Melgar, potencia turística

Nuevas alternativas vacacionales para turistas

En la vereda Guacamayas, se practica moto enduro como otra oferta vacacional del municipio.
Foto por Kátherin Sánchez

Melgar cumplió 142 años de fundación, el 4 de noviembre. En sus inicios era un territorio agrícola, donde el mejor café de Colombia se producía en este clima semicálido; pero al pasar de los años, la tradición de cultivo de alimentos se perdió debido al asentamiento de bases de las Fuerzas Armadas del país, que transmutó la cultura de la población.

Tradición vs. innovación

La acogida de migrantes de varias latitudes del territorio colombiano hizo que la localidad pasara por una etapa de transformación donde el aumento de demanda, por lo cual su infraestructura cambió para albergar a más de 3.258 piscinas, legalmente registradas en el Departamento Activo de Planeación; aunque, en realidad, suman 6.000; razón por la que recibió el nombre de la ‘Ciudad de las piscinas’.

Hotel Los Toboganes, uno de los primeros sitios de alojamiento que se ocupa con la visita periódica de turistas.
Foto por Kátherin Sánchez

 “Melgar es uno de los municipios más visitados en Colombia, la industria e infraestructura hotelera han crecido en la última década un 50% y son muchos los sitios de alojamiento y comercio que se da. Esto obedece solamente al crecimiento turístico” (sic), manifestó la coordinadora de los Puntos de Información Turística (PIT), Ligia Acosta. En la actualidad, hay más de 254 establecimientos de hospedaje.

Ocio, piscina y rumba son parte de su oferta, convirtiendo esa tierra en un epicentro turístico, que se favorece por la cercanía con la capital del país y su ubicación adyacente a  la Vía Panamericana, que conduce, por ejemplo, a Cali, lo que facilitó importar el gusto por el disfrute de un suculento y helado ‘Cholado’, en el parque o, si se prefiere una tarde de bronceado, gracias a temperaturas veraniegas de 39° C.

Desde 2016, Melgar está pasando por un cambio de paradigma, en el que de ese imaginario de ‘sol y diversión’ pasó a ser un ‘destino de aventura’, porque el turismo extremo irrumpió en la tradición de verano. Un ejemplo de ello, es la travesía de ciclomontañismo, tendencia en todo el país, y de la cual Melgar no se ha quedado atrás, atrayendo a más de mil ciclistas cada año. 

 

“Melgar tiene un potencial bastante grande, que apenas en este momento se le ha dado esa importancia para proyectarlo como suma fuerza” (sic): Alexis Valderrama

Pero eso no es todo, también, se ofrece rafting, canyoning, cabalgata, torrentismo, moto enduro y espeleología”, como resaltó Alexis Valderrama, creado, fundador e instructor de Kamaly Extremo, quien con más de 20 años de experiencia visualiza al municipio como “uno de los destinos turísticos más afortunados, ya que cuenta con más de trece fuente hídricas, montañas, animales y escenarios naturales en los cuales se pueden desarrollar actividades de aventura” (sic).

Descenso en cascada practicada por visitantes de Bogotá, en la vereda Inalí. Foto por Kátherin Sánchez

La transformación del turismo

Debido a la creciente demanda, la secretaría de Desarrollo Económico y Turismo, Ángela Bocanegra,  manifestó que “se han  podido capacitar a unas personas como guías o instructores, porque cuando se hace turismo de aventura debe haber unas normas técnicas que establecen un lugar adecuado para llevarlo a cabo” (sic). Dicha formación la hacen con la ayuda del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), en  Ibagué.

“Se ha hecho un proceso de capacitación con entidades nacionales e internacionales para poder fortalecer el talento humano entorno a la actividad deportiva de aventura.”: Ángela Bocanegra

Ahora bien, el aumento en el flujo de visitas de los dos últimos años se ve reflejado los fines de semana, que no son parte de las vacaciones o de los días feriados, cuando llegan entre cinco y diez mil personas; mientras que durante un puente festivo o  temporada de asueto, alcanzan a arribar entre setenta mil y cien mil viajeros. En tal medida, que la comerciante Carolina Garzón comentó que “aproximadamente, hasta  unos 100 clientes por fin de semana, he llegado a atender”.

El desarrollo de la industria turística local exige una calidad de servicio e información, cosa de la que  carecen los lugareños, ya que no se interesan por la composición sectorial y las herramientas que tiene el municipio. Pero, también, el fenómeno ocurre dentro de los comerciantes y hoteleros, ya que los costos de sus productos son bastante altos: verbi gratia, una noche de alojamiento puede oscilar entre los cien  mil y ciento veinte mil pesos, por persona. 

Finalmente, si los melgarenses se apropiaran de su cultura y territorio, y crearan  una política pública de turismo y un acuerdo de precios, muy seguramente, el turismo tradicional y extremo se complementarían, habría más ofertas y paquetes vacacionales: con un crecimiento de turistas tan notorio como para convertirse en competencia de destino, para ciudades, caso Armenia.

Etiquetas:  fortalecimiento del sector primario en Melgar , los dilemas del paraíso turístico del centro del país, disciplina cultural , orgullo melgarense, Melgar , jóvenes en Melgar  

 

 

 

Caricatura por Kátherine Sánchez

 




Por: Kátherin Sánchez 

3 comentarios en “Melgar, potencia turística

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *