Problemas del Desarrollo Dependiente, Venezuela…

 

Andrei Luna Pérez, politólogo

Los crecientes y notables desajustes económicos que afectan el consumo básico de Venezuela, se deben a una crisis; pero si una crisis es una ruptura que da paso a una mutación en el desarrollo de procesos históricos, entonces, cuándo se inicia dicha mutación. La renta petrolera es la variable que determina la realidad social, política y cultural de Venezuela; por lo tanto, los desajustes vienen de lo que se denomina viernes negro de 1983. Es a partir de entonces que los pilares de la sociedad rentista empieza a resquebrajarse, y generan dentro de Venezuela un periodo de desequilibrios estructurales.

Se identifican las causas de la coyuntura actual, plantea que la situación de escasez obedece tanto al acaparamiento -gobierno- como al desabastecimiento -oposición-. Lo que se resalta es que la disputa por la renta petrolera, se da sobre el capitalismo rentista. Entonces, la Revolución Bolivariana debe evaluarse como continuidad del pasado, en la que existen tres grandes misiones: 1. Saldar la enorme deuda social; 2. iniciar una transición post-rentista, y 3. poner en marcha una revolución cultural para poner en entredicho la cultura del petróleo. Los viejos desequilibrios de la economía venezolana son encubiertos por la renta petrolera, encontrando solución a través de cómo pensar la salida del modelo rentista más allá del propio rentismo.

La entrada de petrodólares desde los 70 hasta hoy ha tenido efectos sobre la economía venezolana, que los obliga a asumir una posición extractivista, que domina el imaginario social. La renta internacional petrolera es un obstáculo para la dinámica de la economía, la política y la cultura de Venezuela, la renta no es un obstáculo per sé, debido a que el problema rentístico es de magnitudes relativas; es decir, que la condición rentística se basa en la producción que hay entre esta renta internacional captada y la capacidad productiva doméstica. En síntesis, se basa en una gran producción de petróleo, para exportar y generar renta, frente a una estructura económica nacional atrasada.

En los últimos años del gobierno en Venezuela se han producido significativas transformaciones en cultura política, en el tejido social y organizativo, así como en las condiciones materiales de vida de los sectores populares anteriormente excluidos, mediante múltiples políticas sociales, las misiones, han reducido la pobreza, pasando a ser uno de los países menos desiguales en América Latina: se realizaron programas de alfabetización, con apoyo cubano se llevó asistencia médica a los sectores populares, se amplió el régimen de pensiones públicas, expansión de los programas y matrículas universitarias, viviendas populares, bajos niveles de desempleo y se ha reducido el empleo informal de 51% en 1999 a 41% en 2014. El monto destinado a la inversión social es de un total de 650 mil millones de dólares, elevando el índice de desarrollo humano. Teniendo un importante peso en el llamado desplazamiento progresista o de izquierda que ha ocurrido en América Latina, con generación de mecanismos de integración regional, fortaleciendo la autonomía de la dependencia histórica que ha tenido la región con EE.UU.

Sin embargo, las transformaciones sociales no han sido el resultado de transformaciones profundas en la estructura productiva del país, ahondando el modelo rentista, incrementándose la dependencia de los ingresos provenientes de las exportaciones petroleras – al pasar de representar un 68.7% a un 96%, en los últimos años-, lo que ha reducido de manera contundente el valor de las exportaciones no petroleras y de las exportaciones privadas. Los avances en el campo social son consecuencia de un importante reencautamiento  en el reparto de la renta petrolera, dando importancia a las demandas sociales, aumentando la capacidad adquisitiva de la población -sin  elevarse la producción nacional-, generador de brechas que tienen que ser satisfechas mediante crecientes importaciones. Ello demuestra que la izquierda no tiene respuestas ante la crisis global y la forma como ésta ha sido aprovechada para avanzar en la restricción de la democracia y aun mayor concentración del poder de la riqueza.

Se han generado alternativas post-capitalistas, y desde Venezuela han predominado dos tipos de propuestas:

  1. Propiedad estatal y/o control estatal, es decir que la empresa estatizada pasa a ser denominada Empresa Socialista.
  1. Identifica al post-capitalismo con el Estado Comunal.

Las empresas de control estatal pasan a ser gestionadas con menor eficiencia y menores niveles de producción, generando pérdidas por la corrupción. El Estado comunal ha operado en modalidades de organización política popular hacia formas de organización de la producción descentralizada, que generan recursos para solucionar los problemas sociales. En la medida que las organizaciones dependen de las transferencias estatales se bloquean las autonomías de estas organizaciones como alternativa a la estructura del Estado. En el ámbito petrolero se anuncian, en Venezuela, grandes planes de expansión con un gran apoyo crediticio de las corporaciones chinas, asumiendo lo que se denomina ‘El Plan de la Patria’, que busca la transformación de Venezuela como gran potencia energética y así duplicar su producción petrolera.

Pero, a su vez, se  generan problemas dentro de la economía venezolana: sobrevaluación de la moneda caracterizada por la ‘enfermedad holandesa’, lo que trae como consecuencia que todo, menos el petróleo, resulta más barato importarlo que producirlo en el país. Ello redunda a su vez en reducción o eliminación de la producción interna y en una hemorragia de divisas altamente subsidiada para alimentos.

Por: Andrei Luna Pérez

3 comentarios en “Problemas del Desarrollo Dependiente, Venezuela…

  • el 30 noviembre, 2017 a las 10:23 AM
    Permalink

    La crisis económica, política y social que se evidencia en el país vecino Venezuela puede estar sucediendo en Colombia si la población no elige a conciencia sus dirigentes

    Respuesta
  • Pingback:Numerosos motivos para huir – Giro en U

  • el 28 septiembre, 2017 a las 4:11 PM
    Permalink

    Muchas veces no se contrasta la realidad de lo que pasa en Venezuela. Buen artículo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *