Juventud en pro del cambio

Pensando y trabajando por el medio ambiente

Uno de los supermercados con más trayectoria nacional apuesta por la preservación de la naturaleza. El proceso de reciclaje de residuos orgánicos y el uso adecuado de bolsas plásticas en Almacenes La 14 son uno de los objetivos para ayudar a contrarrestar la contaminación en Girardot

Algunos de los productos que comercializan en el lugar. Foto tomada por Lizeth Villarreal.
Productos descompuestos. Foto tomada por Lizeth Villarreal.

Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y éstas cada vez dependen más de los ecosistemas urbanos para su sostenibilidad. Los servicios ecosistémicos, es decir, los beneficios que la naturaleza le ofrece a los seres humanos son múltiples. Es por eso que en esta breve entrevista se mostrará cómo uno de los almacenes que más ha impactado a los girardoteños, gracias a su surtido, bajos precios y un destacado servicio al cliente, está contribuyendo a la conservación de la naturaleza y la reutilización de residuos que muchos consideran como inservibles.

“Almacenes La 14 cuenta con 26 almacenes en todo el país y se ha caracterizado por ser uno de los más estables en el país”.

Jessica Andrea Rodríguez Gamboa, de 27 años, una estudiante de décimo semestre de Ingeniería Ambiental de la Universidad de Cundinamarca (UDEC), en la actualidad, realiza su práctica profesional en Almacenes La 14, en donde además de desempeñar el cargo de cajera es también la encargada de coordinar la separación de los residuos orgánicos y de darles un uso óptimo, aprovechando el 100% de sus componentes: dado que el valor de la naturaleza sigue siendo invisibilizado y su deterioro, por lo general, no se está teniendo en cuenta.

P.: ¿Cuál es el proceso que se utiliza para el reciclaje del material?

R.: Primero, se determina qué material se va a manejar; si es cartón, papel, vidrio o aluminio. Recordemos que aquí no sólo se ayuda a la naturaleza con el tema de los residuos orgánicos; sino también, con la recolección de tapas de envases plásticos o el adecuado uso de bolsas plásticas. En este caso, me corresponde la parte de los residuos orgánicos; entonces, evalúo en qué nivel de oxidación se encuentran las frutas y verduras para así después analizar si se puede sacar más provecho del alimento y pasarlo a la venta como producto de mil pesos (sic).

P.: Es decir, que ¿todos los productos de mil pesos que se venden al cliente son sacados de los residuos orgánicos que generan las frutas y verduras?
R.: No todos. Estos tipos de productos son propios del almacén; pero, para sacarle más beneficio a las frutas y verduras luego de tres días de estar en exhibición, se extraen las que están con un menor grado de oxidación, se les hace la transformación y luego se pasan a la venta como producto de $1.000. De igual manera, se hace con las frutas que están con “golpecitos” leves o que no tienen mucha salida, debido al alto valor a granel al que se vende (sic).

Productos en un estado de oxidación bajo
Productos en un estado de oxidación bajo. Foto por: Lizeth Villareal

P.: ¿Qué pasa con los alimentos con un grado de oxidación más alto?
R.: Estos pasan a ser productos de merma. El producto de merma se hace por separación y pesaje. Nosotros tenemos un control de peso, en donde se mide la cantidad de residuos, luego se hace la planimetría del material y, finalmente, se pasa a digitación para que transformen el producto. De ahí esperamos más o menos medio día para que acepten la transformación desde Cali, que es la tienda principal, y que manden el informe confirmando que efectivamente el producto ha sido sacado de inventario (sic).

“En algunas frutas, como la manzana o el banano, si se daña su cáscara de algún modo por un golpe o un corte, se vuelve de color café. Esto sucede porque se dañan las células y dejan salir las enzimas que al contacto con sustratos hacen que ocurra la oxidación”.

El aspecto de las frutas oxidadas generalmente nduce a pensar que el producto no es fresco
El aspecto de las frutas oxidadas generalmente induce a pensar que el producto no es fresco. Foto por: Lizeth Villareal

Habitantes de la calle los más beneficiados

P.: ¿Estos productos de merma pasan también a ser reutilizados o los desechan?
R.: Los que están aptos para el consumo humano son reutilizados y se donan; pero los que ya son productos exiliados, se sacan como desechos. Estos se guardan en la bodega de la tienda dentro de unas bolsas especiales para que no tengan contacto con la otra mercancía y para que se controle el mal olor que ocasiona su descomposición, ya luego se entrega a la empresa recolectora de basura y ellos se encargan de ahí en adelante de su manejo (sic).

P.: ¿Manejan ustedes algún servicio de donación?
R.: Sí, nosotros manejamos dos programas de donaciones. Una es donación La 14 y la otra, donación por proveedor. Con donación La 14, lo que hacemos es que tenemos como beneficiario a la Diócesis de Girardot; aquí el cura Jesús Ramírez pasa por determinados días a recoger los residuos que están en un estado de oxidación medio para proveer alimento a los habitantes de la calle. Y con la donación por proveedor, se les devuelven los productos y ellos, finalmente, los utilizan como abono en sus diferentes cultivos (sic).

P.: ¿Los desechos a donde van a parar?
R.: A la basura. Es lo mejor antes de que se conviertan en productos exiliados, que puedan contaminar el lugar; pero aquí estaba el problema. El Centro Comercial Unicentro tiene convenio con Ser Ambiental, que es la empresa recolectora de basura de la ciudad; pero no nos estaban prestando el servicio porque, según ellos La 14 debería de tener un convenio aparte por ser una entidad comercial. Entonces, toda la basura que generaba el almacén pasaba varios días en el muelle. Por suerte, este problema ya fue resuelto con la ayuda de la administración del Centro Comercial y la basura ya no es un inconveniente (sic).

Bolsas plásticas, un problema serio

P.: Además del manejo y uso que se le da a los residuos orgánicos, tenemos entendido que se realizaN también campañas de concienciación para el adecuado uso de las bolsas plásticas. ¿Cómo ha sido este proceso?
R.: La campaña de ‘Reembólsale al Planeta’ se inició el año pasado aquí, en la ciudad, en la cual los días 29 y 30 de abril no se suministró bolsas plásticas a nuestros clientes, incentivándolos a que trajeran sus bolsas de tela a mercar. Este año se retomó la campaña el 29 de octubre; pero nos hemos dado cuenta de que más de la mitad de la ciudadanía no se ha acostumbrado al uso de la bolsa de tela y que aún no entiende el impacto negativo que generan las bolsas de plástico (sic).

P.: ¿Qué otra metodología piensan adoptar para que Girardot adquiera la cultura de llevar su bolsa de tela a mercar?
R.: Ninguna, la metodología es la misma. La administración se ha encargado de capacitar a cajeras y empacadores de las consecuencias que esto trae; además, se ha implementado la venta de bolsas de tela y se ha puesto un punto de recolección de bolsas plásticas para luego reutilizarlas. De igual manera, es algo que no sólo se hace en La 14, sino en todos los almacenes de cadena como Éxito, Carulla, entre otros, dado que desde el próximo año no habrá más bolsas plásticas en el país.

“Se calcula que un colombiano promedio usa 6 bolsas semanales, 24 al mes, 288 al año y 22.176 en una vida de 77 años. En muchos de los casos, se desconoce el destino final de la bolsa y se cree que no son reciclables”.

P.: ¿Considera que los almacenes de cadena de la región cumplen con la normativa ambiental?
R.: A simple vista, se puede observar que estos están de cierta forma comprometidos con la reducción del uso de las bolsas plásticas; pero si nos ponemos a echar un vistazo, en su surtido de frutas, se observa que hay algunas que ya están en un grado de oxidación dos y que aún siguen a la venta. Si esto es así con el surtido, que es lo primero que observan los clientes, ¿cómo será el manejo de basuras y de residuos? Creo que falta más compromiso y mayor control ambiental.

Falta de cultura ciudadana

P.: ¿Cree que la Alcaldía Municipal incentiva a la ciudadanía a que recicle?
R.: Hablando como habitante de la ciudad, creo que la Alcaldía Municipal está totalmente desentendida de los temas ambientales, y hace muchísima falta que desde esta entidad se empiecen a gestionar charlas educativas en colegios y universidades o, mejor aún, multando a cada ciudadano que no cumpla con la normatividad correspondiente al reciclaje. Así, los habitantes vamos a tomar más en serio el tema de la protección ambiental y sabremos que hay una entidad que castiga y vela por los intereses naturales. (Sic)

P.: ¿Considera que Girardot tiene conciencia y una actitud ambiental?
R.: No. Yo diría que la ciudadanía tiene una intención ambiental; es decir, ellos saben que hay daños en el medio ambiente, que se pueden contrarrestar con nuestros actos. Saben cuál es la solución y apoyan algunos proyectos ambientales, pero siguen atentando en contra de la naturaleza. Siendo sincera, sé que a la mayoría de las personas no les interesa qué está pasando con nuestro planeta; estamos en una era tan globalizada que este tipo de temas pasan a un segundo plano. Así que muchos de ellos no han empezado desde sus hogares a ejercer ese cambio. (Sic)

P.: Como futura ingeniera ambiental, ¿qué proyectos tiene en mente para ayudar al medio ambiente?
R.: Es una pregunta difícil. Como profesional del medio ambiente y ambientalista, que me considero, tengo mil planes en mi cabeza: unos, a decir verdad, bastante ambiciosos; otros no tanto. Sin embargo, mis proyectos siempre van dirigidos a la divulgación de la información y la búsqueda de soluciones. Con una de mis futuras colegas estamos fomentando todo este cúmulo de datos en las escuelas de nuestros barrios para que los niños vayan aprendiendo sobre el reciclaje y lo “enfermo” que está nuestro planeta por la contaminación. Debido a que de nada sirve plantear el problema y quedarnos en él sin buscarle una solución. (sic)

P.: ¿Cree usted que impactando a la población que es cliente de almacenes La 14 se logra hacer la diferencia?
R.: Por supuesto, porque no unicemente se le está llegando a ese cliente, sino que de manera indirecta se está llegando a su familia, amigos, vecinos y demás personas que hagan parte de su diario vivir, ya que al crear una conciencia se harán responsables de compartir su pensamiento y de generar conciencia en otros. Un ejemplo de esto es el de la persona que no usa bolsa plástica y lleva su bolsa de tela a mercar; personas, así, hacen que las de su entorno lo empiecen hacer gradualmente. (Sic)

P.: ¿Cómo desde su casa ayuda el medio ambiente?
R.: Le bajé la presión al agua para que al abrir los grifos sólo salga lo necesario y no desperdiciar mucho; trato de ducharme en el menor tiempo posible. Utilizo el agua de la lavadora para lavar los pisos y baños, las botellas plásticas las recolectamos para reciclaje al igual que las tapas. No arrojo aceite ni líquidos viscosos por los sifones, ya que esto contamina litros de agua, y algunas frutas o cáscaras las uso de abono para mis plantas. (sic)

P. ¿Qué debe hacer un ciudadano para preservar el medio ambiente?
R.:Deben hacer varias cosas. Primero, deben ser más conscientes de lo que consumen, de cómo desechan sus residuos, de lo que compran, de la manera en que utilizan los recursos naturales. Y segundo, deben empezar a participar en la campañas de reciclaje, deben educarse al respecto y educar a sus hijos. Yo creo que el camino para lograr el cambio ambiental es largo; pero si empezamos de cierta forma a hacer la tarea, lo vamos a lograr: para que la naturaleza se recupere de todo el daño que le hemos causado y de todo lo que le hemos quitado.

El daño ambiental en nuestro país y en el mundo cada vez es más evidente. Sin embargo, jóvenes emprendedores, como Jessica Andrea Rodríguez, están empezando a hacer diferencia desde sus hogares hasta sus lugares de trabajo, al generar conciencia en la ciudadanía y ofrecer a las empresas una alternativa para que mediante un manejo responsable de sus detritos logren ser amigables con el medio ambiente, y paulatinamente ir generando el cambio de conciencia que tanto se necesita para que la economía trabaje en pro de los ecosistemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *