Con amor y fe todo se puede lograr

Dios siempre da señales, y para ella la primera fue ser lideresa de la Liga contra el Cáncer.

“Yo quiero, yo puedo, yo lo voy hacer”: Deyanid Pava. Foto por: Nicolás Díaz
“Yo quiero, yo puedo, yo lo voy hacer”: Deyanid Pava.
Foto por Nicolás Díaz

 

Con carácter fuerte; pero con un corazón noble, que siempre ha identificado a Deyanid Pava, docente de la Institución Educativa San Isidoro y presidente de la Liga contra el Cáncer, en Espinal, habló para Giro en U de su actividad como madre, esposa y  mujer que superó el cáncer de mama.

 

Deyanid Pava (D.P.): Es una mujer valiente, madre, hermana, amiga, maestra. Una mujer que da servicio a la comunidad, malgeniada, acelerada, pero con un corazón muy grande; echada para adelante. Una mujer que ama a su familia, a sus cinco hermanos – cuatro de ellos, mujeres – a sus dos hijas, nieto y esposo (sic).

Vida propia

N.D.A.: ¿Cómo fue su niñez?

D.P.: Fue como la de muchos niños, no tuve problemas con mis padres; aunque perdí a mi papá cuando tenía doce años de edad. Seguí con mi madre, una mujer muy estricta y disciplinada; llena de muchos valores que nos inculcaba a diario con su ejemplo. Una niñez bonita, con navidades muy lindas, con muchos ‘estrenos’, a mi madre le gustaba que estuviéramos bien presentados (sic).

N.D.A.: ¿Cuáles son sus mayores temores?

 D.P.: Al dolor, a una enfermedad muy dolorosa o un accidente en donde me fracture algo; a lo demás no. Uno no debe temer a las cosas de la vida. Se debe luchar para que cada día se pueda ser mejor persona y crecer como profesional (sic).

N.D.A.: ¿Por qué decidió ser maestra?

 D.P.: Jamás me vi siendo maestra; pero por circunstancias de la vida estudié para ser docente. Quería ser abogada, y por cosas del destino, no pude continuar. Sabía que quería ser una profesional; me decidí a estudiar Promoción Social [sonrisa]. Sin embargo, en la universidad de Espinal no había esta carrera. Es allí donde abren el programa para ser docente de Preescolar y, pues, decidí estudiar con todo el ánimo. Poco a poco me fui enamorando de esta profesión (sic).

Enfermedades que  pueden derrumbar

N.D.A.: ¿Cuándo descubrió que tenía cáncer?

 D.P.: Yo soy la presidenta de la Liga contra el Cáncer, en Espinal, y después de ir ayudando en este proceso a muchas personas, a los dos años me diagnosticaron cáncer de seno. Pero, en ningún momento, dejé mi puesto en la liga; por el contrario, nos unimos más y nos fortificamos para salir adelante (sic).

N.D.A.: ¿Cómo enfrentar tal enfermedad?

 D.P.: Enfrentar el cáncer no es fácil, pero es posible salir adelante. Lo primero, es no pensar que cáncer significa muerte; se debe luchar por la vida. Nadie dice que sea fácil, sobre todo, cuando se pierde el cabello, las cejas. Cada proceso es duro, a mí me practicaron una mastectomía radical y perdí mi seno; pero con la fe en Dios, todo se puede (sic).

N.D.A.: ¿Cuál es su motor de vida?

 D.P.: Mi familia, mis dos hijas, mi nieto y, por supuesto, mi esposo, que ha estado conmigo en todo este proceso; además, de muchas personas que son amantes al servicio social y han colaborado con la liga, y también mis estudiantes, que me han dado una voz de aliento para salir adelante (sic).

 

Saber que siempre me apoyan y me ayuda a superarme cada día; es el mejor regalo de la vida”: Deyanid Pava.

 

N.D.A.: ¿Qué deben hacer las personas que padecen la enfermedad?

 D.P.: No desfallecer, es algo clave en todo este proceso. Seguir con los procesos de recuperación, y que sean continuos y a tiempo, que se cuiden y piensen en ellas. Ya no es momento de pensar en nadie más; es tiempo de empezar a amarse y saber que la vida tiene un verdadero significado (sic).

Luchadora de la vida

N.D.A.: ¿Cómo es Deyanid Pava?

César Rozo (C.R.): Es una guerrera, una mujer que quiere cumplir con todas las metas que se ha propuesto; una excelente madre, hija, abuela y esposa. Se caracteriza por ayudar a los demás y sacar una sonrisa a personas que se sienten perdidas en el mundo. Su carrera como maestra y psicóloga le han ayudado mucho para entender a los demás (sic).

 

“Mi esposa es el mejor ejemplo hacia las mujeres que padecen cáncer; para que se den cuenta que se puede seguir adelante” (sic): César Rozo.

 

N.D.A.: ¿Qué ha sido lo más difícil en este proceso con ella?

C.R.: Lo más difícil han sido las quimioterapias. El día que le dieron la noticia se derrumbó totalmente, ya que fue una noticia de gran impacto para nuestras vidas; pero al otro día siguió dando clases como si nada. Por eso digo que es una guerrera. En la quinta quimioterapia le dio una taquicardia y sentí que se me iba a morir. (sic).

N.D.A.: ¿Es Deyanid un ejemplo por seguir?

C.R.: Claro que sí. Ella es un ejemplo para la liga y para sus hijas; también, hacia las mujeres que tienen cáncer, porque hace que sigan con su vida y con los tratamientos correspondientes, y así, no se derrumben: porque si usted quiere vivir debe seguir con todo el proceso (sic).

Etiquetas:  Cáncer, Seno, Superación, Educación, Vida

Caricatura por Nicolás Díaz
Caricatura por Nicolás Díaz

Por: Nicolás Díaz- Leonardo Rojas

 

Un comentario sobre “Con amor y fe todo se puede lograr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *