La búsqueda del sentido, como tendencia para explicar lo que nos está quedando de la globalización

Orlando Sochimilca

Entiendo el fenómeno de la globalización como las nuevas formas del espacio y tiempo en las que la comunicación se materializa y que han transmutado vertiginosamente la manera de vivir en el planeta. La preocupación por entender la trama sociocultural exige más que nunca comprender las otras maneras de interacción, los nuevos modos de producción y, con ello, dar cuenta de las redes que dotan de sentido las prácticas sociales. Por consiguiente, esta forma de entrever reubica al hombre como eje central de la comunicación, desplazando las preguntas por los medios y los contenidos, y asumiendo el proceso de posibilitan al Ser como gestor de la trama que configura la realidad, en un intento por descifrar, no el producto del acto comunicativo, sino la manera en que éste se configura.

Mi apuesta por entender el fenómeno de la globalización traza dos perspectivas o tendencias de estudio. La primera, tiene que ver con las formas del espacio practicado a la manera de Michel De Certeau. Me refiero a la forma en que el  individuo resignifica, a partir de su relación consigo mismo, desde su acervo cognitivo y su interacción con otros -medios o individuos- para enfrentar o asumir una posición en el entorno. Esta hipótesis pone al individuo frente al fenómeno de la globalización dotado de su particularidad, como constructor de realidades intersubjetivas: claro, con una gran carga de contexto que no puede modificar; pero que le permite vivir y marcar sus diferencias.

“En lugar de estudiar al sujeto como objeto, en lugar de hacer la vivisección del mundo de la vida, tal vez sea hora de tratar construir   conocimientos sobre el propio proceso interno de información de sentido que “instituye” a la cultura, a la sociedad y a los propios individuos en cada instancia de construcción objetiva de sus propios mundos de vida. (…) objetivar tanto las condiciones histórico-sociales “objetivas” como las condiciones de una “transubjetividad” social, histórica y cultural (…) donde emerge las múltiples formas y manifestaciones de los procesos de construcción de sentido” (Vizer: 2003).

Esta perspectiva hace necesario revisar las redes de comunicación y la  manera como los ciudadanos reconstruyen por medio de sus imaginarios sus referentes y sus modos de habitar los escenarios; así las preguntas por las practicas se amplían  los espacios que las “contienen”, caóticos o no, configuran el conjunto de las relaciones reales o imaginadas que tienen asunto a sus miedos, alegrías y deseos. Son prácticas que pasan por las relaciones de la familia, escuela, iglesia, trabajo, barrio, en entes administrativos y de justicia, y por supuesto, también, por los medios de información y comunicación. No es tan sólo una mirada de la estructura social, sino  una reconstrucción de los procesos que dan sentido a la ciudad.

“Se trata de sentimientos que dotan de sentido del diario vivir del habitante de ciudad, pero cuyo origen no puede ser explicado como resultado de la generación espontánea, sino, más bien, como las consecuencias de las condiciones que crean el orden económico y cultural que gobierna a estos espacios, y de esta manera lograr imponer entre sus habitantes una serie de dinámicas bajo las cuales habitan la ciudad” (Pereira, J,M; Villadiego, M:2006).

Es un reconocimiento por la ciudad habitada, pensada e imaginada –en el sentido más amplio de Heidegger- dentro del cual están presentes formas particulares de convivir y establecer los parámetros que permiten, a los habitantes, dar sentido de conjuntos de variedades (sociales, económicas, políticas,  religiosas, etc.) que del territorio se establecen.

La segunda perspectiva de investigación, la configuran las relaciones entre  cultura y tecnología, entreveradas por el componente tiempo, a través de “las nuevas narrativas que abre la digitalización posibilitando la apuesta de un nuevo lenguaje común de datos, textos, sonidos, imágenes, videos, demostrando la hegemonía racionalista de dualismo que hasta o sentido y lo emocional y también la cultura a la tecnología o el libro a los medios hora oponía: lo intangible a los audiovisuales” (Barbero: 2008). Constituye la configuración de un nuevo espacio público gracias a la globalización tecnológica ha propiciado la aparición de nuevas voces, redes de movimientos y medios comunitarios que marcan la entrada de la escena política de nuevos actores sociales.

La aparición de las  NITC ha constituido sin lugar a dudas, el motor fundamental de desarrollo de la nueva sociedad de la información. En efecto, al permitir que la información se encuentre disponible en espacios que en principios están abiertos a todas las personas, estas tecnologías le están otorgando un inmenso valor al acceso y uso de esa información.  A su vez, con la aparición de las NITC, los medios tradicionales de comunicación han enfrentado una crisis de legitimidad, por ostentar el monopolio de la producción de información, y porque la información que producen es sinceramente insuficiente o incluso innecesaria” (Rincón: 2007).

Desde este contexto quiero rescatar el término globalización, tal como la presenta Castells (1999), entendido como la articulación de lo global y lo local desde una versión urbana, que se aplica tanto a la economía como a la cultura, en un cruce permanente y desigual de las identidades locales y su relación el universalismo informacional de base mediática.

En conclusión, esta perspectiva de investigación es un intento por encontrar la manera de enfrentar los cambios que la dinámica del mercado ha puesto en nuestras ciudades, y sugiere evaluar los procesos de construcción del conocimiento, a partir de los diseños transdisciplinarios que posibiliten apropiarse de las herramientas para el análisis. A su vez, necesita metodológicamente de tres momentos: el primero, el de la observaciones de los asuntos culturales desde las instituciones y los medios; el segundo, el de las practicas, es decir, el de las interacciones sociales; y finalmente, el tercero, quizá es más delicado, el de las interpretaciones.

Por: Orlando Sochimilca 

2 comentarios en “La búsqueda del sentido, como tendencia para explicar lo que nos está quedando de la globalización

  • el 30 noviembre, 2017 a las 11:00 AM
    Permalink

    Este artículo nos muestra como la globalización a cambiado lo que se conoce en la actualidad y como le a dado nuevos sentidos a todo lo que rodea al hombre, tecnología, lenguaje, comunicación, entre otros y como las personas a adoptado las nuevas tendencias con el fin de hacer sus labores más fácil y rápido.

    Respuesta
  • Pingback:Numerosos motivos para huir – Giro en U

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *