Una nueva administración en materia de seguridad

Uniformado comprometido con la región

Con sólo tres meses en el municipio, ha disminuido el alto índice de criminalidad y recuperado, la confianza de la comunidad.

pantallazo lorena

El teniente coronel William Lara, actual comandante del Distrito Dos de Girardot, es administrador de empresas, tecnólogo en Investigaciones de Accidentes de Tránsito, tecnólogo en Investigaciones de Construcción de Accidentes de Tránsito (con los carabineros de Chile) y técnico en Seguridad Vial, que durante años ha trabajado por mantener en alto el nombre de la Policía Nacional, habló para Giro en U sobre su vida y el papel que representa en la institución.

Andrea Peña (A.P.): Coronel, sabemos que usted proviene de Simijaca, un pueblo tranquilo de Cundinamarca, cuéntenos un poco sobre él.

William Lara (W.L.): Es un pueblo de clima frío, donde nunca se ha vivido el flagelo de la droga, narcotráfico, paramilitares o la guerrilla; entonces, es exageradamente tranquilo (…). Todo el mundo trabaja. En el tema de la economía, el eje central es la agricultura, pues se siembra el maíz, la zanahoria, el trigo, la papa, la arveja. También, la ganadería, que sólo se basa en la leche y es una de las mejores fincas lecheras del territorio colombiano. Se está experimentando con el tema del agroturismo y se están industrializando los productos lácteos (sic).

A.P.: ¿Qué tan difícil fue adaptarse a los cambios que representaban los sitios donde vivió por su trabajo?

W.L.: La carrera inicia muy joven, a los 19 años; por eso, los cambios se asimilan muy rápido. Sin embargo, las circunstancias hace 22 años eran totalmente diferentes. El tema de seguridad es complejo, especialmente, en los departamentos en donde estuve, como Caquetá, Putumayo y Casanare: la situación era bastante difícil; pero la dinámica que uno le pone a sus diferentes actividades personales e institucionales lo pueden llevar avante de todas las circunstancias (sic).

A.P.: ¿Debido a aquellas adversidades, alguna vez pensó en abandonar la carrera?

W.L.: Siempre estuve muy firme en la decisión de ser oficial de la Policía, de ir escalando día a día. La idea es trabajar por las comunidades sin importar en dónde me asignen. Por tanto, siempre me mantuve firme (sic).

A.P.: ¿Qué le dijo su familia por trabajar en algo que representa riesgo a la hora de laborar?

W.L.: Siempre hay un respaldo familiar; aunque uno trata de no dar tantos detalles de las actividades que se desarrollan como funcionario de la Policía. Básicamente, la idea no es preocupar a la familia, así que se habla de lo positivo de las actividades; aunque en Girardot ha sido bastante asertiva la situación y el trabajo ha sido reconocido por las autoridades y por la comunidad (sic).

A.P.: Cuando no está ejerciendo sus labores como teniente coronel, ¿a qué dedica ese tiempo libre?

W.L.: Generalmente, me voy a visitar a mi familia, nosotros tenemos una granja pequeña y la pasamos bien con mis sobrinos.

A.P.: Usted nos manifestaba que desde pequeño quiso ser policía, ¿por qué cree que usted quería ser parte de la institución?

W.L.: Tengo un hermano mayor y somos los únicos uniformados de la familia; siempre hemos sido muy unidos y nos consultamos los temas laborales. Él también fue coronel, ahora es retirado. Siempre fue una motivación.

A.P.: Es decir, que su hermano tuvo que ver en la decisión tomada por usted. ¿Su hermano siempre quiso ser parte de la institución?

W.L.: No, cuando mi hermano termina su bachillerato, él quería ser ingeniero agrónomo; pero yo le dije que por qué no nos inclinábamos por el tema. Entonces, averiguamos el proceso y cuando él se graduó de subteniente, yo obtuve mi grado de bachiller e ingresé inmediatamente a la escuela (sic).

Lorena Marroquín (L.M.): Usted nos relata que ha trabajado en varios municipios del país, cuéntenos específicamente sobre su experiencia en Medellín y cómo la podríamos relacionar con la de Girardot.

W.L.: El querer nuestra región, ayudarla a cuidar, embellecerla todos los días. En lo poquito que hacemos, hacerlo bien. Ser emprendedores podría ser una muy buena enseñanza de un paisa hacia nuestro municipio (sic).

foto

L.M.: ¿Durante su periodo ha presentado hallazgos relevantes referentes al tema de seguridad, defensa y orden público en Girardot?

W.L.: En Girardot, hemos reventado unas actividades bastante significativas, especialmente, el derribamiento de unos mitos de inseguridad que tenía Girardot. Unas personas que generaban desorden y zozobra, generaban miedo en los ciudadanos, como alias ‘Pelachivas’, ‘Don Fito’, ‘Carlitos’, ‘Quiroga’, ‘Los Burros’, entre muchos otros. Que hoy están capturados y están puestos a disposición de las autoridades competentes. Es altamente gratificante escuchar a aquellas personas de los barrios decir que hoy pueden salir tranquilos a la calle, que hoy pueden estar sentados en la esquina de su casa, sin miedo que les hurten sus pertenencias o los traten mal.

Está claro que hay muchas tareas y actividades más por desarrollar; sin embargo, se viene adelantando un trabajo muy importante con la Policía Nacional de inteligencia, instituciones de vigilancia, con algunos entes centralizados que brindan apoyo relevante y de la mano con nuestros funcionarios de Fiscalía, especialmente de Girardot. De igual manera, se ha trabajado con las autoridades político-administrativas, especialmente con las alcaldías de Flandes, Ricaurte y Girardot. Es un trabajo fundamental y enriquecedor. Sin embargo, no quiere decir que con los otros municipios no estamos trabajando, sino que ellos tienen otras problemáticas que no requieren tanta atención, tanta injerencia permanente nuestra, pero el trabajo también es muy agradable.

L.M.: ¿Las personas de municipios aledaños se muestran satisfechos por la labor realizada en su comunidad?

W.L.: Sí. Ver ese reconocimiento que todos los días hacen los ciudadanos a sus policías por el trabajo que están haciendo es muy gratificante. Claro, uno no trabaja por esa gratificación, trabaja porque las condiciones de seguridad sean óptimas, para que los ciudadanos puedan salir a la calle tranquilos. Trabajamos todos los días por eso, y creo lo estamos haciendo bien y esperamos dejar un buen resultado en Girardot (sic).

L.M.: Coronel, la juventud es parte vital de la comunidad en materia de seguridad, debido que muchos son acusados de consumir sustancias psicoactivas y ser presuntos actores de ejercer la inseguridad en la región. Hablemos del programa ‘Jóvenes a lo bien’, ¿qué avances se han realizado al respecto?

W.L.: Estamos haciendo las coordinaciones con Casa de Justicia, con nuestros funcionarios de Infancia y Adolescencia, Bienestar Familiar, las entidades que tienen que ver con la defensa y la protección de los menores y adolescentes, para realizar ajustes correspondientes y continuar con ese proceso. También se han implementado algunos programas como el de los ‘Patrulleritos juveniles’ o las ‘Patrullas juveniles’; la idea es atender las necesidades que tienen estos jóvenes, influenciar positivamente para cambiar algunas conductas y aspectos que pueden poner en riesgo su propia integridad (sic).

L.M.: Otros de los inconvenientes que manifiesta la comunidad es la línea 123. Se comenta que en la mayoría de los casos contestan en Bogotá o Ibagué, los ciudadanos proponen independizarla o buscar otras alternativas. ¿Qué opina de ello?

W.L.: La línea 123 hoy por hoy está centralizada a Bogotá debido que todas las empresas de telefonía móvil celular la direccionan directamente a la capital: allí tenemos una sala de recepción donde nos envían el requerimiento que tiene el ciudadano. Sin embargo, todos los cuadrantes tienen un número único; es importante que la gente sepa el número que le corresponde a cada barrio.

L.M.: ¿De qué manera se ha dado a conocer los respectivos números telefónicos?

W.L.: Se hacen actividades de puerta a puerta, lo entregamos en los medios de comunicación. Se dejan pegatinas en algunos sitios visibles para que las personas conozcan ese número y se comuniquen directamente.

L.M.: ¿Qué otros temas están trabajando desde su administración?

W.L.: Estamos trabajando con la Administración Municipal para mejorar todo aquel tema de salubridad, del medio ambiente, de los barrios; mejorar esa percepción de seguridad y mejorar toda la parte de belleza de los barrios: el podar los parques, arreglar todos aquellos lotes que están vacíos y mejorar la parte visual de nuestros barrios. También queremos invitar a todos los ciudadanos para que sigan trabajando en todo este proceso de transformación de seguridad de nuestro municipio: que usted que tiene esa información allí puntual nos la haga saber directamente para nosotros mejorar nuestros procesos y poder atender oportunamente ese requerimiento (sic).

foto 2

L.M.: En el tema de movilidad, comentaba que era tecnólogo en Investigación de Accidentes de Tránsito, tecnólogo con los carabineros de Chile en Investigaciones de Construcción de Accidentes de tránsito y técnico en Seguridad Vial, cuéntenos su experiencia al respecto.

W.L.: En el tema de funcionario de tránsito durante doce años obtuvimos bastante conocimiento con relación a normatividad. Hicimos parte en algunos procesos de transformación de conductores de empresas, especialmente, de servicio público, que hace unos años tenían mayor afectación o mayor injerencia en accidentes e índice de accidentalidad con lesionados y personas fallecidas. Se viene trabajando desde unos años atrás el tema de los motociclistas, que es bastante complejo, y hoy por hoy en el 75% de los accidentes que se encuentran en el territorio colombiano hay un motociclista vinculado, ya sea por imprudencia, exceso de velocidad, fallas mecánicas o por no atender las señales de tránsito.

L.M.: Actualmente, se presentan irregularidades en la expedición de licencias de conducción en Girardot, es decir, existe el monopolio de la tramitología en donde se dan licencias a personas que en algunos casos no saben manejar o desconocen las señales de tránsito, y los exámenes que se realizan según fuentes comunales no son con la rigurosidad del caso; entonces, ¿qué se puede hacer para evitar que se sigan presentando hechos fatales en la región?

W.L.: Se ha pedido al Ministerio de Transporte hace años que la expedición de licencia de conducción sean mucho más rigurosas y vaya a un sistema de puntos para que se pueda sumar o descontar según su desempeño; que las licencias de conducción no se expidan antes de los 24 años, debido que los índices de mortalidad de los jóvenes y adolescentes están en accidentes de tránsito y el 80% de fallecidos de 14 a 30 años fue en un accidente de tránsito. Estamos pidiendo al Ministerio de Transporte que esa normatividad cambie, que sea mucho más rigurosa y que sea responsable a la hora de expedir esas licencias; pero ustedes entenderán que esa parte administrativa no se ha podido regular todavía y mientras tanto seguiremos con la que tenemos hoy vigente (sic).

L.M.: En el imaginario colectivo es muy famosa la frase de ‘es mejor llevar sencillo’, refiriéndose a los policías de tránsito, quienes en varias ocasiones se les ha visto aceptando dinero a cambio de no hacer un comparendo por la ausencia o vencimiento de algún documento. ¿Qué piensa usted de ello?

W.L.: Es una conducta exageradamente irresponsable e irrespetuosa, porque si usted sabe que debe tener un seguro obligatorio, una revisión técnico-mecánica, una licencia de conducción y un vehículo en buenas condiciones de seguridad, ¿por qué tendría usted que estar pensado en otra cosa totalmente diferente a la de cumplir? Pienso que es más irresponsable la persona que opta por echar el ‘sencillito’ que la persona que le hace el control (sic).

foto
Caricatura por Andrea Peña

Un sueño que para William Lara se vuelve realidad en medio de las largas jornadas de trabajo, cuyo compromiso no es sólo en materia de seguridad. También comparte con sus compañeros de trabajo, a quienes inspira en el camino de optimizar la imagen de la institución. Sus compañeros del Comando de Policía Número Dos de Girardot hablan de manera amena de él, entre ellos el subintendente Alejandro Castañeda, quien brindó para Giro en U la perspectiva de la labor desempeñada por el coronel.

A.P.: ¿Cómo le ha parecido el desempeño del coronel William Lara durante los tres meses que lleva a cargo como comandante del Distrito Dos de Girardot?

Alejandro Castañeda (A.C.): Él ha adoptado unas nuevas políticas operativas en el ámbito distrital, en este caso en Girardot y Flandes, que son los municipios de mayor transcendencia delincuencial. Su labor ha sido reconocida por las autoridades municipales y la ciudadanía, que ven de manera amena la función cumplida y las que se van a desarrollar (sic).

A.P.: ¿Ha tenido la oportunidad de compartir con él fuera de la institución?

A.C.: Sí, claro. Él es un compañero más de la institución, debido que este es nuestro segundo hogar. Él es como un familiar más, no sólo en actividades propias del trabajo, sino también en actividades deportivas y personales que se desarrollan en la institución.

El coronel William Lara se ha propuesto derribar todos aquellos mitos de inseguridad que se encuentran instalados en algunos barrios de Girardot y sus alrededores, realizando actividades y trabajo comunitario junto con las administraciones municipales, el Instituto y las juntas de acción comunal.

Por: Andrea Peña – Lorena Marroquín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario sobre “Una nueva administración en materia de seguridad