Quince años de academia

Comunicación Social y Periodismo, un programa para Girardot y la región

Su enfoque responde al periodismo ciudadano y comunicación para el cambio social, y aunque es el programa del Centro Regional que tiene menos estudiantes, ha sabido mantenerse entre ires y venires.

En 2002 comenzaron sus clases, en salones donde antiguamente funcionaba una cárcel. Lo conformaban estudiantes girardoteños, flamencos, espinalunos, tocaimunos, entre otros, los cuales acudían ansiosos por conocer cómo era la obra de Rafael García Herreros; un cura que, dos décadas atrás, causó revuelo por atreverse a confesar que había recibido una hacienda como donativo del fallecido narcotraficante Pablo Escobar, y con la esperanza de llegar a ser algún día como los profesionales que veían a diario en los medios de comunicación.

El programa llegó como una prueba piloto, las directivas querían ver el impacto que podría causar el hecho de tener profesionales en el campo capaces de manejar idóneamente los medios regionales, incidir significativamente en la transformación social con sentido crítico, ético y responsable y “ejercer no para hacer relaciones públicas, como lo han hecho, sino para cumplir como vigilantes del poder”, según lo mencionó Andrés Olivar, docente en Uniminuto Girardot

Desde el principio tuvieron especial énfasis en el área investigativa, labor que ha tenido un alto nivel de complejidad, debido a que la generalidad no se siente traída por dicho proceso. Actualmente, se cuenta con cuatro semilleros enfocados en la realidad cultural, política y de medios “para superar las fronteras del proceso académico formal, con el fin de desarrollar competencias y habilidades investigativas” (sic), señaló Mayra Gutiérrez, coordinadora del programa.

 

Conferencia de Ómar Rincón, reconocido académico y crítico
de televisión, en Uniminuto – Centro Regional Girardot.
Foto por María Paula Espitia

“Deberíamos volver a los tiempos de antes, cuando nos reuníamos con los profesores a charlar de diferentes temas y entre cigarrillos y unas ‘polas’ arreglábamos el país. Eso es lo que le hace falta a los grupos de investigación y no las clases monótonas, donde no hay tiempo ni lugar para entrar en un debate profundo” (sic), relató David Rivadeneira, estudiante en Uniminuto Girardot. 

“El estudiante puede construir formas simbólicas sin contar con elementos físicos y ese resultado es un gran elemento diferenciador a nivel institucional” (sic): docente Orlando Sochimilca.

 

Ausencia de recursos técnicos

A pesar de ser el único programa presencial de Comunicación Social y Periodismo en la región, en la segunda parte del año no se abrió el primer semestre, esto se debe, según lo que atribuye la coordinadora, a que al ser de ‘calendario A’ los potenciales cursantes, todavía no han culminado el undécimo grado. Aunque hay alumnos como Rivadeneira, que afirman que es por causa de los pocos materiales técnicos de que dispone el claustro para el ejercicio práctico de la profesión.

A pesar de la ausencia de dichos elementos para la realización de procesos audiovisuales, actualmente, se han creado medios de comunicación, es el caso del periódico digital Giro en U y La U Medios, formatos que albergan radio, prensa y televisión; ambos creados en formato digital. De ello, se deduce que “el estudiante puede construir formas simbólicas sin contar con elementos físicos y ese resultado es un gran elemento diferenciador a nivel institucional” (sic), afirmó el docente Orlando Sochimilca. 

 

Estudiantes de segundo semestre de Comunicación Social y Periodismo, en talleres de radio.
Foto por María Isabel Serna

Con todo y los inconvenientes académicos y tecnológicos que ha presentado durante los tres lustros de vigencia, el programa ya es un referente regional en lo periodístico y empresarial, dado que múltiples egresados se han destacado por el ejercicio de su profesión. Al final, la comunidad ha tenido y tendrá siempre la necesidad de que exista una facultad en la ciudad que les evite a los jóvenes desplazarse a la capital u otras ciudades a estudiar.

Etiquetas: Aprendizaje, Emisora universitaria, Instalaciones, Proyección. 

Por: María Paula Espitia Argüello – María José Reyes Mur- María Isabel Serna 

3 comentarios en “Quince años de academia

  • el 28 septiembre, 2017 a las 8:44 PM
    Permalink

    Es curioso como después de quince años de fundarse el programa, en la actualidad no existan laboratorios de radio y televisión. Por otro lado, considero, que si bien es necesario la calidad académica, la educación debe ser integral, y por ello, así como se invierte en planta docente debe hacerse lo mismo en materiales técnicos.

    Respuesta
  • el 28 septiembre, 2017 a las 8:41 PM
    Permalink

    Soy estudiante de IX semestre del programa y desde esta experiencia, puedo dar fe que si bien aunque hay muchos vacíos en cuanto a cuestiones técnicas como laboratorios de televisión y radio, la otra cara de la moneda, por ejemplo, los profesores cubren en cierto modo estas falencias a través de los contenidos que imparten en sus materias.

    Respuesta
  • el 28 septiembre, 2017 a las 8:36 PM
    Permalink

    Como madre de una estudiante del programa de Uniminuto en Girardot, he podido ver de primera mano la evolución que se puede tener al entrar a un pregrado como éste. No sólo en lo académico, sino también en cuanto a la estimulación del pensamiento crítico y reflexivo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *