Un nuevo modelo comercial se ´toma el país´

Tiendas D1 y Mercadería Justo & Bueno se enfrentan jurídicamente por competencia desleal

Precios bajos, variedad en surtido y un buen servicio al cliente es la promesa comercial de Koba Colombia (Tiendas D1) y Mercadería S. A. S. (Justo & Bueno) a su potencial clientela.
Foto tomada de la web

A Girardot llegaron, a inicios de 2017, dos empresas que han venido posicionando su marca de manera acelerada en toda Colombia, que parecen constituir competencia fuerte para los microempresarios y los grandes almacenes de cadena del país. No obstante, la batalla comercial en la que se enfrentan está acabando con la imagen de los reyes del sector del ‘descuento duro’.

Tiendas D1 y Justo & Bueno intentan atraer a compradores girardoteños con variedad y surtido de productos para la canasta familiar y el hogar, en especial, a las amas de casa, que son quienes a diario dicen verse directamente beneficiadas y fascinadas con el nuevo formato que dichos establecimientos ofrecen; además, de los precios bajos y la comodidad de encontrarlos ubicados en áreas cercanas a los barrios estratégicos.

Sin embargo, además de ser noticia por su éxito comercial, para la fecha ha cobrado resonancia el pleito legal por el que atraviesan, puesto que Mercadería S.A.S. —empresa dueña de Justo & Bueno— acusa a Koba Colombia —propietaria de Tiendas D1— de competencia desleal, también llamada restricción a la competencia y acusa de falso testimonio a dos proveedores de ambos supermercados, como son Tecnologías Alimenticias (Tecnoal) y Tostaditos Susanita.

Los dueños de Mercadería Justo & Bueno argumentaron en su demanda que Tiendas D1 ejerce presión sobre los proveedores que tienen en común para que no le vendan sus productos a la competencia o para que se los venda a precios más elevados. Camilo Rengifo, vendedor de Mercadería Justo & Bueno, mencionó que no se ven afectados «por la competencia, ya que la mayor parte de nuestra mercancía es propia y tenemos bastantes clientes fidelizados”. (sic)

Por otra parte, Diana Fuentes, ama de casa, opinó que “los productos de las dos tiendas son de excelente calidad; aunque se puede ver una cierta similitud en la estrategia de ventas que manejan. Aun así, le guardo fidelidad a Mercadería S.A.S.” (sic). Los colaboradores y clientes prefieren abstenerse de participar en esta problemática y sólo esperan una competencia sana sin que perjudique el bajo precio de los productos y el buen servicio que hasta ahora los ha caracterizado.

Al respecto del caso, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) se pronunció al tomar medidas cautelares, mediante las cuales obliga a Koba Colombia a “abstenerse de presionar, acosar, exigir o amenazar de forma directa o indirecta a los proveedores, sociedades o empresas que actualmente abastecen a Mercadería S.A.S. para que se nieguen a suministrar sus bienes e insumos que sean necesarios para desarrollar su actividad económica” (sic). Entre tanto, las dos empresas no paran de apropiarse del mercado al detal.

Por:  Mónica Alexandra Gutiérrez Arias – Lizeth Fannery Villarreal Rojas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *