¿A Girardot le importan los animales?

foto-portada

El cuidado y respeto por los animales son valores que desde hace algunos años han ido apuntalándose en la sociedad. Muchas son las organizaciones en distintos países que, en muchas ocasiones sin ánimo de lucro, trabajan día a día rescatando gatos y perros de las calles para buscarles un hogar digno. Sin embargo, es común ver en las noticias casos por maltrato animal que se escapan de toda comprensión lógica, hechos que conmueven a cualquier persona, incluso, a aquélla que no tiene canes, porque simplemente no le agradan.

Si bien, en Colombia, la ley 1774 del 6 de enero de 2016 consagra a los animales como “seres sintientes, no como cosas (…) que recibirán especial protección contra el sufrimiento y el dolor, en especial, el causado directa o indirectamente por los humanos”. En esta regulación, se tipifica como conducta punible cualquier tipo de maltrato animal; no obstante, vale la pena preguntarse si realmente el problema está en lo legal o en la condición humana, pues antes de pensar en cumplir cualquier norma legal, debe existir la norma moral.

En Girardot, Clara Urueña, lidera desde hace más de quince años la Asociación Defensora de Animales de Girardot (ADAG), una organización no gubernamental, que rescata animales callejeros y promueve la adopción de los mismos por parte de la comunidad. No obstante, la cultura de adopción es algo que tiene un largo derrotero por recorrer para calar en la mente de la gente y promover la política del respeto a los animales.

“Hay que educar a la comunidad. Tendríamos que empezar por hacer talleres, desde las juntas de acción comunal, el DATMA, la UMATA y toda la comunidad”, son palabras de Clara Urueña, quien en entrevista con Giro en U, afirmó que aunque falta mucho por trabajar en materia de cultura ciudadana, ha recibido apoyo de la Policía Nacional, cuando recibe denuncias por maltrato animal en la ciudad. A pesar de todo, según la fundadora de la ADAG, aunque hay mucha gente en Girardot que se manifiesta con ayudas para la fundación; por parte del gobierno local, es mínimo el apoyo recibido comparado al gran número de ejemplares con los que cuenta el albergue.

Para nadie es un secreto que la problemática actual aqueja no únicamente a los habitantes de la ciudad, sino, también, a todo grupo social en el que estén inmersos los animales. Constituyen una dificultad que sin llegar a darle un lugar a la duda, está arraigado culturalmente, que para todo el mundo no es de vital importancia conservar en la sociedad a animales, en este caso, perros o gatos.

Ahora bien, es relevante mencionar lo abstruso que en determinado momento puede llegar a ser la aceptación de actos deshumanizados que se presentan hoy en día, sin importar el proceso, no tácito, por el que ha tenido que pasar el suceso global del cuidado de los animales para poder llegar a brindarles el respeto y acogida que realmente merecen dentro de cualquier comunidad. El tema del cuido, la tolerancia, el respeto y, finalmente, la admisión de los animales, es algo que se ubica en la misma línea de los seres humanos que en la actualidad padecen de enfermedades como la homofobia, el matoneo, la discriminación racial, entre otras; que lo único que demuestran es la poca capacidad de raciocinio que tiene el hombre al vivir, sin importar el paso del tiempo, de manera vetusta.

El subintendente de la Policía Nacional, José González, en entrevista con Giro en U, describió a Girardot en términos de cuidado animal como una población en donde la comunidad cada vez demuestra el apoyo a la causa. Asegura que el trabajo que se ha venido llevando a cabo ha sido “duro y arduo”, pero que la labor de ellos es “recibir los casos, conocerlos y finalmente redireccionarlos para poderlos dar a conocer a las autoridades competentes” (sic). Por otro lado, Yudith Calderón, habitante de la ciudad, afirma que “los animales son una creación de Dios y es necesario brindarles buenas condiciones de vida o, si no, es mejor que no los tengan. De igual manera, apoyo lo que está haciendo la policía para ayudarlos” (sic).

¿Hasta qué punto puede el ser humano permitir masacres contra los animales? ¿Por qué, después de un lapso prolongado en un proceso que está en pro de los beneficios de los animales, se siguen evidenciando situaciones fatídicas que degradan el existir de esos seres vivos? Quizás éstas son preguntas que muchas personas que profesan el activismo se hacen a diario frente al tema del cuidado animal; sin embargo, hasta que no se le dé la importancia que realmente amerita, el escenario en donde cualquier animal es víctima de personas se prolongará por un tiempo indeterminado.

Por: María Isabel Serna – Smith Barbosa

3 comentarios en “¿A Girardot le importan los animales?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *