Nuevas canchas de fútbol para los barrios

Licitan proyecto para instalar pasto sintético

El terreno de suelo pisado o cemento será reemplazado por grama artificial.

foto-portada

En el barrio La Esperanza, de Girardot, Julián Guzmán Villarraga, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC), busca el desarrollo social y el bienestar comunitario reestructurando el campo de fútbol local. El proyecto nació por iniciativa del subjúdice alcalde César Fabián Villalba y la diputada Amparo Hernández, dentro de la pretensión de hacer de Girardot una ciudad más competitiva, recreativa y con mejores instalaciones para el desenvolvimiento de la actividad física.

El 27 de septiembre, se realizó la socialización con los habitantes, cuando de manera unánime avalaron el proceso que se viene gestionando desde hace varios meses y ha generado gran aceptación, agrado y satisfacción entre la comunidad. De esta manera, Villarraga expresó que “por medio de la Secretaría de Infraestructura, se está administrando el presupuesto y una rápida tramitación de documentos para la entrega del campo”.

Según el plan, un operador privado será el encargado de instalar el pasto sintético, poner cierre perimetral, colocar luminarias, la adecuación de los camerinos y otros servicios para dar un gran salto cualitativo en las condiciones que los futbolistas y vecinos practican deporte. “La grama sintética se degrada por el sol y por el uso; pero igual se tiene la ventaja de tenerla funcionando los próximos diez años con su debido mantenimiento”, aseveró David Godoy, docente en Acondicionamiento Físico del equipo sub-17 de Girardot.

Riesgos para la salud

“Con la instauración de la grama artificial, los deportistas de alto rendimiento podrían ver un aumento en quemaduras y fracturas por diversos factores como la dureza del campo, desniveles del terreno y por la imposibilidad de humedecer el césped. Pero, para la comunidad girardoteña, que aún se encuentra en crecimiento en el ámbito deportivo, la decisión es más que provechosa, le permitirá practicar todos los días y a toda hora” (sic), concluyó Godoy.

Con respecto a las ventajas del proyecto, Edwin Escobar, coordinador de Deportes de Girardot, aseguró que “en zonas de clima fuerte como nuestra ciudad, un césped sintético es lo mejor, es más perdurable y permite un uso más frecuente. Además, ahorra costosos servicios de corte, riego y, en casos de lluvia, de drenaje; por lo que la iniciativa se posicionará como una de las más importantes para los residentes de la zona”.

Sin embargo, si todas estas razones sólidas suenan como música para los oídos de los habitantes, hay inconvenientes que podrían equilibrar la percepción de la obra; como es el costo inicial de la instalación del césped, que resultaría onerosa y, por ello, económicamente inviable. Por su parte, Roscel Jonara, residente del municipio, expresó que “es una obra de gran impacto porque incentiva los buenos hábitos como lo es el deporte, y a su vez, generará ingresos para la comunidad a través del alquiler” (sic).

Entre tanto, la fecha de entrega de la adecuación aún no ha sido expuesta por el presidente de la junta; pero, seguramente, los habitantes del sector y la comunidad de la ‘Ciudad de las Acacias’ esperan gozar de un terreno en perfectas condiciones para el desarrollo de actividades de la cultura del deporte durante los próximos años, y que permita la formación de una nueva generación de atletas de alto desempeño.

Por: Mónica Gutiérrez – Jhon Candia – Lizeth Villarreal – Thimmy Rojas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *