Damnificados de ola invernal

Invasión en Girardot

Foto tomada de la web

Más de 400 familias se ven afectadas cuando se incrementa el nivel del río Bogotá, lo que ha hecho que ocupen lugares como la urbanización Luis Carlos Galán.

La Administración Municipal tenía proyectado tomar terrenos aparentemente baldíos en la urbanización Luis Carlos Galán, ubicada en el kilómetro de la 7 vía Girardot – Tocaima. A las 6:00 a.m. se reunió personal de las Fuerzas Armadas, junto con miembros de la Alcaldía, con el fin de ultimar detalles antes de dirigirse a proceder con el desalojo de cerca de 400 familias. Una medida que buscaba recuperar la tenencia de un bien ocupado sin justo título y evitar que aquéllos que han procedido en contra de la ley obtengan un provecho de su acción.

Cerca de las 6:20 a.m. llegaron a la zona invadida alrededor de 100 personas entre funcionarios del gobierno local, Fuerzas Armadas, Defensa Civil y Bomberos,todos coordinados por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI). Se realizó la debida socialización con integrantes de la comunidad acerca de la decisión tomada por la Alcaldía y así continuar con el protocolo pertinente. Ante esta manifestación algunos de los habitantes del asentamiento colaboraron con las exigencias del proceso y voluntariamente desalojaron

Alrededor de las 9:00 a.m. ya iniciada la expulsión,brotes de violencia por parte de residentes se hicieron evidentes, ante lo cual las autoridades mantuvieron el orden aprehendiendo a alias ‘El Paisa’. Por otro lado, tal como agregó el secretario de Gobierno Diego Salas, “se realizaron cuatro llamados por las vías del diálogo y las jurídicas, la comunidad sabía que este predio estaba destinado para el frigorífico y que hoy vendríamos a efectuar el lanzamiento de ocupación” (sic). Sin embargo, los implicados continúan manifestando que la Administración realizó el proceso de forma arbitraria.

“Se realizaron cuatro llamados por las vías del diálogo y las jurídicas, la comunidad sabía que este predio estaba destinado para el frigorífico y que hoy vendríamos a efectuar el lanzamiento de ocupación”, afirmó Salas.

Los moradores del sector revelaron a Giro en U que la Alcaldía de Girardot no había informado de dichas situaciones que afectan a la comunidad. Aparentemente, “parte de los invasores son damnificados de pasadas inundaciones de sectores de alto riesgo en la ciudad, puesto que, en su mayoría, eran habitantes delos barrios La Victoria, Buenos Aires, Gólgota, entre otros, y llevan varios meses esperando respuesta de sus reubicaciones por parte del Ayuntamiento”, manifestó la lugareña Martha Isabel Rodríguez, quien lleva cinco meses edificando su casa en el sector de invasión.

La necesidad de reivindicar un derecho constitucional como lo es el de la vivienda digna, configura el principal acicate de los llamados invasores en la autodenominada urbanización ‘Brisas de Guadualupe’, nombre inspirado por la posición geográfica del predio. El conflicto radica en la aparente legalidad del dueño, puesto que en los registros del Instituto Geográfico Agustín de Codazzi (IGAC) el terreno aparece a nombre de Nicolás Perdomo y no como lo manifiesta el secretario de Gobierno, quien dice que es un bien adquirido en las administraciones anteriores.

Hecho que hará que la población vuelva al sector del que salieron: el barrio La Victoria, que se encuentra a la ribera del río Bogotá, un lugar de alta vulnerabilidad, dado que cada vez que hay fuertes temporadas de lluvias se aumenta el nivel del caudal, y afectalas viviendas de las personas. Tal como pasó en mayo, cuando se desbordó la cantera fluvial dejando más de 400 familias damnificadas, igual que ha ocurrido durante años anteriores en el sector de La Quince, según el reporte dado por la Corporación de Prodesarrollo del municipio.

Por tanto, es incierto el futuro inmediato de los damnificados por la ‘ola invernal’, todo porque no saben en dónde vivir, porque ese territorio no es apto para que sea habitable, y actualmente están a la deriva sin tener un techo digno, pues el sector del barrio Luis Carlos Galán será usado para construir un futuro frigorífico en el municipio, según manifiestan los lugareños, que se enfrentaronalas autoridades por el lanzamiento de ocupación que se realizó; lo que trajo como consecuencia la incertidumbre de los ciudadanos respecto de satisfacer sus necesidades básicas de vivienda y protección.

“Es injusto, es un atropello lo que están haciendo, porque no nos dan tiempo, y deben hacerlo para poder sacar nuestras cosas”, (sic) opinó Vergara.

De acuerdo con la lugareña Graciela Vergara, son desplazados, y se asentaron allí “por no tener a dónde ir. Es injusto, es un atropello lo que están haciendo, porque no nos dan tiempo, y deben hacerlo para poder sacar nuestras cosas”, refiriéndose al desalojo practicado por parte de la Administración Municipal, con apoyo de la fuerza pública. Por tanto, aún no se sabe si el lugar había sido otorgado para la población o si invadieron la zona.

En medio de la problemática y la angustia de los residentes,algunos decidieron evitar a toda costa que fueran expulsados, motivo por el cual Martha Rodríguez, lideresa de la comunidad, manifestó que “de aquí no nos saca nadie, el que intente sacarme primero me mata, porque yo no voy a dejar que destruyan la casa que hemos construido con tanto esfuerzo, sin ayuda de nadie” (sic). Los funcionarios que llegaron a cumplir la labor, optaron por hacer el procedimiento en las casas de alrededor para que el sol terminara por agotar a los que alentaban el desorden durante la diligencia.

Siendo las 4:50 p.m., los funcionarios y Fuerzas Militares cumplieron con la labor de recuperación del predio, y también ayudaron a las personas que habían quedado a la deriva alojándolas en los albergues disponibles para los moradores nativos que no tienen acceso a una vivienda digna. Esta ayuda será vigente para las familias que se encuentran en situación vulnerable, hasta que logren un trabajo decoroso que los ayude con el sustento para el arriendo de un inmueble; además, entrarán en un grupo limitado para que se vean beneficiados con la adquisición de una casa propia.

 

Caricatura:  Wílmer Piramanrique

 

Por: Andrea Ximena Peña Losada – Wílmer Enrique Piramanrique Camacho – Jenny Carolina Ramírez Buitrago

5 comentarios en “Damnificados de ola invernal

  • el 14 noviembre, 2017 a las 9:31 PM
    Permalink

    En un país en el que hay desigualdad como en Colombia, es un derecho que la gente busque un lugar donde vivir así sea a orillas de los ríos. Sin embargo, hay quienes critican a estas personas y dicen que si sus casas se inundan es por culpa de ellos. Esto es un total despropósito pues se ignora la enorme brecha de desigualdad, entre los que tienen sus casas bien ubicadas, y los que les tocó vivir en el primer lugar que vieron.

    Respuesta
  • el 13 noviembre, 2017 a las 3:24 PM
    Permalink

    Se tienen que ver las dos caras de la moneda:
    1. Los lugareños tienen razón al afirmar que debieron ser avisados con anterioridad para saber dónde podían ser translados.
    2. Hay varias organizaciones nacionales que ayuda a la reubicación, allí la gente puede informarse y saber dónde pueden vivir, también conseguir los ayudan a conseguir trabajos por el hecho de ser desplazados.

    Es triste ver la realidad de está zona del país, pero lo preocupante es saber que al igual que ellos hay Miles de personas en el territorio nacional que están sufriendo por causa de los fenómenos naturales y que no encuentren apoyo en sus líderes sociales situados en las alcaldías y demás, ahora solo queda esperar que éstas familias puedan conseguir una vida digna para seguir sobreviviendo en está desigualdad social.

    Respuesta
  • el 13 noviembre, 2017 a las 3:04 PM
    Permalink

    Hasta donde tengo entendido las personas que vivían en ese lugar ya se les había manifestado que debían desalojar desde hace mucho tiempo, aunque no tengan dónde vivir se les debía aplicar la ley, aunque es injusto que en algunas ocasiones las autoridades empujaban a las personas y las hacían golpear.

    Respuesta
  • el 13 noviembre, 2017 a las 3:03 PM
    Permalink

    Hasta donde tengo entendido las personas que vivían en ese lugar ya se les había manifestado que debían desalojar desde hace mucho tiempo, aunque no tengan dónde vivir se les debía aplicar la ley, aunque es injusto que en algunas ocasiones las autoridades empujaban a las personas y las hacían golpear

    Respuesta
  • Pingback:Cierre de la vía Tocaima – Agua de Dios – Giro en U

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *