Un espacio donde se encuentra amor

Trabajadora social, impulsora de esperanzas

Una mujer con vocación para atender el adulto mayor, y su experiencia única que revela la realidad social de Girardot.

Diana del Pilar Gutiérrez Sánchez, coordinadora de Adulto Mayor y del Centro Día, de Girardot.
    Foto tomada de Facebook

“Personalmente, admito que ser trabajadora social es ir más allá de una profesión, debido a que esta labor me ha permitido desarrollarme como persona. Doy gracias a Dios y a mi trabajo, porque con él, he podido brindar mi apoyo y mi amor incondicional a todo aquel que lo necesita, en especial a los abuelitos que asisten al Centro Día, de Girardot, puesto que, sin ellos, no tendría razón de ser” afirma Gutiérrez. Centro Día es una institución especializada en población de tercera edad, donde un grupo de profesionales se dedica al tratamiento y cuidado de las personas mayores, y se encuentra ubicado en las instalaciones de la Secretaría de Desarrollo Económico y Social de Girardot, situadas en el antiguo ITUC.

Es allí donde trabaja Diana Gutiérrez, una mujer con capacidad de escuchar, comprender, asistir a los abuelos que frecuentan la sede del ITUC, con el objetivo de brindar calidad de vida, como consecuencia de que algunos son abandonados o maltratados en sus hogares, con lo que se vulnera el derecho a la vejez digna. Por tanto, Diana como coordinadora, no sólo busca apoyarlos por medio de su trabajo, también realiza divulgaciones a lo largo de la ciudad con el firme objetivo de conseguir ayudas económicas, y técnicas, como sillas de ruedas, muletas, caminadores, bastones y demás. Y, través de la Secretaría de Desarrollo Económico y Social, trata de gestionar diversos espacios para que las actividades sean bien acogidas y el adulto mayor se sienta reconocido.

“Con ellos he aprendido a ejercer mi profesión”, aseveró Diana Gutiérrez.

Encuentro con integrantes del programa Adulto Mayor, en el barrio La Esperanza.
Foto tomada por: Aura Galeano

 

 

En busca de un mejor bienestar

Durante toda la semana en el transcurso del año, profesionales en acondicionamiento físico, enfermeros y nutricionistas realizan actividades varias para un mejor desarrollo físico y mental de las personas de la tercera edad que acuden allí. Al respecto, Flor Cruz, integrante del programa Adulto Mayor y Centro Día, manifestó que “gracias a la labor que ejecuta Diana Gutiérrez, la cual ha sido una excelente coordinadora y maravillosa persona con todos los abuelitos que asistimos a las actividades, me ha hecho sentir apreciada y feliz al formar parte de este grupo de personas cooperativas en busca del bienestar de los demás. Mi actividad preferida es la danza, la cual me ayuda a sentirme rejuvenecida y me entretiene” (sic).

Además, entre ellos pueden también contribuir a la motivación de compañeros de edades más avanzadas para que realicen las rutinas y se sientan cómodos, generando un ambiente de integración social que brinda expectativas de vida saludable, espacios de compartimiento se evidencia el cariño y la importancia que se debe otorgar a dicha comunidad, en cuantiosos casos vulnerada. Gutiérrez trabaja día a día en busca del reconocimiento y bienestar para la tercera edad, pues, son seres humanos que merecen respeto y digna atención, tanto en salud, como en acogimiento afectivo.

Ligia Mora de Urbina, lideresa del programa del de Adulto Mayor, expresa que su labor la desempeña aparte de estando atenta a las cosas que se necesitan dentro del grupo de abuelos, impulsando todas las actividades y ayudas benéficas, más reuniones con ellos para ponerlos al tanto del itinerario de actividades. También, describe su tarea como un compromiso ante sus demás compañeros, pues ellos están, de cierto modo, bajo responsabilidad de ella y deben ser apoyo incondicional , sobre todo, cuando algunos ancianos han sido vapuleados en su hogar, por lo que ella se convierte en una ´segunda madre´ para estos adultos mayores con almas de niños.

En la Secretaría de Desarrollo Económico y Social, se encuentran varios espacios donde se dispensan servicios a la comunidad, como lo es el centro de acondicionamiento físico para los adultos de la tercera edad; además de, salones donde se realizan actividades físicas y recreativas para abuelos y jóvenes: como los es el caso de Sofía Henao, integrante de la banda sinfónica de Girardot, quien asiste a los ensayos musicales durante los cuales ha podido evidenciar el trabajo que efectúan con el adulto mayor y asegura que “la labor que realizan con los abuelos es importante, ya que esta comunidad merece ser tenida en cuenta” (sic).

Por: Aura Galeano – Carolina Durán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *