Un tema que no avanza

Tres años sin comedores comunitarios para el adulto mayor

En materia política, el bienestar para abuelos desamparados es situación olvidada.

Salón comunal del barrio Santa Fe, el cual se encuentra en completo abandono por falta de recursos. Foto por Mónica Gutiérrez

A través de las diferentes secretarías de Desarrollo Social y Económico del país, se instrumenta el programa ‘Comedores Comunitarios‘ para mejorar las condiciones de acceso a la comida de la población de adultos mayores de 60 años. El cual coadyuva a cumplir el derecho humano al alimento, entendido como el tener acceso, de manera regular y permanente, a una nutrición adecuada y suficiente para abuelos en situaciones vulnerables.

En Girardot, durante el mandato del exalcalde Diego Escobar, los comedores alcanzaron la solidez requerida para un bienestar social, renombrando la iniciativa ‘Una Vejez Saludable’.  Paradójicamente, con la llegada de Fabián Villalba a la administración, el programa cayó en un déficit económico ocasionando su cierre. “El mal uso del presupuesto, provocó que cerca de trescientos abuelos estén pasando necesidad” (sic), acotó Betty Sánchez, líder comunal del barrio Santa Fe.

El comedor comunitario del barrio Santa Fe, albergaba treinta abuelos en condiciones vulnerables.
Collage por Mónica Gutiérrez

No obstante, la lugareña Clara Estella Triana, con 61 años de edad, es una de las más preocupadas por el cierre de los comedores comunitarios, debido a que dedicó cuatro años al cuidado y la alimentación de treinta abuelos del barrio Santa Fe, los cuales hoy están a merced de los habitantes de la zona.

Abandono y olvido

“En aquel momento, era la ecónoma del comedor y con el exalcalde todo fluyó muy bien. Los contratistas eran puntuales con los pagos, el suministro de alimentos y el mantenimiento del comedor” (sic), mencionó Clara. De tal manera que, hoy tres años después del cierre del programa, uno de los treinta y cuatro comedores de que dispone la ciudad, se encuentra totalmente descuidado por falta de recursos.

Parte de la cocina del comedor comunitario en precarias condiciones.
Foto por Lizeth Villarreal

Telarañas, baldosas y vidrios rotos, dejan entrever una sensación de nostalgia y soledad del lugar. Al respecto, Alfredo Soto, beneficiario, afirmó que «es triste ver que el recinto en donde pasábamos ratos alegres compartiendo un alimento, hoy esté en precarias condiciones”. Sin embargo, la Junta de Acción Comunal de la zona continúa buscando ayudas por parte de la Administración local que permitan restaurar el lugar.

En Girardot, durante el mandato del exalcalde Diego Escobar, los comedores alcanzaron la solidez requerida para un bienestar social, renombrando la iniciativa ‘una vejez saludable’.

Por otra parte, el docente de Ciencias Sociales del Colegio Municipal, Diego Perdomo, aseveró que “las entidades encargadas deberían gestionar soluciones prontas para esta problemática social, pues la iniciativa no sólo aporta alimentación a adultos mayor sino que ayuda a mitigar el desempleo, dándoles  trabajo a las ecónomas” (sic). De tal manera, se contribuye al beneficio comunal y  al crecimiento de la ciudad.

Así pues, se espera que con el plan de desarrollo del siguiente año se cumpla a cabalidad el derecho constitucional para los mayores dentro de  los diferentes programas de alimentación infantil que también fueron cerrados por el espinoso escándalo de corrupción reciente en la ciudad. Mientras tanto, los cientos de damnificados de la tercera edad que esperan ansiosos la apertura de la iniciativa, se dedican al rebusque diario para subsistir.

Etiquetas: Social, Adulto mayorPrograma, Crecimiento económico




Por: Mónica Alexandra Gutiérrez Arias – Lizeth Fannery Villarreal Rojas

Un comentario en “Un tema que no avanza

  • el 29 noviembre, 2017 a las 4:24 PM
    Permalink

    Cada vez más se acaban los recursos y ayudas a grupos de personas con necesidades básicas ya que no llega el presupuesto destinado debido al mal manejo de una administración

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *