Uniminuto al servicio del desarrollo integral

A diario es común ver que los universitarios mantienen un ritmo de vida acelerado, su vida se torna caótica y agobiante y la razón, en la mayoría de casos, se debe a que lidian no sólo con los requerimientos de la universidad, sino también con las responsabilidades de un trabajo, la manutención de su familia, problemas personales, y un sinnúmero de situaciones externas que demandan demasiada energía; y de una u otra manera, terminan perjudicando el rendimiento académico y la salud física y mental. Factores, además, que generan un estado irritable, antisocial, poco tolerante y agresivo; conflictos con las personas a su alrededor e, incluso, pueden causar, a largo plazo, depresión y enfermedades graves.

“Lo mejor de todo es que tales espacios nos permiten interactuar con personas alejadas de nuestro círculo social, fortaleciendo lazos de amistad y contribuyendo a la construcción de alianzas entre los diferentes programas, ya que existe cierta rivalidad entre algunos» (sic): Camilo León, estudiante de Ingeniería Civil.

Alternativas de solución

Ante dicha situación, Uniminuto, institución que se caracteriza por priorizar el bienestar de los estudiantes, permite constantemente que la comunidad universitaria tenga un espacio en el que pueda salir de esa rutina angustiosa; de tal manera, oferta actividades extra-curriculares, en cabeza de profesionales idóneos, enfocadas al deporte, la danza y el canto. “Por medio de ellas, los estudiantes pueden ampliar y/o expresar sus capacidades, habilidades y destrezas artísticas y, de esta manera, logran desarrollar una autoestima saludable e incentivan el crecimiento emocional” (sic), acotó Yojana Ibáñez, coordinadora de Bienestar Universitario.

Por ende, la institución se convierte en un foco de concentración de las iniciativas sociales, culturales y educativas de cada una de las facultades; de ahí, que el área de cultura tiene bajo su responsabilidad la organización de talleres, grupos representativos, Semana Cultural y otras actividades ejecutadas semestral o mensualmente, destinadas a promover el interés por la actividad lúdica, creativa, intelectual, artística y cultural: al mismo tiempo, que ayudan a mejorar la calidad profesional de toda la comunidad. “Inclusive, la universidad gestiona cada semestre con RCN Radio una actividad concurso, en la que los diferentes grupos de baile y canto exponen lo que han aprendido y se les entrega un reconocimiento por la participación” (sic), según comentó Martha Herrera, profesional en Medios y Comunicaciones.

Dichos talleres y actividades están disponibles para todos los alumnos de las diferentes carreras, sin excepción alguna, y cada una cuenta con diferentes horarios que se acoplan al ritmo de vida que tiene cada uno, para que no sean excusa de la no participación. “Lo mejor de todo es que tales espacios nos permiten interactuar con personas alejadas de nuestro círculo social, fortaleciendo lazos de amistad y contribuyendo a la construcción de alianzas entre los diferentes programas, ya que existe cierta rivalidad entre algunos” (sic), comenta Camilo León, estudiante de Ingeniería Civil.

Si bien, el proceso durante la universidad no es fácil, las referidas iniciativas hacen más amena la experiencia dentro de la institución. Cabe recordar que el mejor modo de fomentar el rendimiento académico es brindándole a los discentes ambientes sanos y productivos en los que se puedan distraer; pero, al mismo tiempo, generar y adquirir conocimientos que contribuyan a su formación personal. La idea es que cada vez más se interesen por participar y compartan vivencias que nutran su ser; al igual, que la institución siga apostándo por dichos factores y promoviendo el desarrollo integral de sus educandos.


Por: María Paula Espitia Argüello – María José Reyes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario sobre “Uniminuto al servicio del desarrollo integral