Comercio desamparado

Mercaderes de Agua de Dios, sin garantías laborales

Luego de cinco meses del empalme de la nueva Administración, los mercaderes se sienten desprotegidos, temiendo que sus recursos no sean los suficientes para continuar ejerciendo su tarea diaria.

 

En Agua de Dios, la pasada campaña electoral para elegir alcaldes, concejales y demás, dejó ver la participación masiva de los comerciantes, tanto, que se aglomeraban en las zonas mercantiles para demostrar su apoyo a la candidata más opcionada, Yanit Mora. Luego de cuatro meses de su elección, empiezan los inconformismos entre los mercantes y la gobernante electa; esto, luego de que conocieran que deberían cancelar una multa por la invasión al espacio público, que definido por el personero Municipal, Édgar Alberto Cruz, “(…) es un problema sociocultural y económico, debido a la mala cultura de los ciudadanos” (sic).

Luego de ello, inició la intervención de los mercantes ante lo sucedido; en abril de 2016 dentro del discurso de los primeros 100 días de gobierno, la alcaldesa, aclaró que dicho cobro se realizaría por el déficit fiscal en que se encuentra la ‘Ciudad de la Esperanza’. Ante la mirada sorprendida de los asistentes, se expuso la problemática, que, dejó aún más preguntas. Teniendo en cuenta que la ocupación del espacio público responde a una ley de orden nacional, que debe ser regulada por las administraciones distritales y municipales, la administradora de empresas y comerciante Amanda Velandia, aseguró que “estamos dispuestos a ayudar; pero no podemos ser cohibidos por parte de la Alcaldía, sabiendo que desde los inicios de nuestro negocio, cumplimos con lo reglamentado por la ley”.

<< El comercio de Agua de Dios, fue creado, no solamente por ciudadanos locales, sino – también-, por externos que encontraron en el municipio un espacio para cumplir sus metas económicas>> (sic): Sánchez.

De la normatividad a la realidad

El decreto 1504 de 1998, por el cual se reglamenta el manejo del espacio público en los Esquemas de Ordenamiento Territorial (EOT), que especifica las áreas articuladoras de espacio público y de encuentro, como son parques urbanos, zonas de cesión gratuita al municipio o distrito, plazas, plazoletas, escenarios deportivos, escenarios culturales y de espectáculos al aire libre. El EOT fue aprobado por el Concejo local, en diciembre de 2015. En él, se establecen estrategias y normatividades para la ampliación y recuperación del espacio público. Pero, “el compromiso debe ser de todos; no basta con establecer reglas, normas. Y saber que los comerciantes no aportan su ‘grano de arena’ para contribuir con el desarrollo del municipio” (sic), discrepó el personero Municipal, Édgar Alberto Cruz. 

El cobro de dicha multa es de treinta y cinco mil pesos mensuales, valor que los vendedores ambulantes consideran desbordado; además, porque según ellos, ni en los mejores fines de semana se logra completar la cuota; medida que iría en contravía del derecho al trabajo. Para el presidente del Consejo Territorial de Planeación (CTP), Jairo Estupiñán, el espacio público es vital para el desarrollo del municipio, pero “el individualismo de los ciudadanos ha llevado a invadir ilegalmente algunos espacios para realizar diversas actividades comerciales, especialmente, en la zona centro”, factor que ha interferido con la movilidad de la población.

 

Cobros sin aviso

Mercantes aguadediosunos, como Ariel Camelo, argumentan que “no se debieron ejecutar estos cobros y que, además, primero era necesario socializar estas disposiciones con las personas, que ahora estamos siendo afectadas, para buscar soluciones que no vulneren nuestro derecho al trabajo”.  Además, aseguró que “a raíz de estos inconvenientes, fue necesario el traslado del local a municipios circunvecinos”. El comercio de Agua de Dios fue creado, no solamente por ciudadanos locales, sino –también-, por externos que encontraron en el municipio un espacio propicio para la instauración, promoción y ampliación de sus metas económicas.

La ‘Ciudad de la Esperanza’ se ha caracterizado por sus fluidos ingresos turísticos, teniendo merced principalmente a la memoria histórica de la localidad, seguida de sus importantes epicentros ecológicos y culturales. “Algunos representantes de la Administración han olvidado mostrar que Agua de Dios es un municipio donde se encuentran habitantes de todos los departamentos y que cuenta con escenarios de alto impacto; (…) no lo han visto en esta magnitud y sólo les importa cubrir sus intereses y voluntad, pasando por encima de los derechos de ancianos, familias y niños, causando perjuicios socioeconómicos a los residentes” (sic), precisó el mercader Camelo.

Derecho para todos

Buscar la equidad es la labor legal que tienen las autoridades; por ello, la inspectora de Policía Giselle Ávila enfatizó en que “la socialización e implementación de talleres ayudarán a que los comerciantes, tenderos y comunidad en general, se concienticen sobre qué ambientes son adecuados para la establecer sus negocios, sin que afecten sus soportes económicos, y mucho menos, el entorno de esparcimiento al cual tiene derecho la ciudadanía” (sic.) Pero, al momento de no cumplir con este requerimiento, se da un plazo de 48 horas para que el propietario realice el levantamiento de sus implementos de trabajo; de no ser efectuado, serán decomisados.

<El Decreto 1504 de 1998 especifica las  áreas articuladoras de espacio público y de encuentro >: Sánchez.

Según el gremio de los comerciantes informales, están sujetos a la ley, según especifica el artículo 60, titulado ‘Vendedores ambulantes, estacionarios y reubicados’, del Estatuto Tributario de Agua de Dios: Las personas que desarrollen actividades comerciales y/o de servicio, de carácter informal, ambulante o estacionario, en los sitios previamente señalados por la Alcaldía, conforme a la definición que se haga del espacio público, deberán proveerse del respectivo permiso o autorización y cumplir con los requisitos exigidos por las autoridades para tal fin, teniendo en cuenta que dicho permiso o autorización es de carácter personal e intransferible.

“Sólo resta que los establecimientos, que la Administración pretende enajenar para cubrir el déficit fiscal del municipio, no sean los mismos que por derecho, y con los documentos al día, hemos adquirido para comerciar” (sic), aludió la administradora Velandia. En los próximos días se realizará la aprobación del Plan de Desarrollo Municipal llamado “Por el bienestar y el progreso de Agua de Dios, la oportunidad es Ya», en el recinto del Concejo. Allí se efectuarán las disposiciones de los programas proyectados de 2016 a 2019; entre ellos, el destino de los vendedores ambulantes, comerciantes y propietarios de locales, que contribuyen al desarrollo sociocultural y económico del municipio.

 

Por: Adriana Sánchez 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Comercio desamparado