Archivos históricos del Concejo de Girardot

Búsqueda sin hallazgos satisfactorios

Girardoteños, indiferentes a las problemáticas sociales y el manejo público de su ciudad, provoca falta de conciencia cívica y cultura política, sobre todo, en periodo de votaciones.

Concejales deliberando durante la plenaria del 6 de abril de 2017.
Foto Adriana Villalba

El Concejo Municipal de Girardot es una de las instituciones políticas más antiguas y relevantes de la región, con una serie de funciones básicas para el desarrollo y convivir del pueblo. Giro en U, de la mano con el semillero de investigación `Observatorio Cívico de la Realidad Política Regional´, a cargo del docente William Delgado, viene adelantando una extensa recopilación de entrevistas, decretos, relatos y comunicados que buscan crear un documento que dé fe de la memoria histórica de esa corporación pública. La exploración inició en 2016 y ha logrado obtener diversos hallazgos que comprueban las hipótesis planteadas en el proyecto.

También es necesario destacar que las obras que han provocado cambios significativos en la ciudad, son de naturaleza histórica y política. Todos ellos han determinado una serie de cambios para la construcción de la historia del Concejo Municipal, puntualizando cómo una época crucial la Constitución de 1991, año en que se introdujeron reformas que fortalecieron el papel de los cabildos municipales, definiéndolos como una organización político-administrativa y encargada del ejercicio de control dentro de la Administración Municipal. Ante esta situación, estudiantes de Comunicación Social y Periodismo, de la Corporación Universitaria Minuto de Dios – Regional Girardot, buscan compilar toda la información documentada desde la fundación del Ayuntamiento de Girardot.

Desde el inicio de la indagación, se hizo visible la inexistencia de un documento palpable que expusiera la historicidad del Cabildo. Lo que sentó un horizonte y una meta para obtener una percepción de los acontecimientos más relevantes del cuerpo colegiado. Se recurrió al archivo del secretario del Concejo, Camilo Oyola, quien aseguró que sólo poseía una copia digital incompleta del registro de decretos allí aprobados. En este punto, la investigación dio un giro de 180 grados, y se recurrió a la tradición oral de diversos exconcejales, que en su memoria guardan lo realizado por el organismo de representación ciudadana.

Reunión del semillero de investigación `Observatorio Cívico de la Realidad Política Regional´, del programa de Comunicación Social y Periodismo.
Foto: Martha Herrera

Existen indicios de que la escasa cantidad de documentos de acceso público, en el Concejo, son reflejo del poco interés que tiene la comunidad sobre las instituciones políticas locales.

 

Documentos que reposan en el Magdalena

Uno de los protagonistas es Clodomiro Forero, quien fungió como concejal durante varios periodos, y relató cómo los servidores públicos de antaño eran menos susceptibles a los intereses personales, y no recibían un incentivo económico por su labor; lo que generaba que fuese un oficio de vocación social. Pero el apartado que más impresionó, fue el comentario que hizo al preguntársele sobre los archivos del Concejo: “Ustedes no han encontrado nada, porque no hay archivos, está incompleto. Recuerdo que un día esos papeles fueron mandados a ser tirados al río Magdalena” (sic).

Por otra parte, Andrés Olivar, politólogo y docente de la Corporación Universitaria Minuto de Dios – Regional Girardot, consideró que el espectro político local se fundamenta en el clientelismo, fenómeno evidente durante la época de elecciones, en las que los futuros concejales se hacen notar; pero después de ser electos “desaparecen” y tienden a ser herméticas las decisiones que toman durante las plenarias. Esto se confirmó al pretender entrevistar a Jorge Hernández, uno de los concejales que actualmente ostenta mayor experiencia, al acumular cinco periodos en el Ayuntamiento, quien se negó a rendir declaraciones.

Las pistas obtenidas reflejan que la política local es un tema ‘caliente’ como el clima de Girardot.

 

Teorías

Hernández remitió con su asesor, Édgar Salgado, exconcejal de la “vieja escuela” en la política girardoteña, quien insistió en las notables diferencias de los cabildantes contemporáneos a los de antaño, refiriéndose no sólo a la pasión de sus discursos, sino también a la falta de vocación social y el fervor que despiertan en sus seguidores. Además, aseguró que Girardot tuvo figuras políticas, que trascendieron al ámbito nacional, como lo hicieron – unos con mejor suceso que otros – Martha Catalina Daniels, Luis Antonio Duque Peña y Alfonso Rodríguez, personajes que protagonizaron la ‘época dorada de la política girardoteña’.

Por otro lado, el 24 de mayo de 2016 se aprobó en el Concejo Municipal el Plan de Desarrollo ‘Para Seguir Avanzando 2016 – 2019’ con la votación de diez dignatarios a favor y cinco en contra. Después de las denuncias hechas por la concejal Nataly Aguirre, según las cuales, al parecer, no existían los títulos originales de los asesores del Plan de Desarrollo ni documentación de la empresa. Debido a estas denuncias varios servidores se inquietaron por el rumbo que tomaría el Plan de Desarrollo, el cual tendría que ser aprobado para las sesiones extraordinarias.

A pesar de reconocer las denuncias, no se entiende el porqué no se tuvieron en cuenta y, por el contario, fue votado positivamente por la bancada de la coalición que apoyaba abiertamente a la Administración como Consuelo Betancourt, Marleny Orjuela, Álex Flores, Javier Herrera, Víctor Pinzón, Farid Rodríguez, Jorge Hernández, Hanner Campos, Leonardo Dimas y Álex Castellanos. La oposición: Nataly Aguirre, Edgar Valdés, Gustavo Lopera, Milciades Roa, y Levis Endo Barrera decidió votar en contra. Según Olivar, los concejales son elegidos porque los ciudadanos les hacen un favor al amigo o familiar, ignorando que ellos representan los intereses del pueblo.

Además, el acuerdo Nº 008, motivado por el artículo 18 de la ley 1551 de 2012, establece que son atribuciones legales del Concejo, exigir informes escritos o citar a los secretarios de la Alcaldía, directores de departamentos administrativos o entidades descentralizadas del orden municipal, al contralor y al personero, así como cualquier funcionario municipal, excepto el Alcalde, para que haga declaraciones orales sobre asuntos relacionados con la marcha de la ciudad. Asimismo, podrán citar a control especial a los representantes legales de las empresas de servicios públicos domiciliarios, sean públicas o privadas, para que den respuesta a inquietudes sobre la prestación técnica de dichos servicios.

Consecuentemente, en busca de agotar fuentes y explorar en la base de datos de la Registraduría Nacional, acerca de los presuntos archivos perdidos del Concejo Municipal de Girardot, se interpuso un derecho de petición radicado con el número 21342464, tras varios días de espera se obtuvo respuesta de los años 2000, 2003, 2007, 2011 y 2015, de los demás no se encuentran documentos. Ello confirma que el comentario de Forero tiene cierto nivel de veracidad, pues las pistas demuestran que la hipótesis es comprobable: no hay un registro histórico del Concejo Municipal de la ‘Ciudad de las Acacias’.

Caricatura: Adriana Villalba

 

Por: Martín León – Adriana Villalba

2 comentarios en “Archivos históricos del Concejo de Girardot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *