Universidad de calidad y amparo

 

Uniminuto al servicio de todos los estudiantes

 

 

La Corporación Universitaria Minuto de Dios en los últimos años se ha caracterizado por ofrecer educación de alta calidad a un precio asequible, categorizándose como una de las mejores opciones de educación superior para estudiantes colombianos y extranjeros. Sin lugar a duda, además de generar empleo a miles de personas, provee espacios de aprendizaje y según su PEI forma excelentes seres humanos, profesionales competentes, éticamente orientados y comprometidos con la transformación social y el desarrollo sostenible.

Para cualquier persona la idea de estudiar gratis es una maravilla, y más cuando de estudios superiores se trata. Para nadie es un secreto que, en Colombia, la falta de solvencia económica de muchas personas y sus familias es un impedimento para emprender una carrera universitaria, convirtiendo la experiencia en algo tormentoso. Existen ciertos casos en que la tarifa de cada semestre no es lo único que representa una dificultad; también el hospedaje, la alimentación, los materiales, la movilización y un sinnúmero de factores atentan contra la posibilidad de que dichas personas logren su cometido.

“El Consejo de Fundadores, mediante acuerdo motivado, determinará las condiciones necesarias para el otorgamiento de tres tipos de becas: socioeconómica, académica y espíritu Uniminuto”: Néstor Guarín, director de Uniminuto-Centro Regional Girardot.

Para superar dicha brecha en el acceso, algunas universidades ofrecen, a personas económicamente impedidas, alternativas para que consigan hacerlo sin preocuparse por tener que pagar una mensualidad, mejor conocidas como sistema de becas; auxilio que dicha institución asigna para saldar la matrícula a estudiantes activos para favorecer su permanencia. En el caso de la Corporación Universitaria Minuto de Dios, “el Consejo de Fundadores, mediante acuerdo motivado, determinará las condiciones necesarias para el otorgamiento de tres tipos de becas: socioeconómica, académica y espíritu Uniminuto”, así lo aclaró Néstor Guarín, director de Uniminuto Centro-Regional Girardot. 

Los jóvenes que necesiten obtener la beca socioeconómica podrán postularse sólo si cumplen con algunos requisitos como haber cursado por lo menos un semestre académico, pertenecer a los estratos 1, 2 ó 3, tener un promedio igual o superior a 4.0, no registrar procesos disciplinarios, tener disponibilidad horaria para prestar servicio social, entre otros. De ese último, “me parece muy injusto que sea un requerimiento, la mayoría no podemos gastar dinero para trasladarnos hasta el lugar en el que se hace la labor social, porque a duras penas nos alcanza para suplir las necesidades básicas” (sic), comentó Edwin Sánchez, estudiante de Ingeniería Civil.

Ahora bien, teniendo en cuenta que la mayoría de los que ingresan a Uniminuto – Regional Girardot es de escasos recursos, hay un alto índice de deserción en los diferentes programas; y es penoso ver cómo estudiantes destacados académicamente no pueden seguir en el proceso. Por esta razón, se otorga la matrícula de honor al discente de cada programa que obtenga el mayor promedio, igual o superior a 4.5 a partir del tercer semestre, sobre la nota definitiva registrada en la Oficina de Admisiones y Registro. Dicho beneficio consiste en una exención del precio total de la matrícula durante el periodo académico siguiente.

En efecto, esa es una excelente opción para los formandos que se esfuerzan por tener ese promedio superior; pero ¿qué pasa cuando hay más de un alumno con dicho rendimiento en el mismo programa? “La Rectoría General, encargada de proporcionar las becas, se basa en la resolución rectoral de 2017, la cual estipula que sólo un estudiante a nivel regional puede obtener ese tipo de beneficio”(sic), comentó Martha Herrera, profesional en Medios y Comunicación, lo que deja a un lado a cientos de educandos que también merecen ser beneficiarios y desmotiva su proceso estudiantil.

Otra de las prebendas con las que cuentan los estudiantes de la Corporación Universitaria Minuto de Dios son la becas por espíritu, las cuales son otorgadas a los alumnos que se destaquen en algún deporte, actividad cultural artística, de servicio social o pastoral, a título personal o en representación del alma máter; pero, al igual que la anterior beca, representa una de las más competidas; aunque sólo se está al servicio de un educando por programa en la Regional Cundinamarca.

Dicho lo anterior, a los cursantes que tienen la beca de espíritu, al igual que las otras, les subsidian el 100% del pago del semestre cursado y para lograr eso, tienen que hacer un esfuerzo sobrenatural, tal cual lo expresa la coordinadora de Bienestar Universitario, Yojana Ibáñez Ruiz: “Como coordinadora asesoro a todos los estudiantes que se están postulando a dicha beca y el proceso por el que tienen que pasar es bastante complicado, por la limitación de los cupos y por los requisitos que necesitan tener”.

En conclusión, dichas prerrogativas son oportunidades que se les brindan a los alumnos para cursar sin mayor dificultad sus estudios y, al mismo tiempo, se convierten en incentivo para que más jóvenes vean a Uniminuto como el mejor establecimiento de aprendizaje. Cabe resaltar que, aunque estos subsidios no acogen a todos los estudiantes “la universidad hace su mayor esfuerzo para patrocinar el proyecto de vida de cada uno y contribuir al fortalecimiento de la educación regional” (sic), bien lo dijo Martha Herrera.

Caricatura por: María José Reyes                                                                                                                                                             

Por: María Paula Espitia Argüello – María José Reyes Mur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario sobre “Universidad de calidad y amparo