Una vergüenza

Esto se puede pensar de las fuerzas vivas de una ciudad como Girardot. Año tras año retrocediendo en turismo, actividad económica, importancia estratégica en la zona, y muchos más; pero ahora, perdió la oportunidad de aparecer ante el país como el primer municipio en revocar a un alcalde. Una campaña tardía con publicidad errada por el “SÍ”, que parecía más dedicada a condenar al alcalde preso, que  a exaltar la voluntad  de un pueblo por desgracia sin medios de comunicación que la visibilizaran, significó la fórmula para que sucumbieron ante la politiquería socarrona y triunfante con el siempre efectivo abstencionismo.

Vergüenza para ciudadanos y periodistas acostumbrados a mirar la ciudad como  patio trasero, preocupados  más  por el atraso en la fecha de un reinado o la posible cancelación de una nueva versión del Nacional  del Turismo, al que eufemísticamente se le cree el segundo en importancia para Colombia y -valga aclarar- que en ningún medio hablado, o escrito, es reconocido como tal, en el país.

Vergüenza para un periodismo timorato y sin compromiso con Girardot; olvidando la premisa incontrastable de toda la veracidad por una falsa neutralidad; y no continuar viendo cómo cae la ciudad por el abismo, igual como ministros ineptos empujan al país. Tampoco se hace la tarea de visualizar al líder que Girardot merece, librando a todas las secretarías de funcionarios repitientes y con resultados nulos.

Vergüenza por dos años más de incertidumbre. Pero ya comienzan los “bandeirantes” de la politiquería a secuestrar sus ovejas, porque eso son los ciudadanos girardoteños,  que padecen el patológico “instinto de rebaño”… ¿No habrá alguien en Girardot o de afuera capaz de hablarle con la verdad a quienes usufructúan lo ajeno y engañan?

Periodistas de vocación, con criterio y contexto, que vayan al fondo de los acontecimientos inspirados por el sentido de responsabilidad social, formando audiencias y opinión -dos pilares extraños en Girardot; transformando de contera los apetitos politiqueros de consuetudinarios alcaldes y demás espurios aspirantes a ser elegidos.

Por: Óscar Mario Pardo Carvajal

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Una vergüenza

  • el 30 noviembre, 2017 a las 10:21 AM
    Permalink

    Desafortunadamente, Girardot durante los últimos años a sufrido un alto nivel de corrupción por parte de sus dirigentes ocasionando retrasos en el progreso de la ciudad

    Respuesta