de una buena universidad,  cuando tú no eres un buen ser humano,  cuando no sabes que todos tus actos traen consigo consecuencias;  y que, de esa manera, tienes que empezar a hacer que todo sea  bien hecho (sic).

Enseñar lo que valen

 

 “A veces algunos estudiantes piensan que la ética es de comercio: entonces, yo te hago un trabajo y te estoy haciendo un favor, pero tú me pagas. Eh… se comercializan valores y creo que la estrategia a implementar es hacer que el estudiante sea consciente que los procesos éticos, que los valores propios del ser no se comercializan, y son los que hacen totalmente fuertes al profesional” (sic), aseveró Ibáñez.

 

 

Yohana Ibáñez ayuda al desarrollo del bienestar universitario.  Foto de Facebook

 

A.D.: ¿En qué proyectos está trabajando en este momento?

Y.I.: Desde la Coordinación de Bienestar,  la cual lidero, hemos tenido muchísimos proyectos. Estuvimos presentes en un concurso que se llama ‘Enamórate de Girardot’, donde nos llevamos el galardón del primer puesto. Participamos en Batalla de Carnavales. Estuvimos desde el 3 al 5 de noviembre,  haciendo una apuesta folclórica con nuestra agrupación,  que se llama ‘Tierra sin mal’, donde nos fue fantástico. Tuvimos otro evento,  el de la Sinfónica Metropolitana de Bogotá, donde se tuvo una apuesta musical que se llama ‘Saxo, rock y pop’. Siento que esos son los proyectos que tenemos para contar (sic).

Laura Garzón (L.G.): ¿Hace cuánto conoce a la coordinadora de Bienestar, Yohana Ibáñez?

Esteban Abril (E.A.): La conozco aproximadamente hace dos años. Es una persona carismática, muy gestora; siempre está pendiente de que las cosas funcionen de la manera más agradable. Gestiona espacios y persiste en velar por el bienestar de sus profesionales (sic).

L.G.: ¿Cómo le parece el trabajo que lleva la coordinadora Ibáñez  en la Corporación Universitaria Minuto de Dios?

E.A.: Bueno, como vemos la Coordinación de Bienestar ha crecido mucho en cuanto a profesionales y a los espacios que generamos para los estudiantes. En el área de Cultura ya se cuenta con un profesor de medio tiempo de contratación para brindar clases de ritmos latinos, danzas folclóricas; también, música y diversas actividades deportivas. Como tal, es un área muy grande que ella coordina y en donde es buena como jefe (sic).

 L.G.: ¿Le parece que a Yohana le hace falta algo para obtener un mejor desempeño como coordinadora de Bienestar?

E.A.: Como profesional no considero que tenga algo por mejorar laboralmente. De pronto, ya es más la trazabilidad de los procesos que hay dentro de la universidad, en cuanto a la gestión que se genera, hablo de compra de instrumentos, herramientas, que se necesitan desde la parte deportiva y cultural, teniendo en cuenta que tal vez  tardan mucho (sic).

Etiquetas: Bienestar Uniminuto, Apoyo estudiantil, Cultura, Deporte, Fortalecimiento académico

 

Por: Aura Lizeth Domínguez Villalba, Laura Selena Garzón

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *