El reto de ser periodista – artista

                                                                        Foto de la web

La posibilidad de hacer periodismo desde lo singular o, como lo propone la pregunta de esta semana, desde ángulos inexplorados, depende, a mi juicio, de la sensibilidad del periodista para encontrar la manera de hacer que esas historias mínimas sean relevantes para la mayoría. En la esfera de esta profesión, ello equivaldría a encontrar la pertinencia de esos relatos en relación con los temas, las tendencias y las conversaciones de las agendas del momento. Dar conocer una historia anónima que las refleje o las agrupe y dar con la manera más adecuada de hacer ver cómo esa historia es una instancia de un problema general o coyuntural, parece ser entonces la consecuencia más deseable del trabajo de este tipo de periodista.

De ser así, el trabajo de aquél no diferiría mucho del de un artista. “Hablar de lo que somos” implica lograr que una perspectiva se revele como original y valiosa para hablar acerca de lo que consideramos importante. Ello equivaldría a mostrar una conexión con lo universal que determina, por ejemplo, la posibilidad de generar conversaciones y motivar cambios en realidades inmediatas a través de la crítica informada. Esto puede, a su vez, requerir que el periodista experimente con otros formatos que tal vez “coqueteen” con la ficción (por ejemplo: el cómic, ciertos subgéneros del documental, la fotografía, la literatura y el cine; pero, sobre todo, la comedia), lo que le permitiría relacionar los hechos de una manera que compense la falta de conexiones claras entre ellos.

Una de las metas sería entonces lograr que la audiencia vea las relaciones que esta manera de narrar propone. Así, el oficio del comunicador de lo singular tendría un parecido con el oficio del artista, mismo que lo comprometería -quisiera o no- con unos criterios estéticos y éticos que, si bien son susceptibles de ser interpretados, deberá respetar en aras de esa meta. La historia debe estar bien contada, pero también debe ser cierta: lo primero, lo debe decidir el público, lo segundo, no. Ese es el reto.

Cabe resaltar que si lo hablamos en el plano nacional podemos encontrar un claro ejemplo de lo que no se le parece: los programas de opinión, en los que las personas pueden manifestar sus inconformidades e imposiciones frente a algún tema que este siendo ‘furor’ en el momento. Sin embargo, vale la pena aclarar que se ha convertido en el ‘juego del chisme’, puesto que los medios que brindan este espacio se tienen que someter a que se convierta en una burla, pues se tratan temas que en realidad no aportan nada en beneficio de la comunidad: por lo cual se puede asegurar que está totalmente alejado de lo que aspiramos llamar periodismo ¿Tarea difícil? Sí, lo sé.

Hay dos ejemplos concretos de lo que pudo llegar a ser en su momento el verdadero énfasis sobre periodismo con un toque artístico, La Tele o Zoociedad, en los que se mostraban los problemas que se vivían diariamente en el país, con el estilo crítico, que mezclaba la labor del periodista con el trágico momento de la realidad y la necesidad de que el ciudadano se informara de lo que verdaderamente está pasando en la nación; no obstante, como era de suponerse en un país donde la libertad de expresión es la utopía más grande, estos programas no los dejan prosperar. ¿Por qué? Por el miedo a una sociedad informada.

Postdata: La labor del periodista, al igual que la del artista, está condenada a valerse de diferentes mecanismos para impactar a la sociedad; sin embargo, tanto la una como la otra han quedado a un lado por no darle el valor que verdaderamente merecen o, simplemente, por confundirla con similitudes mediocres que se toman los hogares e imprimen un sello, que, lastimosamente, se está adueñando de más personas cada día. Entonces, ¿cuál es el papel del periodista en este país? Construir una cortina de humo que sumerja en la ignorancia a la población. Y ¿el arte? Ponerle color a la apariencia que dibujan los actuales medios de comunicación.

Por: Federico Jiménez

Un comentario en “El reto de ser periodista – artista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *