Amenaza nacional

Alerta sobre el caracol gigante africano

A simple vista es inofensivo; pero el molusco, un gigante para el promedio de sus congéneres, se está volviendo una amenaza nacional, no sólo ambiental y agrícola, sino para la salud pública. Es el caracol africano (Achatina Fulica), especie invasora oriunda de Kenia, Mozambique y Tanzania, que se encuentra en la lista de las 100 con más alto riesgo del mundo, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). En la actualidad, se encuentra diseminado por Asia, Oceanía, América y Europa, en cerca de 61 países y su principal medio de dispersión ha sido, y sigue siendo, el hombre.

De acuerdo con lo que aseveró Carlos Ríos, coordinador del Área de Planeación y Gestión del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), en Girardot, “esta especie había sido detectada hace varios años en Colombia, donde comenzó como una amenaza menor. Los primeros ejemplares se vieron en vida silvestre durante los primeros años del siglo XXI. Ya en 2010 se desplazaban por Amazonas, Putumayo y Huila” (sic). Pero hoy, voceros del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional y del Instituto Alexánder Von Humboldt afirman que la especie está en 23 de los 32 departamentos del país, entre los cuales se encuentra Cundinamarca.

Medidas de prevención

La rápida propagación del molusco ha provocado que se enciendan las alarmas en Girardot. Fernando Perdomo, coordinador de la Dirección de Asistencia Técnica y Medio Ambiente de Girardot (DATMA), comentó que “son muchas las dudas que tienen los ciudadanos sobre los efectos que produce entrar en contacto con el caracol (…). Debido a esta problemática, y en colaboración con el ICA, se está organizando una jornada de socialización para que la comunidad girardoteña y de pueblos aledaños puedan identificar, tratar y controlar la presencia del invasor” (sic).

 

Póster publicitario referente a las charlas de prevención del caracol africano en Girardot. Foto de la web

 

El Achatina Fulica puede alimentarse prácticamente de todo y es propensa a convertirse en una plaga de importancia en diversos sistemas productivos de la región. Dados sus hábitos alimenticios y la preferencia que muestra por colonizar espacios como basureros, puede adquirir fácilmente parásitos, bacterias y hongos, lo que lo convierte en potencial vector de microorganismos que afectan la salud de humanos y animales. Jaime Ruiz, habitante de la vereda Barzalosa, acotó que “debido a la situación urge que se tomen medidas, porque en el campo son muchos los que no conocen del caracol y es la vida de los niños la que peligra”.

El Achatina Fulica puede alimentarse prácticamente de todo y es propensa a convertirse en una plaga de importancia en diversos sistemas productivos de la región.

Estos moluscos se distinguen por su capacidad para camuflarse entre la hojarasca, por el color café de su cuerpo carnoso y porque sus caparazones, en su parte más amplia, tienen líneas intercaladas de colores marrón, beige y, a veces, violeta. Los caracoles nativos colombianos, por el contrario, tienen la parte mayor del caparazón en un solo tono, no rayado, y su cuerpo carnoso es gris oscuro. Juliana Galeano, estudiante de Ingeniería Civil, destacó que “es importante que la labor de reconocimiento se inicie principalmente en los colegios, debido a que los niños, por su curiosidad, tienden a acercarse a los animales” (sic).

Desde el punto de vista ambiental, la amenaza se concentra en que el referido tipo de caracol desplaza a otras especies y destruye ecosistemas. Se ha visto cómo algunas zonas de morichales y humedales se secan por la presencia del Achatina Fulica, debido a que se devoran la flora. Pero, a su vez, suele consumir, también, caracoles más pequeños y típicos de las regiones, lo cual ocasiona que se produzca una alteración en el equilibrio ecológico del país.

Etiquetas: Caracol gigante africano, Manejo de residuos, Charlas de prevención en manejo de especies, Especies peligrosas

Por: Jéssica Alexandra Calderón – Maira Alejandra Gómez – Diana Shakira Reyes Isaza

Un comentario en “Amenaza nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *