Un medio de expresión cultural

La antología teatral como el lenguaje del hombre

Las artes escénicas, encaminadas a descubrir la esencia real de las personas mediante actores sociales y culturales.

Andrés Vargas en una de sus clases de teatro con los niños de Girardot.
Foto tomada de la web

Hace más de treinta años, Girardot, Cundinamarca, vio nacer en el seno de la familia Vargas, a un niño que más adelante se convertiría en un exponente de la dramaturgia, del espectáculo; pero, sobre todo, a alguien que cuyos intereses lo ubicarían en un perfil no tan convencional, al forjarse como un maestro de las artes escénicas: eso es Andrés Vargas, en la actualidad. El amor, la pasión y la necesidad de poder expresar, mediante incontables personajes, situaciones de la realidad social, fue el principal factor que incidió para que nuestro protagonista se vinculara desde su niñez a esta realidad tan compleja, entendida como un medio en el que los hombres pueden contemplarse a sí mismos: el teatro.

Para nadie es un secreto que todos aquellos vínculos, ligados a la exposición artística, desde sus distintas variables, son generadores de polémica en cualquiera que sea el escenario en donde se den; todo gracias a lo satanizados que puede estar para muchos. Entre aquellos, quienes con su notable irreverencia, quieran apelar de una muestra de problemáticas culturales que, quizá, sólo pueda darse detrás de un maquillaje y/o cubierta por capa, asentada en libretos de personajes que quieren reclamar la ideología de un individuo, en este caso, a instancias de la filosofía del lenguaje, desde la expresión coyuntural experimentada en un espectáculo escenográfico.

“Las tradiciones culturales existen, pero poco son visibles”: Andrés Vargas.

Para Andrés Vargas, como bien se exponía, el teatro fue un gusto que nació desde la actuación con sus juguetes, pasando por la participación de profesores, que según él, fueron el plus que lo llevaron a despertar el encanto y atracción por las letras acaecidas en las tablas de un escenario teatral. El teatro embriaga y, a su vez, embelesa de acontecimientos las entrañas, el sentir, el cuerpo y la poesía de una cultura viviente, que, como bien lo expone el maestro, debe ser realizado y cultivado para todas las comunidades. “El teatro muestra imágenes de lo que puede llegar a ser tu vida” (sic).

La concepción teatral estalla desde la antología implícita en la pericia y explícita desde la presunción de las relaciones dadas entre el mundo, la lascivia, la matriz de una sociedad y el lenguaje del hombre; es decir, que la forma en la que se puede dimensionar la saciedad de quien realiza dicha práctica artística, recae en la apreciación del mundo existente; análisis proclamado por la necesidad de equilibrar los intereses perdidos y los derechos en declive que han padecido sociedades marginadas por intereses externos a ellas, desde donde centran su atención las artes escénicas y el ejercicio que realizan actores culturales como es el caso del maestro Andrés Vargas.

Dificultades de implementar el teatro en Girardot

Respondiendo a las significaciones que se han expuesto hasta el momento, es necesario resaltar la iniciativa que Andrés Vargas, como artífice de artes escénicas, ha intentado infundir en los niños y jóvenes de la ciudad. Según el intérprete y dramaturgo, ha sido complicado y bastante tedioso poder implementar el teatro en Girardot, debido a que es un municipio que responde a otros tipos de intereses que tienden a confundirse con factores culturales como lo son el turismo, las piscinas, las discotecas y, en determinados casos, el paisaje arquitectónico local. Es por esto que Andrés asegura que “las tradiciones culturales existen, pero poco son visibles” (sic).

“Es una persona enamorada de lo que hace y es un promotor que intenta que a través de esto se puedan expresar realidades sociales”: Alejandra Amórtegui, jefe de Andrés Vargas.

Sin importar que el ocio en la ciudad responda a asuntos totalmente ajenos a los del teatro, Vargas ha liderado un proyecto que se llama “Girardot vuelve al teatro”, cuyas puertas han estado abiertas a todos los habitantes, con la intención de que “la comunidad vea lo bonito que es este arte” (sic). Por otro lado, Johanna Amórtegui, coordinadora de Cultura de la Alcaldía, resaltó el quehacer, pero sobre todo la gestión, que Andrés ha realizado desde 2016, todo gracias a que no existía una fuerza teatral que demostrara que el joven que hace cultura puede tener la ventaja de solucionar más fácil las dificultades de la vida.

Andrés Vargas con el primer grupo de trabajo teatral de Girardot.
Foto tomada de la web

Alejandra Amórtegui, coordinadora de Bienestar Institucional de la Universidad Piloto de Colombia y jefe de Vargas, resalta la iniciativa que se ha venido desarrollando en torno de la parte cultural; sin embargo, asegura que son múltiples las dificultades que en la ciudad se han presentado, debido al desconocimiento de esta práctica artística antiquísima, como lo es el teatro. “El maestro ha demostrado firmeza, en el enamoramiento que ha plasmado en los muchachos, no sólo en la universidad sino también en el municipio. Es una persona enamorada de lo que hace y es un promotor que intenta que a través de esto se puedan expresar realidades sociales (sic).

¿Es realmente adecuado mencionar que se ha encontrado tierra fértil en Girardot y que los jóvenes necesitan una cultura que se relacione con el teatro? Santiago Carvajal, habitante de la ciudad, menciona que “es una manera de expresarse y lo que más me llama la atención es que en él, se puede incluir la música” (sic). Carvajal  no ha podido asistir de forma reiterada a las clases dadas por el maestro, pero es partidario de que las obras, que recaen en cabeza de Andrés, han hecho que en los últimos dos años la gente vuelva a las tablas, de donde se desprende un sinfín de historias poéticas de un mundo artificialmente creado por el hombre, con la finalidad demostrar su realidad compleja.

 


Por: Smith Barbosa – Ángela Bermúdez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario sobre “Un medio de expresión cultural