La cosa está que arde

Las altas temperaturas han provocado que el nivel del río Magdalena  disminuya, e incluso la vegetación a su alrededor se vea afectada. Fotomontaje por María José Reyes

En lo corrido de 2017 se ha registrado un aumento de más de 4°C por encima de lo normal en el ambiente, lo que pone en evidencia que Colombia está pasando por un periodo de intenso calor. Aunque es común que durante este periodo del año el país entre a lo que se conoce como las temporadas secas, realmente son algunas condiciones meteorológicas las que han incrementado las temperaturas extremas. Al respecto, Wilson García, director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres comentó que “según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), factores como los vientos de altura, que no favorecen la nubosidad, han contribuido a un cielo más despejado y como si fuera poco al peligroso aumento de la radiación ultravioleta, fenómeno que obedece a los bajos valores de ozono. Además, “se presenta alerta roja por probabilidad, ocurrencia y propagación de incendios en zonas montañosas como Cundinamarca, Cauca, Huila, Nariño, Tolima y Santander”, así lo mencionó Éver Ramírez, ingeniero ambiental de la Universidad de Cundinamarca.

Por: María Paula Espitia Argüello – María José Reyes Mur

Un comentario en “La cosa está que arde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *